No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Cine y Series Todo lo que sube, baja

Los 54 años de Charlie Sheen, más cerca del olvido que de la fama

Hace apenas una década ganaba casi 2 millones de dólares por episodio, pero desde entonces el actor cayó en desgracia.

En 1987 Oliver Stone lo convocó por segunda vez para protagonizar Wall Street junto a Michael Douglas, un retrato de la época y sus excesos

En 1987 Oliver Stone lo convocó por segunda vez para protagonizar Wall Street junto a Michael Douglas, un retrato de la época y sus excesos

Por: Ana Manson

Proveniente de una familia de artistas, su linaje hollywoodense le abrió las puertas de la industria y empezó su carrera como actor desde muy joven. De nacimiento Carlos Irwin Estévez, su padre es el reconocido Martin Sheen y su hermano Emilio Estévez, quien también se convirtió en actor.

Famoso en los ochenta por su rol como el aprendiz de Gordon Gekko (Michael Douglas) en la película Wall Street y como el protagonista elegido por Oliver Stone para su drama bélico Pelotón, se volvió una de las estrellas más populares de la década. 

En 2002 ganó el Globo de Oro como actor de comedia por su trabajo en la serie Spin City, donde reemplazó a Michael J. Fox

En los noventa destacó tanto en comedia como en drama, con protagónicos en Los Tres Mosqueteros, junto a Kiefer Sutherland y Chris O’Donnell, y en Hot Shots, la parodia de grandes películas de acción como Rambo y Top Gun.

Pero apenas en sus veintitantos, Charlie Sheen cayó en los excesos de un estilo de vida insostenible, del cual le ha sido muy difícil recuperarse. Con varios intentos de rehabilitación y escándalos a sus espaldas, en 2011 tuvieron que reemplazarlo por Ashton Kutcher en la exitosa comedia televisiva Two and a Half Men.

Luego de ocho temporadas, Charlie Sheen fue despedido de la serie por insultar públicamente a su creador Chuck Lorre

A partir de ese momento, su nombre se fue volviendo cada vez más impopular y su comportamiento errático en los medios solo contribuyó a la decadencia de su imagen. En 2015 reveló públicamente que había sido diagnosticado de VIH positivo, después de perder varios millones de dólares tras haber sido chantajeado con la información.

Los tabloides que hasta el momento festejaban su estilo de vida desenfrenado, fueron los mismos que capitalizaron su desgracia como una fábula con moraleja: el niño mimado de Hollywood que fue demasiado lejos.

La industria también le dio la espalda y hace poco aseguró en la corte que no puede encontrar trabajo y no le alcanza para pagar la manutención de sus cuatro hijos. A pesar de su "crisis financiera", como el mismo la definió, no todas son malas noticias: en diciembre celebró en Twitter el primer año sobrio en su nuevo proceso de rehabilitación.

En esta nota:
  • Charlie Sheen

Comentarios