No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Actualidad Economía

¿Qué dijo Cavallo sobre la inflación, el dólar, la deuda y las medidas del Banco Central?

El ex ministro de Economía dio sus pareceres sobre la economía argentina y la estrategia del gobierno en su blog personal. 

¿Qué dijo Cavallo sobre la inflación, el dólar, la deuda y las medidas del Banco Central?

¿Qué dijo Cavallo sobre la inflación, el dólar, la deuda y las medidas del Banco Central?

Domingo Cavallo, dos veces ministro de Economía (con Menem y de la Rúa) reflexiono sobre la marcha de la economía en su última entrada a su blog personal, titulada: "La inflación puede seguir bajando, pero para que se reactive el mercado interno se necesitan cambios de régimen monetario y de manejo del endeudamiento". 

Por eso mismo es que el artículo comienza con los datos sobre la evolución de los precios: “Durante abril y mayo la inflación bajó del entorno del 4%, en los meses anteriores, a alrededor de un 3% mensual y el comportamiento del incremento de los precios online, en los últimos 30 días, sugiere que puede seguir bajando". 

Luego, pasa a los números de exportación: "Los pronósticos de producción agrícola son muy buenos y como los precios internacionales están subiendo, especialmente los del maíz, las perspectivas en materia de exportaciones de este origen, también son alentadoras". Sin embargo, aclara que "no ocurre lo mismo con las exportaciones de las economías regionales y de las manufacturas industriales, muy afectadas por retenciones que antes no pagaban y por la reducción de los reembolsos de exportación". 

"Este clima recesivo es sin duda consecuencia de: el esfuerzo que el gobierno hace para bajar el gasto público, las altas tasas reales de interés y el deterioro que han experimentado los salarios reales"

A su vez, advierte que “la demanda interna de la mayor parte de los bienes y servicios se mantiene muy baja y la producción de estos sectores no tiene visos de reactivarse a corto plazo". Justamente para estos sectores es que determina que "sólo algunas modificaciones importantes en la política monetaria y financiera podrían ayudar a impulsar una cierta reactivación, pero el gobierno no parece decidido a implementar cambios por temor a que vuelva a desbarrancarse el mercado cambiario".

Al respecto, reconoce que continúa la "fuerte incertidumbre política" aunque espera que se diluya después de la presentación de las listas (12 de junio para las alianzas y 22 de junio para los candidatos) y las PASO (11 de agosto). 

"El deterioro de los salarios reales, que al mes de marzo era superior al 10%, difícilmente vaya a revertirse en lo que resta del año".

El ex ministro fue muy claro al decir "el gobierno no debería rehuir un debate sincero sobre las políticas que se aplicarán a partir del 10 de diciembre". Para Cavallo, “el gran desafío, para evitar la acentuación del clima estanflacionario y aventar el riesgo hiperinflacionario luego del 10 de diciembre, es que se recupere la confianza de los ahorristas e inversores argentinos, paso previo a la recuperación de la confianza de los financistas e inversores del exterior".

Sobre el dólar

En su articulo, el economista destacó que desde que el FMI autorizó al Gobierno, vía Banco Central, a vender reservas, el dólar logró encontrar calma y anunció que “el tipo de cambio de 45 pesos por dólar está lejos de reflejar el tan temido 'atraso cambiario' que siempre crea argumentos para predecir un ritmo de devaluación por arriba de la tasa de inflación”. Por lo que descartó que se produzcan nuevas devaluaciones bruscas.

Sobre la tasa de interés

Al respecto de la tasa que todos los días convalida el Banco Central en su liquidación de Leliqs sentenció que si bien el organismo no quiere facilitar la baja en el interés, por miedo a la inestabilidad cambiaria, alerta sobre los problemas que conlleva para la economía real. 

Y agregó: "Las altas tasas nominales de interés, que ex post significarán altas tasas reales si la lucha contra la inflación resulta exitosa, crean a la vez, riesgos de insolvencia de las empresas privadas, de los bancos y del propio sector público. Son estos riesgos los que generan presiones económicas y políticas que en la mayor parte de los episodios semejantes de la historia llevaron a explosiones inflacionarias destinadas a licuar pasivos en pesos y a defaults para reducir la carga de las deudas en dólares".

"¿Tiene el Banco Central algún margen para bajar las tasas de interés? Yo creo que lo tiene, si se anima a introducir cambios de política monetaria".

Entre ese cambios propone "reemplazar la colocación de LELIQs por encajes remunerados sobre los depósitos a plazo fijo". "Esto significará que el Banco Central no tomará créditos en el sistema bancario a tasas activas de interés. Absorberá la capacidad prestable de esas instituciones al costo que a las mismas le significa captar los depósitos. Las tasas de interés de los depósitos y de los préstamos al sector privado resultará de la oferta y demanda de los ahorristas y demandantes de crédito privado, sin que la tasa de interés activa que está dispuesta a pagar el gobierno tenga efecto alguno sobre las tasas de mercado". 

Sobre la deuda

Sobre peso del endeudamiento, Cavallo alertó que "la evolución comparada de las cuentas fiscales, pone de manifiesto que pese al importante esfuerzo que el gobierno está haciendo para contener el aumento del gasto primario y cerrar el déficit fiscal antes de intereses, el déficit fiscal total sigue aumentando a un ritmo incluso superior al de la inflación, debido a la evolución de la factura de intereses de la deuda pública".

Aunque aclaró que "en la medida que se logre la estabilidad cambiaria, se atenuará el aumento de la factura de intereses originada en la deuda en dólares, pero si para lograr esa estabilidad se tienen que mantener las altas tasas nominales de interés en pesos, la factura de intereses seguirá aumentando significativamente por arriba de la tasa de inflación". 

Conclusiones

"Dejar abierta la posibilidad de que la eventual insolvencia del sector privado, de los bancos y del sector público se solucione con un golpe inflacionario y un default de la deuda externa, es un riesgo muy peligroso para el futuro post elecciones, cualquiera sea el candidato que resulte elegido", concluyó el ex ministro menemista.

En esta nota:

Comentarios