No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Cine y Series Una talentosa morocha

Linda Cristal, la argentina que conquistó Hollywood, falleció a los 89 años

La actriz rosarina es recordada por su papel en “El Gran Chaparral” y su trabajo en decenas de westerns hollywoodenses.

Con una amplia carrera en el cine y la televisión, la mayoría la recuerda por su rol de Victoria Montoya

Con una amplia carrera en el cine y la televisión, la mayoría la recuerda por su rol de Victoria Montoya

Por: Ana Manson

La Asociación Argentina de Actores confirmó el fallecimiento de la actriz Linda Cristal a los 89 años, aunque no se dieron a conocer las causas de su muerte. La noticia generó una catarata de sentidos homenajes entre los usuarios de redes sociales, especialmente aquellos que la recuerdan por su participación en las cuatro temporadas de la serie “El Gran Chaparral” como la mexicana Victoria Montoya, hace ya cinco décadas.

La serie en clave de western, emitida entre 1967 y 1971 y retransmitida a varios países del mundo, se volvió muy popular en Latinoamérica, ya que algunos de sus personajes principales hablaban ocasionalmente en español, algo bastante inusual para una producción estadounidense en aquella época. Uno de esos personajes era la joven y dulce Victoria Montoya Cannon, interpretada por Linda Cristal, hija de un poderoso ranchero que eventualmente se convertía en esposa del protagonista y patrona del rancho que daba título a la serie.

Linda como Victora Cannon junto al resto del elenco en El gran Chaparral

Pero su carrera empezó mucho antes. Nacida como Marta Victoria Moya en la provincia argentina de Santa Fe en 1931, su familia se mudó a Montevideo cuando ella tenía solo 6 años y a los 13 años quedó huérfana. Al cuidado de su hermano, se anotó en un conservatorio de la ciudad donde estudió canto y baile, decidida a triunfar en las artes escénicas. En 1950 se casó con el también actor argentino Tito Gómez y juntos se exiliaron a México, la meca del cine en español en ese momento.

Su matrimonio duró apenas dos semanas y poco tiempo después la actriz conoció al poderoso productor Raúl de Anda, que la rebautizó con el seudónimo Linda Cristal. Desde los 16 años hizo pequeños papeles en películas mexicanas y eventualmente consiguió un rol protagónico junto a Antonio Aguilar en la película Con el Diablo en el Cuerpo (1954). Este papel le sirvió para llamar la atención de los ejecutivos del estudio United Artists, que buscaban actrices fuera del estereotipo de rubia hollywoodense.

Su protagónico en Vacaciones sin Novia le dio su primer Globo de Oro

Así fue como a los 21 años llegó a Hollywood, donde aprendió a hablar en inglés y tuvo su primer papel en la película Comanche (1956), un western en el que interpretaba al interés amoroso del protagonista. Su cara apareció en los afiches promocionales de la película y quedó asociada para siempre a este género, haciendo una carrera que la llevó a trabajar en otras películas como El Alamo (1960), donde compartió cartel y fue dirigida por John Wayne, y Dos Cabalgan Juntos (Two Rode Together, 1961) bajo las órdenes de John Ford.

En 1958 consiguió un papel como la diva argentina del cine Sandra Roca, que se interponía entre Tony Curtis y Janet Leigh en la comedia Vacaciones sin Novia (The Perfect Furlough). Este rol le trajo su primer gran reconocimiento en la industria, ganando el Globo de Oro a Mejor Actriz Nueva. Gracias a este trabajo también tuvo su oportunidad en el cine europeo, protagonizando las dos películas peplum La Legión de los Césares (Le Legioni di Cleopatra, 1959) y La Mujer del Faraón (La Donna dei Faraoni, 1960). Pero en la misma época los estudios Fox anunciaron Cleopatra (1963), la superproducción de Joseph L. Mankiewicz con Liz Taylor, y boicotearon el estreno estadounidense de ambas películas.

La actriz rosarina encarnando a la legendaria Cleopatra

En paralelo a su exitosa carrera como actriz, Linda Cristal conoció al empresario petrolero Robert Champion y se casaron en secreto, aunque menos de un año después debieron separarse ya que no se veían nunca por el demandante trabajo de los dos. También se le conocieron romances con el galán hollywoodense Cary Grant y con Adam West, el popular Batman de los años sesenta, con quien incluso viajó a Uruguay y Argentina a fines de esa década. Un tiempo después volvió a casarse con el actor Yale Wexler y tuvo dos hijos, Jordan y Gregory, que la mantuvieron durante un tiempo alejada de las cámaras.

Dedicó el resto de su carrera a la pantalla chica. Con su popular papel en la serie El Gran Chaparral obtuvo dos nominaciones a los premios Emmy y a los Globos de Oro, galardón que volvió a llevarse por su trabajo en 1970. También tuvo una breve aparición en la otra gran serie western de la época, Bonanza, y en La Isla de la Fantasía a principios de los ochenta. En esa misma década volvió a la Argentina para conducir su propio programa de variedades y participar en la telenovela Rossé con Gustavo Bermúdez, y al regresar a Estados Unidos tuvo un papel recurrente en la serie General Hospital, hasta su retiro oficial en 1988. 

En esta nota:
  • Linda Cristal

Comentarios