Actualidad sociedad

Servicio prepago de luz: un sistema que crece en Buenos Aires

¿Qué es? ¿qué beneficios tiene? ¿por qué algunos organismos se oponen? En esta nota te contamos todos los detalles de esta innovación.

¿Cómo funciona el sistema prepago de energía?(Foto: La Vanguardia liberal)

¿Cómo funciona el sistema prepago de energía? | Foto: La Vanguardia liberal

Por: Micaela Robles

¿Cómo funciona?

Se trata de un sistema, distribuido por Edenor, que permite a todos los usuarios comprar la cantidad requerida de Kilowatt-hora en el hogar, es decir, la energía que van a utilizar.

Para instalarlo, el usuario deberá pedir la instalación de un dispositivo, llamado Medidores Integrados de Energía, en el cual podrá monitorear la energía que utiliza. Para eso, se le otorgará un código, necesario para la recarga. Cuando la cantidad habilitada se agote, se termina el suministro de energía.

CUADROS TARIFARIOS: (Según datos de EDENOR)

- $100: 80 kwh aproximadamente.
- Casos de tarifa social: 150 kwh de consumo (gratis) y 150 kwh con un 50% de descuento; los que superen los 300 Kwh a precio de los cuadros tarifarios generales.

La pantalla del dispositivo muestra una luz verde; cuando se transforma en amarillo o rojo, es momento de hacer una nueva recarga; aún así, también existe un contador que indica cuánta energía queda disponible. Para renovarlo, habrá que pagar nuevamente en uno de los 600 puestos ubicados en toda la provincia habilitados.

Sin ningún tipo de requisitos por parte de las empresas ni del Gobierno, cualquier persona que quiera acceder al servicio puede hacerlo. Según indicó Edenor, hasta el momento instalaron 125.000 medidores, entre los cuales el 95% tiene tarifa social, con lo cual también buscan reducir la clandestinidad y morosidad del servicio.

¿Cuáles son sus diferencias con el sistema tradicional?

Gracias al uso de este sistema, el usuario adquiere diferentes ventajas. Filo.News se comunicó con Leandro Rodríguez, un cliente del servicio prepago de González Catán, para conocer cuáles son. 

¿Es más autónomo?: "Sirve para medir los gastos, para tenerlo controlado. Vos tenés el control de tu consumo, el dispositivo te dice cuanto te queda, cuanto le recargaste, porque en el otro no sabes lo que estás gastando", explicó. 

¿Es más barato?: "Si le das un buen uso. Si te sabes controlar con el consumo. No va a ser barato si vos pones el sistema y querés usar un montón de dispositivos en todo el mes y le tenes que recargar a cada rato". 

"Si no tenés cómo costear el sistema tradicional, vas a usar el prepago", declaró.

"Si tenes una casa con muchos aparatos vas a tener que hacer una recarga constante, vas a tener que estar yendo y viniendo porque se te va a gastar todo mas rápido", reveló Leandro.

De esta manera, la principal diferencia radica justamente en cuánto puede abonar el usuario: "Si no tenés cómo costear el sistema tradicional, vas a usar el prepago", señaló.

¿Dura más o menos?: "Nosotros lo recargamos una vez por mes; lo tenemos hace casi dos años. En mi caso la instalación fue gratis, pero me exigieron que durante dos años haga una recarga mínima de $120, por lo menos todos los meses; te dicen que el sistema es gratuito pero te obligan que durante vos pagues ese costo, de cierta forma para costear el gasto de ellos; aunque para otras personas no lo hacen", afirmó.

¿Dónde se implementa?

Nuevo medidor | Foto: Filo News

Esta técnica se aplica en el Gran Buenos Aires, la zona donde ejerce dominio Edenor, ya que Edesur todavía no instaló esta clase de medidores. Funciona en diferentes distritos: ya sea La Matanza, Merlo, Malvinas Argentinas, entre otros. 

"El sistema está pensado para personas con bajos recursos -explicó Leandro-, no para una casa grande que tenga aire, horno eléctrico, microondas, porque si lo pones ahí en época de verano por ejemplo, la recarga no te dura nada. Está pensado para gente que no tiene todos esos aparatos en su casa", aseguró.

Para ampliar detalles sobre este punto, Filo.News dialogó con Pedro Busetti, integrante de la Defensa de Usuarios y Consumidores (DEUCO). "Este sistema es la única alternativa para aquellas familias que tienen deudas", declaró.

"No es una opción dedicadamente libre, no es que elige el usuario, lo hace debido a que no puede pagar su factura", aseguró, y definió el acceso como una "voluntariedad relativa, condicionado por la cuestión económica".

En los últimos meses, la gobernadora María Eugenia Vidal había aprobado un aumento en el servicio de la luz, que rige para Buenos Aires, de un total de 24%. Esta medida, se enmarca en un aumento reiterativo del servicio, que se registró durante todo el año.

"El mayor consumo hace que la gente no pueda pagar sus facturas; la empresa misma les avisa del suministro y les ofrece este nuevo servicio", aseguró. 

La otra cara del sistema 

El método prepago también tiene su lado "B", en lo que respecta al uso del servicio público. Según comentó Busetti, y como también sostienen varias organizaciones de defensa de la energía, esta técnica limita la energía a la que legalmente puede acceder cada hogar. 

"La energía eléctrica es un servicio público, es esencial, considerado un derecho humano. El estado tiene que garantizar el acceso y la permanencia, por lo tanto las tarifas tienen que ser justas, de acuerdo a los ingresos que tienen los usuarios, y no son razonables ni son justas", manifestó.

Luego, añadió: "La solución sería darle una tarifa social, que le permita acceder al servicio, con consumo ilimitado; hoy la tarifa como se implementó no es suficiente para tenerlo de manera tradicional".

Para 2019 se planifican más aumentos. En 2018, en total hubo un incremento del 46,3%. "La gente no puede dejar de alimentarse para pagar la energía eléctrica", expresa Busetti. Pero si acceder a este nuevo tipo de sistema, que es elegido por muchos pero que ya genera polémica en la sociedad.

En esta nota:
  • Sistema prepago de energía
  • Edenor
  • Edesur

Comentarios