No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Cine y Series Hit the Road, Jack

Jack Shephard de "Lost", cumpliría 50 años ¿por qué los fans no lo quieren?

Es el síndrome del protagonista: el personaje más importante de la historia es el que menos conecta con los espectadores

La cara de nada de Matthew Fox tampoco ayuda(ABC)

La cara de nada de Matthew Fox tampoco ayuda | ABC

Por: Ignacio Esains

El primer capítulo de “Lost” empieza con Jack Shepard abriendo sus ojos en una isla desconocida. El último capítulo de “Lost” termina con esos mismos ojos cerrándose, en la misma isla, un círculo perfecto que deja claro quién fue el protagonista de la historia.

Y sin embargo, aún los fanáticos más acérrimos de la serie de televisión creada por J.J. Abrams (entre otros) están de acuerdo en que Jack es uno de sus personajes menos interesantes. Sawyer, el estafador de corazón de oro, genera pasiones. El trágico John Locke es un símbolo de nuestra propia búsqueda de respuestas en un universo cruel. “Lost” se especializa en héroes ambiguos como el torturador Sayid o la científica Juliet y sus dilemas éticos y morales, y aún los villanos, como Ben Linus, resultan personajes memorables, que sobreviven en el recuerdo, aún después de ese cuestionado final.

Cada uno de los personajes de la primera temporada de Lost guardaba secretos fascinantes, menos... ¿adivinen quién?

Pero no Jack. A pesar de la intensidad dramática que el actor Matthew Fox otorga a su personaje, este médico descreído e inseguro resultó el problema más complicado de resolver para una serie llena de cabos sueltos.

Las razones son varias. Para empezar, Jack tenía que cumplir el incómodo rol de “Agente Scully” - ser el escéptico del grupo en una serie en la que el espectador veía (y por lo tanto, creía) cada uno de los eventos sobrenaturales. Y a pesar de que Fox sabe lo que hace (se llevó varios premios por este rol), no tenía el sentido del humor de Gillian Anderson en “Código X”. Siempre le tocaba ser el aguafiestas que buscaba la explicación científica a todo, aún después de verlo 200 veces en acción.

La rivalidad de Jack y Locke sostiene las primeras temporadas y da nombre a uno de los mejores capítulos: "Hombre de ciencia, hombre de fe"

El problema del escepticismo de Jack es que lo convertía de inmediato en el más interesado en abandonar la isla. Mientras John Locke se fascinaba con cada una de las propiedades del lugar (en especial la forma en que había curado la parálisis de sus piernas), Jack soñaba con balsitas, submarinos, y radios para llamar mágicos helicópteros. Y aunque le tomó 60 capítulos de irritación, esta fijación con abandonar la isla es la que hace tan efectivo su pedido a Kate al final de la tercera temporada: “¡Tenemos que volver!”.

Ah, Kate. Evangeline Lilly es otra actriz magnética (como demuestra en las películas de “Ant-Man” de Marvel) a la que le tocó un papel imposible de sostener. Su dupla romántica con Jack nunca tuvo la química que necesitaba para hacernos creer las pésimas decisiones de los dos, y el triángulo con Sawyer se volvió tan aburrido que antes de la mitad de la serie nuestro embaucador favorito ya estaba enamorado de la Doctora Juliet (su propia “constante”).

Para crear un gran romance se necesita más que gente linda

Los guionistas de la serie se desesperaron por hacer de Jack un protagonista valioso, y aún así, cada capítulo que lo tenía como protagonista la embarraba todavía más. El conflicto central de su historia era la relación con un padre ausente, que pasaba de ser una presencia sobrenatural simbólica a otro de esos cabos sueltos que nunca se resolvieron del todo. Tampoco la historia con su ex-esposa Sarah llevaba a ningún lugar interesante, y en el que quizás sea el peor capítulo de la serie, “Lost” se tomó 45 minutos para explicarnos lo que nadie nunca había preguntado: ¿por qué Jack se hizo un tatuaje en tailandés?

Según la historia, Jack nació un 3 de diciembre de 1969, y hoy cumpliría 50 años - aunque los que conocen la serie saben perfectamente que el buen doctor no llegará a 2019. Jack es uno de los personajes menos queridos de “Lost” (en una reciente encuesta de DigitalSpy, está 16 en una lista de 27). Aún así, Jack es el protagonista y héroe de la historia - pero la ironía es que debía morir en el primer capítulo.

J.J. Abrams se alejó de la serie luego de los primeros capítulos, dejando el control creativo en manos de Damon Lindelof (izq) y Carlton Cuse (der)

La idea original de J.J. Abrams era filmar el primer capítulo de forma casi idéntica a la que vimos… pero en la última escena, Jack era atacado y asesinado por el humo negro (como le pasa al piloto del avión en la versión final). Es más, Abrams ya tenía al actor decidido: Michael Keaton.

Pero cuando Abrams y su equipo diagramaron la estructura de la primera temporada, estaba claro que Jack sería un personaje necesario. Keaton no estaba interesado en una serie, y finalmente reclutaron a Fox, que había terminado hace poco su exitosa serie familiar “Party of Five”.

Fox no parece tener mucha nostalgia por Lost. Ha evitado la televisión desde el final de la serie y no formó parte de la última reunión del elenco en 2014

A pesar de que el rol de Jack sea central para el principio y final de la historia, “Lost” es el ejemplo más claro de lo que se llama una serie “coral” (o “ensemble” en inglés): múltiples actores que se van pasando la posta protagónica. Es la estructura de “Friends”, de “Sense8”, y, claro, de “Game of Thrones”, que justamente hizo lo que Abrams no se atrevió a hacer y mató a su protagonista Ned Stark antes del final de la primera temporada - un giro sorprendente que hizo a la serie mil veces más interesante.

El mismo Damon Lindelof, jefe de guionistas de “Lost”, aprendió la lección, y a pesar de que sus series siguientes se podrían categorizar como corales, prefirió repartir el protagonismo en “The Leftovers”, y la excelente “Watchmen”... si el protagonista es tan problemático ¿por qué no olvidarlo por completo?
 

En esta nota:
  • lost
  • jj abrams

Comentarios