No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Cine y Series A comer la papa!

Guillermo Francella cumple 65 años más cerca del drama que de la comedia

Ya consagrado como uno de los capocómicos argentinos por excelencia, pegó un vuelco a su carrera y se convirtió en uno de los actores dramáticos más reconocidos del país

Su imagen pública cambió, pero sigue siendo uno de los artistas más convocantes de la escena local(Perfil)

Su imagen pública cambió, pero sigue siendo uno de los artistas más convocantes de la escena local | Perfil

Por: Ana Manson

Heredero de Alberto Olmedo por su estilo picante y chicanero, Guillermo Francella comenzó su carrera en el cine allá por 1973 junto a “el Negro”, como extra en una de sus películas. Pero no fue hasta una década más tarde que tomó vuelo en la pantalla grande, al participar en dos de las sagas más rentables y representativas de la comedia chabacana criolla, con Los Extermineitors y Brigada Zeta, incluídas las películas de Los Bañeros más Locos del Mundo.

Tras sus comienzos como periodista en la revista Gente, en los ochenta también pegó el salto a la televisión. Participó de la comedia De Carne Somos por Canal 13 y protagonizó más tarde Dalo por Hecho, donde interpretó al típico chanta argentino, según sus propias palabras. Su gran papel llegó en los noventa con La Familia Benvenuto, donde cerraba todas las emisiones domingueras con la misma frase, que se volvió un clásico: “Al final, lo primero es la familia”.

"La Familia Benvenuto" repitió la exitosa fórmula de "Los Campanelli"

Para cuando protagonizó Naranja y Media en 1997, ya era conocido internacionalmente y esto ayudó a vender la serie fuera del país, traducida a varios idiomas. Al año siguiente fue convocado para interpretar al padre de Natalia Oreiro en la pantalla grande con Un Argentino en Nueva York, que resultó un gran éxito de taquilla. En esta comedia familiar con toques dramáticos ya empezó a demostrar que su talento también podía alcanzar otros registros.

A principios de milenio volvió a la televisión con un show escrito y producido por él mismo, que consistía en sketch cómicos de personajes recurrentes y fórmulas repetitivas. Poné a Francella tuvo dos exitosas temporadas que batieron récords de audiencia y sus repeticiones duraron cuatro años más al aire, todos los fines de semana, e incluso se transmitieron en el resto de Latinoamérica y Estados Unidos.

Antes de ser Pepe y Moni Argento, Francella y Florencia Peña trabajaron juntos en "Poné a Francella"

Algo similar pasaría después con la popular serie Casados con Hijos, adaptación de la exitosísima sitcom norteamericana, que Francella protagonizó junto a Florencia Peña, y los hermanos Darío y Luisana Lopilato como los dos hijos del matrimonio. El modelo de familia tipo de clase media baja, que sobrevive con el sueldo del padre, mientras se suceden desopilantes situaciones entre los Argento y sus vecinos, la colocó en el tercer puesto de comedias más vistas en la historia de Telefé y las repeticiones fueron inevitables.

En 2006 la serie tuvo una segunda temporada, completando un total de 205 capítulos explotados hasta el hartazgo para el canal, pese al disgusto de sus protagonistas. Aunque la Ley del Intérpretes sancionada en 2008 favorece a los actores para recibir una compensación económica con cada retransmisión, a Francella nunca le faltó el trabajo y sintió que su imagen podía verse perjudicada, ya que la gente se iba a cansar de verlo.

Francella se sigue reinventando, sin perder su estatus de actor popular y querido por el público

Algo que claramente no pasó. Actualmente Casados con Hijos se prepara para una gran despedida en el teatro, 15 años después del éxito televisivo, protagonizada y dirigida por el mismo Francella. Una elección que no es casualidad: en los últimos años el actor se volcó a las tablas, luego de una vida actuando para cine y televisión. Junto a Enrique Pinti trabajó en la adaptación del famoso musical de Mel Brooks “Los Productores” y también colaboró con Adrián Suar para llevar al teatro “La Cena de los Tontos”.

Francella declaró más de una vez que no hizo nada en su carrera que no le guste o le resulte interesante. Pero en 2009 pegó un volantazo al co-protagonizar junto a Ricardo Darín "El Secreto de sus Ojos” de Juan José Campanella, la película que le daría otro Oscar a Argentina. Con su papel se despegó por completo de la comedia y demostró un registro dramático que eventualmente atraería otros papeles similares. Su personaje de Batuta en la película mexicana “Rudo y Cursi” fue su primera experiencia internacional y le permitió explorar una oscuridad que no había transitado antes.

“Me gusta mi trabajo, lo disfruto mucho y me considero un actor que quiere llegar a la gente a través de sus personajes.”

En los últimos años siguió explorando el registro dramático al punto de interpretar a un personaje tan siniestro como el de Arquímedes Puccio en El Clan (2015). Y recientemente protagonizó otra película basada en un caso real, echando mano nuevamente a su gran acervo cómico para darle todos los matices necesarios a su personaje en El Robo del Siglo (2020), junto a Diego Peretti y bajo la dirección de Ariel Winograd. Solo nos queda suponer y esperar qué otras sorpresas nos depara la carrera de Francella.

En esta nota:
  • Guillermo Francella

Comentarios