Cine y Series El ciclo sin fin

Las 10 diferencias en "El Rey León": la vieja contra la nueva

En el año más cargado de remakes “live action” de Disney, se estrenó la nueva versión del clásico de 1994

Las 10 diferencias en "El Rey León": la vieja contra la nueva

Las 10 diferencias en "El Rey León": la vieja contra la nueva

Por: Ana Manson

Aunque la remake de "El Rey León" animada en CGI sea prácticamente un cuadro por cuadro de la original, hay algunas diferencias sutiles (y otras no tanto) en el tono de la película y la búsqueda estética de esta nueva versión. Acá te contamos cuáles son y cómo funcionan.

Diseño de personajes

Teniendo como antecedente la remake en 2016 de El Libro de la Selva a cargo de Jon Favreau, el mismo director convocado ahora para El Rey León, Disney buscó hacer esta película lo más realista posible. Tanto, que en algunos momentos da la impresión de que estamos viendo un documental al mejor estilo National Geographic, aunque todo sea animado por computadora. Para lograrlo, los realizadores viajaron durante dos semanas a África y colocaron cámaras en el parque de Disney Animal Kingdom. Así lograron capturar los comportamientos reales de los animales salvajes, para tener como referencia a la hora de animarlos. Sin embargo, este nivel de hiperrealismo le restó mucha expresividad a los personajes.

Zazu (con voz de John Oliver) es uno de los personajes que más sufrió en el rediseño, perdiendo todo el histrionismo del original

Cementerio de elefantes

En la secuencia del primer encuentro entre Simba y las hienas, éstas son muchas más de tres y se ven más amenazantes y agresivas. Los chistes y momentos caricaturezcos de la original fueron omitidos, todo en pos del realismo de la escena. Pero la que sufrió cambios más radicales fue el discurso de Scar, despojado del simbolismo que tenía en la versión animada de 1994. El número musical de “Be Prepared” (Listos ya) estaba directamente basado en un desfile nazi, pero todas esas referencias fueron suavizadas en la remake. Además la canción interpretada por Chiwetel Ejiofor en esta versión es mucho más corta, más hablada y menos histriónica que aquella popularizada por Jeremy Irons en la banda de sonido original.

Las hienas tienen mucha menor participación en la nueva escena musical que funciona como manifiesto de Scar

Quisiera ya ser el rey

Otro de los momentos musicales icónicos de El Rey León es la declaración de intenciones del joven Simba, que en la original arma junto con Nala un despliegue de color y diversión en el medio de la sabana africana, para disgusto de Zazu. La nueva versión de “Yo quisiera ya ser el rey”,  es mucho más sobria y participan muchas menos especies que en el original, en orden de hacerlo más “realista” y que todo se ajuste al comportamiento natural de los animales. Ni siquiera tiene la icónica imagen de Simba con la melena de hojas, que se convirtió en una de las más clásicas de la película original. Pero cabe destacar que está muy bien integrada a la trama, al igual que el resto de los cuadros musicales.

Simba y Nala diseñan el plan, que incluye un número musical, para despistar a Zazu y perderlo de camino al cementerio de elefantes

El desfiladero

En la nueva versión, Scar lleva a su sobrino al desfiladero con la excusa de que encuentre su rugido y le cuenta de una vieja tradición familiar, que le sirve como coartada. El deseo de Simba por ser aceptado y convertirse más rápido en un león adulto es explotado por su tío aún con más astucia que en la película original. Este es un villano que oculta mejor sus intenciones y juega a largo plazo. En lugar de estampar a Zazú contra una piedra para que no vaya a contarle al resto de la manada sobre lo que está pasando, le pide que vaya a alertar a las leonas, a sabiendas de que nunca llegará a tiempo y Scar podrá contar de manera más creíble su propia versión de los hechos.

Luego de la estampida, Scar les ordena a las hienas que maten a Simba, pero lo dan por muerto sin saber que se escapa

Hakuna Matata

En esta versión, Simón y Pumba reflexionan acerca de su filosofía de vida, cuando es confrontada con la visión de Simba. A diferencia de la original, en la que no tenían ninguna consideración por las consecuencias de sus acciones, en esta versión admiten que la teoría del “círculo de la vida” (o el ciclo sin fin, como se lo conoció en el doblaje latino) echaría por tierra los principios del “Hakuna Matata”. Además del simpático jabalí y la astuta suricata, en la jungla viven también otros animales propios de ese hábitat, lo cual da la pauta de que Simba muestra mucha más restricción, a diferencia de la original donde no tenía presas para cazar.

