Protón NEUROCIENCIAS

¿Se puede manipular las memorias traumáticas?

Científicos lograron alterar en ratones el valor emocional que se le otorga a recuerdos negativos. 

¿Se puede manipular las memorias traumáticas?

¿Se puede manipular las memorias traumáticas?

Por: Nicolas Olszevicki

Tratá de evocar el recuerdo de un evento que te haya hecho mal. Ahora imaginate que pudieras evocar ese recuerdo pero no sentir la angustia que te provoca cada vez que reaparece. Bueno, eso parece ser perfectamente posible, al menos si sos un ratón.  

 En efecto, un nuevo trabajo con ratones llevado a cabo por científicos de la Universidad de Boston sugiere que es posible manipular el cerebro de manera tal de restarle impacto emocional a las memorias traumáticas estimulando algunos lugares específicos del hipocampo, una estructura del cerebro asociada a la formación de recuerdos. 

Según han demostrado las neurociencias, el hipocampo (una estructura cerebral con la forma del animal homónimo) sirve, entre otras cosas, para almacenar información emocional. Cada memoria se almacena en una combinación particular de neuronas que contiene no solo la información que se guarda sino la carga emocional que se le asocia a esa información

Los investigadores utilizaron la optogenética para ver qué células se activaban cuando ratones machos configuraban memorias nuevas de experiencias positivas, negativas y neutras. Una experiencia positiva podía ser la exposición a una hembra; una negativa, recibir un pequeño shock eléctrico. Una vez que tenían identificadas las neuronas que activaban en un caso y en otro, probaron activar artificialmente esas células.

Al inducir la activación de neuronas en la parte inferior del hipocampo, las memorias negativas se vuelven incluso más dolorosas, y ocurre lo contrario cuando se activan células específicas de la parte superior de esa estructura. Así, la activación de la parte superior del hipocampo funcionaba como una clásica terapia de exposición, en la que el trauma progresivamente se amortigua, mientras que la activación de la parte inferior induce cambios en el  comportamiento asociados con la persistencia del miedo y la ansiedad. 

Aunque todavía el trabajo no puede extrapolarse a humanos, los investigadores piensan que este descubrimiento podría ser útil en el futuro para tratar desórdenes psiquiátricos como el síndrome de estrés post-traumático, en el cual, según la investigadora Briana Chen, primera autora del estudio, "la persona es incapaz de superar el episodio porque evoca el miedo una y otra vez". "Estamos lejos de poder hacer esto en humanos, pero la prueba del concepto está", agregó.

"El campo de la manipulación de la memoria es joven aún y suena a ciencia ficción. Pero este estudio es una anticipación furtiva de lo que se vendrá en términos de nuestras posibilidades de potenciar o suprimir artificialmente memorias", indicó Steve Ramírez, investigador a cargo del proyecto. 

Comentarios