No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Actualidad especial

"Tener coronavirus fue un cambio radical en mi vida"

La dura historia de un paciente contagiado que fue despedido de su trabajo, dejado de lado por sus seres queridos y fue amenazado por redes sociales.

Tomás fue dejado de lado por su familia y amenazado por redes sociales│Foto: imagen ilustrativa Unsplash

Tomás fue dejado de lado por su familia y amenazado por redes sociales│Foto: imagen ilustrativa Unsplash

Por: Agustina Lascano

Muchas veces nos dijeron: "Seamos amables porque no sabemos lo que está viviendo la otra persona". Después de meses de hacer notas sobre el coronavirus, creía que ya sabía lo que pasaban los pacientes que daban positivo: el distanciamiento, la incertidumbre, la angustia. Pero hablé con Tomás y me di cuenta que este virus podía llegar a ser mucho más duro de lo que me imaginaba.

El 3 de marzo de este año se confirmó el primer caso de coronavirus en nuestro país. Teníamos como antecedente a China y a varios países europeos, pero igual lo veíamos como algo lejano. Pero ya estaba acá y era cuestión de tiempo para que siguieran apareciendo los casos positivos y los fallecidos por Covid-19.

Al principio estábamos atentos a la edad de los pacientes contagiados, de dónde eran, si habían viajado al exterior… pero llegó un punto en la curva de crecimiento que solo nos empezó a importar la cantidad. Ese fue el momento cuando los empezamos a ver como un número y ya no más como personas que daban positivo por una enfermedad. Sabemos cómo tenemos que cuidarnos para no propagar el virus, sabemos cómo es el protocolo de seguridad ante un caso sospechoso... pero no sabemos cómo se atraviesa la enfermedad ni tampoco qué se siente ser dejado de lado por tu familia o amenazado por redes por este mismo virus. 

Tomás tiene 21 años, es periodista y contrajo coronavirus cuando estaba en Munich, Alemania estudiando desde hace tres meses. Llegó el 25 de abril a Buenos Aires como repatriado y dos días después le avisaron que había dado positivo. Estuvo tres días internado con respirador en el Hospital Italiano. Su familia lo dejó de lado, lo despidieron del trabajo, fue hostigado en las redes y considera que haber tenido el virus fue un “cambio radical, pero muy lindo”.

“La relación con mi familia ahora es nula”

"Cuando me dan el hisopado positivo decido llamar a mi familia, en Córdoba, para decirles que me tengo que quedar en Buenos Aires. Me dijeron: 'Vos sabías que había pestes allá (en Alemania), así que ahora jodete'", le contó a Filo.news sobre la falta de apoyo de sus seres queridos y agregó: “La relación con mi familia ahora es nula”.

Este joven periodista trabajaba desde hace un año y medio en una cadena de televisión que lo envió a Alemania a capacitarse: "Me dieron trabajo y alojamiento allá, pero me despidieron porque tenía coronavirus. Ese fue el motivo", aseguró a Filo.news.

Pero los integrantes de su familia no fueron los únicos que se alejaron. Tomás le contó a su pareja, que sigue en Alemania, que había dado positivo por Covid-19: “Cuando se lo comento por llamada de WhatsApp, me cortó el teléfono. Lo llamé de nuevo y no me atendió. Le mandé un audio pidiéndole que me llamara, lo escuchó y no me respondió nada”, relató el joven de 21 años y terminó la historia: "Al otro día recibí un mensaje de él diciéndome que no quería saber nada de mí. Le expliqué que no lo había contagiado porque hacía más de un mes que no nos veíamos cuando yo volví a Buenos Aires, pero me bloqueó de WhatsApp".

Tomás estuvo un mes con coronavirus hasta que el test finalmente dio negativo. "Estuve tres días con respirador en el Hospital Italiano. Fue duro estar internado solo. Se alejaron muchísimas personas que eran sumamente importantes en mi vida", recordó mientras se hace los estudios para poder donar plasma y salvar a otros pacientes como él. 

“Esto me llegó cuando estaba internado en terapia intensiva”
“Esto me llegó cuando estaba internado en terapia intensiva”

Como si el alejamiento de sus queridos y haber sido despedido de su trabajo fuera poco, recibió (y sigue recibiendo) amenazas por redes sociales: "Me llegan mensajes por Instagram y llamados de personas insultándome y diciéndome cosas muy fuertes: '¿Por qué no te morís?, por tu culpa llegó el virus a Argentina, te voy a prender fuego si te veo en la calle', entre otras cosas horribles", contó y aseguró que está haciendo las denuncias correspondientes.”Hasta el día de hoy no sé cómo consiguieron mi número de teléfono. Los primeros días fue un infierno: estaba en terapia intensiva y recibía estos mensajes”, recordó angustiado.

Parece una pesadilla, pero eso fue lo que viví durante un mes. Hoy estoy recuperado de coronavirus gracias a tres personas: mi médico Martín Bustos, Marisol San Román (la paciente 130) y Liz”,  a quien describe como “un ser de luz” que lo acompañó “espiritual y emocionalmente en este proceso”. A Marisol la conoció por sus videos en Instagram: se contactó con ella para enviarle fuerza en su recuperación y siguieron en contacto. 

“A Liz la conocí gracias a Marisol. Las dos se volvieron muy importantes para mí porque me acompañaron en todo este proceso. Me apoyaron mucho psicologicamente y me dieron ese amor que me estaba faltando. Con Liz hablé más la parte espiritual y de relajación, y Marisol me ayudó con el proceso de la enfermedad. Mis seres queridos se alejaron en este momento tan difícil y ellas se acercaron”, contó agradecido por la contención que le dieron.

Lo que le pasó a Tomás no le pasa a todos los pacientes con coronavirus. Si bien muchos se alejaron cuando les dio la noticia, conoció a otras personas gracias al virus y en ellos encontró la fuerza que necesitaba para seguir adelante. Después de dar negativo, comenzó a hacerse los estudios correspondientes en el Cemic para poder donar plasma y ayudar a otros pacientes como él.

“Es muy duro. No sabés si vas a estar vivo en unos días”

“Yo no lo tomé como algo serio en su momento y me terminé contagiando. Es un virus que nos ataca a todos por igual, no solo a los adultos mayores”, reflexionó Tomás sobre lo que le dejó como enseñanza esta terrible experiencia y siguió: “Es muy duro. No sabés si vas a estar vivo en unos días”.

Respecto a lo que está haciendo ahora que ya está recuperado, profundizó: "Entre todos los pacientes que nos recuperamos podemos salvar muchísimas vidas si donamos plasma. Hoy lucho por todas esas personas que no vencieron al coronavirus todavía, para que no pasen lo mismo que yo pasé", cerró.

En esta nota:

Comentarios