Esta vez Timón es interpretado por Billy Eichner y Pumba por Seth Rogen, que brinda uno de los mejores trabajos de voz de la película

La importancia de Nala

El factor sorpresa jugó un papel clave en la versión original, cuando Nala aparecía cazando en la jungla y se encontraba de repente con su viejo amigo de la infancia. Ahora que la historia es conocida por todo el mundo, Disney se tomó la libertad de darle un poco más de trasfondo a la leona (que ahora lleva la voz de la megaestrella Beyoncé). En la Roca del Rey, Nala incita a la manada a rebelarse y derrocar a Scar, pero las leonas más viejas respetan la tradición y le aconsejan hacer lo mismo. Sin embargo, ella desafía el reinado de Scar y -con la ayuda de Zazu- escapa en busca de comida y de ayuda más allá de los confines del reino.

El tema romántico “Esta noche es para amar” compuesto por Elton John, es interpretado en esta versión por Beyoncé y Donald Glover (voz de Simba)

La personalidad de Rafiki

Uno de los desaciertos más grandes de esta nueva remake, fue despojar a Rafiki de todas las características extravagantes que lo hacían un gran personaje en la original, el favorito de muchos. Su personalidad era la de un consejero poco convencional, conectado con el misticismo más que con las tradiciones. Sin embargo en esta nueva versión se muestra mucho más formal y estructurado. No canta arriba de un árbol para atraer la atención de Simba ni le pega con un palo para enseñarle una lección. De hecho el báculo tan característico del personaje aparece casi al final de la película, más como un guiño para los que vieron la versión original. Una verdadera lástima, sobretodo teniendo en cuenta que al ser un mono, podrían haber jugado más con sus rasgos antropomórficos.

Un Rafiki mucho más bajado a tierra, despojado de su excéntrica personalidad y con muchos menos diálogos (interpretado por John Kani)

Recuerda quién eres

Si de momentos icónicos hablamos, una de las escenas más inolvidables de los clásicos animados de Disney es la de Mufasa hablándole a su hijo literalmente desde el cielo, en las formas de las nubes. Parodiada hasta el infinito, se convirtió en un clásico de la cultura popular. Sin embargo, en esta nueva versión decidieron no hacerlo, restándole a ese momento tan emotivo su marca característica. Si bien se escucha la voz de Mufasa (nuevamente en la voz de James Earl Jones) y el discurso es parecido, toda la escena carece de la emoción que generaba la original. Incluso la música fue suavizada y, aunque se trate de los mismo compositores, no logra generar el impacto que tuvo en su versión original.

Toda la composición original de nuevas canciones para esta película les da la posibilidad de competir en los premios Oscar

Carnada viva

Quizás uno de los mejores momentos de esta nueva versión de “El Rey León” y uno de los cambios más acertados con respecto a la original, es la incorporación de una cómica referencia a uno de sus más grandes clásicos animados. En el momento en que Timón y Pumba deben distraer a las hienas para que Simba y Nala puedan acercarse a la Roca del Rey, en lugar de bailar el hula, la suricata imita al grandioso Lumiére diciendo “ma chere mademoiselle” y entona las primeras líneas del tema central de La Bella y la Bestia “Be our guest” (Nuestro huésped, en la versión latina). Este momento comic relief demuestra que un poco más de humor en la película podría haber funcionado muy bien.

El dúo dinámico de Timón y Pumba en la versión original vuelve a funcionar en la nueva, aunque no con tanta fuerza

La confesión de Scar

Retomando el plan concebido en el desfiladero, Scar culpa a Simba delante de toda la manada de lo sucedido a Mufasa. Al igual que en la original, él admite su culpa pero aclara que fue un accidente, a lo cual las leonas reaccionan con más dramatismo y reticencia que en la versión animada. Scar aprovecha este momento de debilidad para arrojar a Simba desde la Roca del Rey, pero comete el grave error de confesar que vio “el miedo en los ojos de Mufasa” en voz lo suficientemente alta para que lo escuchen todos. A pesar de que le susurra a Simba “su pequeño secreto”, Sarabi lo enfrenta delante de la manada y es recién en ese momento que le creen a Simba.

Simba regresa a reclamar su lugar como legítimo heredero en la Roca del Rey y todo termina igual que en la original


La remake de “El Rey León” estrena hoy 18 de julio en todos los cines de Argentina, siendo la tercera de Disney en un mismo año, luego de Dumbo y Aladdín.

En esta nota:
  • El Rey Leon

Comentarios