Protón MATEMATICAS

En el día de pi, una programadora bate el récord de cifras calculadas

Google festeja la fecha agregando nueve billones de decimales nuevos a los que se conocían hasta ahora. El cálculo demoró cuatro meses. 
 

En el día de pi, una programadora bate el récord de cifras calculadas

En el día de pi, una programadora bate el récord de cifras calculadas

Por: Nicolas Olszevicki

Lamentablemente, por la notación que usamos para escribir las fechas, los argentinos nunca podremos celebrar el día de π (pi), salvo que lo fijemos de manera arbitraria. Pero en Estados Unidos, que usa el formato MDA (mes, día, año), el 14 de marzo -o sea, el 3.14- pasan cosas raras: la gente come tortas con forma de π, se reúnen grupos para conversar sobre lo importante que es π en sus vidas y para ver películas en las que π es protagonista como, sin ir más lejos, π, de Darren Aronofsky. 
                    


    Parece ridículo, sí, pero la verdad es que el numerito, de insignificante apariencia, se merece este y muchos más homenajes, dado que es sin lugar a dudas una de las constantes más importantes de la historia de la matemática, desde el Antiguo Egipto hasta nuestros días. Hoy, a los múltiples motivos que existen para celebrarlo, Google ha añadido uno más: la desarrolladora Emma Haruka, que trabaja para esa empresa, alcanzó un nuevo récord en el cálculo de dígitos decimales.
    ¿Qué quiere decir esto? El valor de π no está definido de manera arbitraria (aunque, como ya contaré, esto se quiso hacer en un momento de la historia) sino que es el número que define la relación entre la longitud de cualquier circunferencia y su diámetro, y es lo que se conoce como "número irracional". Los números naturales son los que utilizamos "naturalmente" para contar (1;2;3;4; etc); los racionales, los que pueden expresarse como fracción (0,25 es 1/4; 1,5 es 3/2 y 1,454848 es 22732/15625). Los números irracionales, de cuyo conjunto  π forma orgullosamente parte, no pueden reducirse a fracción de ninguna manera. Las cifras decimales son, por tanto, infinitas. 


    

No es una novedad lo difícil que resulta para nuestras mentes, que piensan el mundo por lo general en términos de un tiempo y un espacio limitados, aprehender el infinito. Pero por ahí sirva decir lo siguiente: si te dedicaras desde hoy, por el resto de tu vida, exclusivamente a recitar cifras de π, y después le legaras esa tarea a tus hijos, y a los hijos de tus hijos, y a las mil o a las quinientas mil o a las tres millones de generaciones que te sucederán, todavía habría cifras decimales para enumerar. Es más, faltaría tanto para llegar al "final" como el día en que tomaste la pésima decisión de empezar a recitar cifras decimales de π.  
    En fin: lo que hizo Haruka, utilizando la infraestructura de Google Cloud durante unos cuatro meses seguidos, fue calcular 31,415,926,535,897  cifras decimales de PI. O sea, 31,4 trillones de cifras, 9 billones más que las que había calculado, tres años atrás, quien hasta hoy ostentaba el Record Guinness en ese "deporte". 

En esta nota:
  • Matemáticas

Comentarios