No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Actualidad Salud

Correr con calor: ¿es recomendable?

Los parques y espacios verdes de la provincia empiezan a convocar a deportistas y aficionados. Qué hay que tener en cuenta a la hora de ejercitarse con las temperaturas que se vienen.

Hay que evitar sufrir golpes de calor cuando se corre con altas temperaturas.

Hay que evitar sufrir golpes de calor cuando se corre con altas temperaturas.

Por: Morena Esquivel

Es fáctico. Cuando el termómetro empieza a subir, las ganas de hacer actividad al aire libre también. Una de las primeras que viene a la mente es correr. Sin embargo, una tarea que parece sencilla requiere de cierta preparación antes, durante y una vez finalizada.

Lo mejor, antes de iniciar cualquier deporte, es realizar el chequeo de salud de rigor, consultar con un profesional de salud sobre nuestro estado, y luego analizar cuál es la disciplina que más se acerca a nuestras necesidades y aptitudes.

Cumplidos esos pasos si la decisión de acumular kilómetros hay que tener en cuenta algunas cuestiones, sobre todo en verano.

Para el entrenador y corredor Manuel Herrainz, los principales errores que se cometen al arrancar son la mala hidratación, una alimentación poco nutritiva, vestimenta inadecuada y cierto grado de desinformación sobre lo que implica el running. Todo se combate con “buena información y comunicación, la hidratación debe ser constante, es decir, permanente, no solo antes de salir a trotar, sino, durante, después y de manera habitual, cada día”, apunta el deportista.

Correr con calor puede ser riesgoso sino se toman recaudos.
Correr con calor puede ser riesgoso sino se toman recaudos.

Las otras recomendaciones apuntan a comer liviano, usar vestimenta con colores claros, cómoda y en lo posible cubrirse la cabeza con gorra y la vista con lentes. “El clima mendocino es extremadamente seco, estamos a un considerable desnivel del mar y nuestro terreno es bastante variable, por lo tanto tenemos que ser mucho más cautos que en otras regiones del país y tomar los recaudos suficientes para poder hacerle frente al calor”, advierte Herrainz.

Hay que tener en cuenta que el calor y el sol del verano no son elementos nocivos en sí, pero pueden ser peligrosos si el corredor no toma ciertas precauciones durante el entrenamiento. Enumeramos las más importantes.

  • Acostumbra tu cuerpo al calor

Programa un plan de entrenamiento adaptado y progresivo para acostumbrarte al cambio en la temperatura. La primavera es el momento ideal para hacer esta progresión.

  • Elige lugares con sombra y horarios poco calurosos

Correr temprano por la mañana -antes de salir a trabajar- o por la noche al volver. Busca lugares con sombra (parques, senderos, bosques), tu cuerpo se acostumbrará poco a poco al calor del ambiente.

  • Usar ropa transpirable y amplia

Durante el esfuerzo con calor, tu cuerpo podría enfriarse más fácilmente. La ropa de running para el verano está perfectamente adaptada a la carrera con calor, sus materiales técnicos permiten una buena evacuación del sudor y facilitan la evaporación del calor.

  • Beber lo suficiente antes y durante la carrera

Sea cual sea la época del año, un corredor siempre debe pensar en hidratarse, pero también fuera de los períodos de entrenamiento. En efecto, durante el esfuerzo, la hidratación es incompleta, el organismo debe tener un capital hídrico importante antes del esfuerzo.

El dato: no esperes a tener sed para tomar agua. La sensación de sed ya es la señal de una pérdida hídrica del 1 % que equivale a una merma del 10 % de las capacidades físicas. Para estar al máximo de tus capacidades, ingiere con regularidad pequeños tragos de agua aproximadamente cada 10 minutos.

Durante una carrera intensa o de larga duración con calor, el cuerpo pierde agua, pero también minerales. El corredor debe compensar las pérdidas de electrolitos para conservar todo su fondo tomando una bebida del esfuerzo glucídica isotónica (a 50 g/l de hidratos de carbono).

  • Proteger la piel y tus ojos del sol

Protégete la cara, los brazos y las piernas con protector solar con un índice de protección elevado -a partir de 20-.

Al igual que el resto del cuerpo, los ojos también sufren de los rayos agresivos del sol, durante tus carreras, lleva gafas de sol adaptadas a tu vista. Evitarás dolores de cabeza y trastornos visuales.

  • Atención al golpe de calor

Puede tener consecuencias graves sobre la salud del deportista. El calor y la humedad son los primeros factores que provocan el aumento de la temperatura corporal. Cualquier corredor debe ser capaz de reconocer los primeros síntomas de un golpe de calor: náuseas, vértigo, dolor de cabeza, desorientación, cansancio excesivo. Ante la presencia de esos factores se debe parar y buscar atención médica.

Por último, algunas ideas para empezar bien la mañana de este primer viernes del mes de noviembre. 

 

En esta nota:
  • running
  • correr
  • deporte
  • salud
  • Salud

Comentarios