Actualidad economía

¿Cuáles serían las consecuencias de que Argentina se dolarice como Ecuador?

A pesar de que el gobierno negó que vaya a suceder, un artículo de The Wall Street Journal y los dichos de un asesor de Trump trajeron a la dolarización al primer plano
A pesar de que el gobierno lo negó, la idea de dolarizarse reapareció

A pesar de que el gobierno lo negó, la idea de dolarizarse reapareció

Por: Nicolás Geuna

La devaluación, la inflación que no cesa y la recesión que se prevé persistirá en 2019, más la declaración de un asesor estadounidense y un artículo de The Wall Street Journal pusieron de moda un concepto que hace años no aparecía en Argentina: la dolarización de la economía

En cuanto a la definición literal, dolarizar significa adoptar como moneda oficial al dólar estadounidense, tal como tiene ahora Ecuador

Lo primero que sucedería en ese caso sería la pérdida de la soberanía monetaria. En ese caso, el Banco Central no podría realizar política monetaria ni cambiaria. "Implica perder grado de libertad de cualquier tipo", dijo el economista Leandro Mora Alfonsín a FILO. 

Además, nuestro país quedaría muy expuesto a cualquier crisis exógena, incluso más que lo que está ahora a "tormentas internacionales", como le gusta decir al gobierno nacional.

Para sostenerlo "o hay boom exportador que te llena de reservas o tomás todavía más deuda", agregó Mora Alfonsín. Esta semana el diario El Cronista publicó que la deuda externa ya alcanza el 82% del PBI. 

No obstante, el economista advirtió que el mayor defecto que podría traer dolarizar la economía, una medida desestimada por el gobierno, sería que modificaría todos los contratos relativos a la economía. 

La gran diferencia que tiene la crisis actual con la del 2001, que precipitó la salida del gobierno de Fernando de la Rúa y provocó una semana inestabilidad institucional, es que los argentinos y las empresas están endeudados en pesos, cuando en aquel año fatídico lo estaban en dólares. 

Luego de definirlo como una "pésima idea", Leandro Mora Alfonsín sostuvo que el problema de Argentina no pasa por cuál es su moneda de referencia si no por la incapacidad que tiene para producir los dólares que necesita para el desarrollo.

"La dolarización no resuelve la restricción externa", dijo tajante sobre la incapacidad para generar los dólares que el país necesita para aumentar su productividad.

En resumen: dolarizar modificaría uno de los pocos factores que distinguen a la crisis actual de la del 2001, que en su momento generó la corrida cambiaria, que derivó en el corralito y la historia ya conocida.

En esta nota:
  • Dolarización

Comentarios