Actualidad

Ganó un juicio y ahora las líneas de colectivo deberán contratar mujeres

Erica Borda trabajó doce años en la línea 140. Nunca más pudo conseguir trabajo como colectivera por ser mujer. Le hizo juicio a las empresas, lo ganó y ahora promueve que deje de ser exclusivo para varones. Filo.News habló con ella y le preguntó cómo fue trabajar en un ambiente tan machista durante tantos años. 

Erica Borda manejó más de 10 años en la línea 140.

Erica Borda manejó más de 10 años en la línea 140.

Por: Paula Gimenez

El rubro del conductor de colectivos es históricamente representado y protagonizado por varones. Dentro del oficio, de 370 mil hombres al volante, solo 970 son mujeres. 

Por eso mismo, el Ministerio de Producción y Trabajo presentó un listado de Aspirantes a Choferes de Colectivo creado para promover la igualdad de oportunidades en este rubro. La primera anotada se llama Erica Borda, que es, además, la conductora que ganó una demanda contra tres empresas (Transporte Escalada, Los constituyentes y Transporte Ader) por discriminación de género.

Ella trabajó más de diez años como colectivera en la línea 140 hasta que después de un accidente fue despedida. Pero cuando salió a buscar trabajo nuevamente no sólo no consiguió sino que fue discriminada. "No contratamos mujeres" le dijeron en la mayoría de las líneas a las que fue a ofrecer su trabajo. 

Ella hizo la denuncia y después de varios años ganó el juicio. Su triunfo sentó un precedente importantísimo para las mujeres en este rubro. Hoy, ellas tendrán prioridad en tres líneas hasta que haya, al menos, un piso de 30% de mujeres atrás del volante.  

Filo.News habló con Erica sobre el fallo, su postulación y cómo es trabajar en una profesión tan ligada a los varones.

"Cuando me enteré del fallo me puso muy contenta, feliz, era una sensación de emociones encontradas que daban frutos a esta lucha, a todos estos años de estar presentado pruebas, testigos", sostuvo. 

El juicio por discriminación, Erica lo comenzó en el año 2014. Primero intentó conciliar pero al no obtener buenos resultados, junto con abogados de la Defensoría de la Nación, logró su cometido: que trabajen más mujeres en las líneas de bondis. 

"¿Maneja una mujer? Espero otro"

"El trabajo de ser chofer de colectivos es lo mismo que en el hombre, la diferencia se da cuando el pasajero se sorprende porque no están acostumbrados. Muchos se sorprenden, algunos gratamente, otros simplemente se agarran del pasamanos, ven que una mujer maneja y no se suben. No pasa siempre pero sucede, yo ya estaba acostumbrada, 12 años trabajando", explica Borda.

Pero así como las mujeres sufrimos el estereotipo de lavar muy bien los platos pero de manejar muy mal, Erica cuenta que, al volante, las chicas somos más cuidadosas. "Cuando la gente se acostumbra a viajar con una mujer, se da cuenta de que vos sos más suave, mas delicada y tenes mas cuidado cuando manejás. obvio que hay hombres que también, pero en las mujeres es mucho más frecuente", agrega.

Un fallo para todas

Erica Borda con su abogado y abogada de la Defensoría de la Nación.
Erica Borda con su abogado y abogada de la Defensoría de la Nación.

El fallo destaca que es necesario actuar en contra de las instituciones o prácticas que agravan la posición de subordinación de grupos especialmente desventajados como lo somos las mujeres. No alcanza con asegurar igualdad de oportunidades para acceder a un empleo como chofer sino que hay que romper con prácticas que generan que sólo los varones se postulen y sean contratados.

La idea de esta inscripción es que todas las mujeres que estén interesadas en trabajar como chofer y cuenten con licencia habilitante manden una nota a la Comisión Tripartita de Igualdad de Trato y Oportunidades entre Varones y Mujeres en el Mundo laboral, y que las empresas, cuando tengan que contratar personal, lo hagan a través de esta comisión hasta alcanzar el cupo del 30%.

Además, el fallo obliga a las empresas a dictar un Protocolo de Buenas Prácticas de Selección de Personal y se cuestionó el Convenio Colectivo de Trabajo (CCT) 460/1973, que rige la actividad del personal de autotransporte colectivo de pasajeros, por ser violatorio del principio de igualdad, ya que sólo contempla a hombres para los puestos de chofer de colectivos urbanos. 

"Todas y todos los que se enteraron de este fallo me felicitaron, recibo mucho apoyo. Mis compañeros me felicitan, están orgullosos y contentos y quieren que siga adelante, que me postule para que las empresas me tomen", comenta Erica que, al ser rechazada en el mundillo del colectivo, se puso a estudiar enfermería y hoy en día trabaja de eso.

"Estoy segurísima de que esta convocatoria va a traer a muchas mujeres. Cuando se abrió este registro ya había once mujeres inscriptas. Uno de los dos requisitos es tener las dos licencias: el registro profesional municipal y la licencia nacional habilitante y no todas las tienen, pero al menos se ve la voluntad, ¿no? O sea, ese mito de que las mujeres no nos presentamos a las convocatorias es totalmente falso. Yo me presenté a muchas convocatorias y me cerraron la puerta en la cara diciéndome que mujeres no tomaban", explica. 

A los empresarios de bondis no les gustan las mujeres

En el año 1991, las mujeres tuvimos que agruparnos e insistir mucho mucho para que haya un cupo femenino dentro del Congreso de la Nación porque nuestras voces no estaban debidamente representadas en los lugares en donde se toman decisiones que legislan nuestra sociedad. 

Ese 30% como piso se transformó en un techo, por lo que después de varios años e intentos, el 23 de noviembre de 2017 el Congreso de la Nación aprobó la Ley Nº 27.412 de Paridad de Género en Ámbitos de Representación Política, estableciendo que las listas de candidatos/as al Congreso de la Nación (diputados/diputadas y senadores/senadoras) y al Parlamento del Mercosur deben ser realizadas "ubicando de manera intercalada a mujeres y varones desde el/la primer/a candidato/a titular hasta el/la último/a candidato/a suplente"

El cuento de la meritocracia se desploma cuando las más calificadas en promedio son las mujeres y lo que subyace en realidad es que, si no estamos en espacios de poder o en profesiones históricamente masculinas, es porque no tenemos las posibilidades reales para acceder a esos lugares. 

"Que no haya mujeres manejando colectivos es cultural. Es parte del machismo y del patriarcado y es lo que queremos cambiar. Trabajé casi 12 años manejando un colectivo y demostré que estoy a la par de cualquier hombre", refuerza Erica. 

"Me decían que no contrataban mujeres porque no habían baños ni vestuarios. Eso no es un motivo, eso es una excusa. A muchos empresarios no les gustan las mujeres, es así. El caso de Mirtha Graciela Sisnero en Salta da muestra de eso. Ella hizo lo mismo que yo mucho antes que yo, demandó a la empresa que no la quería contratar y ahora que trabajan mujeres, quedó demostrado que son más prudentes. Bajó la tasa de accidentes viales, tienen buen presentismo, etc. Aunque los empresarios se negaban, hoy comparan a la mujer con el varón y se dan cuenta de que es muy positiva la incorporación", explica. 

"Más allá de que siempre se vio como un trabajo machista, cuando se acostumbran a laburar con mujeres es un trabajo como cualquier otro y el trato con compañeros siempre fue bueno. No sé por qué el empresario y los dueños le tienen ese rechazo a la mujer pero hay que desarmarlo, no tiene que pasar más", finaliza.  

El fallo: 

Comentarios