No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad ALREDEDOR DEL MUNDO

Para el New York Times somos "un país dañado"

El mítico diario neoyorquino se hizo eco del violento episodio registrado el sábado 24 previo a la final entre Boca y River y el periodista Martín Caparrós escribió una columna sobre ello.

La portada del New York Times se hizo eco de la violencia previa a la final entre Boca y River | Foto: NA

La portada del New York Times se hizo eco de la violencia previa a la final entre Boca y River | Foto: NA

Por: Patricia Festa

Las tapas de los periódicos argentinos coincidieron en tildar la violencia vivida el sábado 24 de noviembre como "una vergüenza", "un bochorno" o "un escándalo". Sin embargo, el New York Times fue un poco más allá y calificó a Argentina como "un país dañado".

Así se titula la columna del periodista Martín Caparrós, nacido en Buenos Aires pero radicado en Madrid, que se publicó horas después de los ataques de los hinchas de River al micro de Boca y del posterior enfrentamiento con la Policía.

"Un país dañado", la columna de Martín Caparrós en New York Times

"El fútbol argentino es un desastre hace ya mucho tiempo. Sus instituciones son un chiste", lanza el también escritor para luego pasar a detallar que son las "mafias, los negocios y la inepcia" las que lo dominan.

Pero no se detiene ahí: "Su Estado también parece un chiste", sostiene, adjudicándole parte de la responsabilidad por no ser capaz "de organizar partidos con hinchadas visitantes", para luego criticar la frustrada iniciativa del presidente Mauricio Macri.

Sociedad argentina, medios, instituciones, se llevan lo suyo también en el artículo de Caparrós.

"Sería bueno encontrar una manera de disfrutar del fútbol sin convertirlo en esa falsa cuestión de vida o muerte; hay muchas cosas por las que vale la pena pelear en serio, y el fútbol no es una de ellas. Pero no las encontramos porque no queremos buscarlas. Seguir así, 'dando la vida por los colores', nos permite creer que somos originales, diferentes, más intensos, más vivos. No que, en lugar de dedicar los esfuerzos importantes a las cosas importantes, los desperdiciamos en estas tonterías. El fútbol es un juego; si alguien se cree que no lo es, se vuelve un gran engaño", concluye.

Podés leer el artículo original haciendo click aquí.

Comentarios