No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Cine y Series No solo una cara bonita

Richard Gere, el sex symbol de la década del 80, cumple 70 años

El galán de películas como Gigolo Americano y Mujer bonita se alejó de los grandes estudios para dedicarse al cine independiente

El activismo de Richard Gere a favor de los Derechos Humanos y la situación del Tibet lo llevó a confrontar con la industria

El activismo de Richard Gere a favor de los Derechos Humanos y la situación del Tibet lo llevó a confrontar con la industria

Por: Ana Manson

Hubo una época en que Richard Gere despertaba los suspiros de toda una generación y estaba acompañado de las más famosas (y jóvenes) actrices en pantalla, mientras lucía con orgullo su cabellera plateada y sus arrugas sutiles.

Pero detrás de esa fachada no se escondía el típico galán hollywoodense superficial y privilegiado, sino un ciudadano comprometido con causas justas y olvidadas. Su activismo eventualmente lo condenaría a vivir y trabajar en los márgenes de la industria.

Uno de sus papeles más reconocidos fue en la película Reto al Destino, que estuvo nominada a varios premios de la Academia en 1983

En la entrega de los Oscar de 1993, Richard Gere aprovechó su estatus de figura pública para interceder por la ocupación china de Tibet y la “horrenda, horrenda situación de Derechos Humanos” que se estaba viviendo del otro lado del globo. 

Junto con Tim Robbins y Susan Sarandon, quienes también alzaron sus voces en aquella ceremonia para protestar por los refugiados haitianos, fueron criticados por el productor del show, que abogó para excluirlos de las futuras ediciones.

Richard Gere en 2003 con su amigo el Dalai Lama, líder exiliado del Tibet

Sin embargo, y a riesgo de quedarse sin trabajo, Richard Gere siguió balanceando su carrera como actor con sus inquietudes humanitarias. En 2008 convocó a boicotear los Juegos Olímpicos de Beijing y se le prohibió la entrada a China de por vida.

Amigo del Dalai Lama, fundador de dos organizaciones internacionales y constante portavoz de los menos privilegiados, la carrera actoral de Gere fue en detrimento de su activismo. No por falta de talento o de esfuerzo, sino porque los intereses de los poderosos estudios muchas veces entraban en conflicto con sus reclamos.

Con su primera esposa, la modelo Cindy Crawford, en la alfombra roja de esa polémica entrega de los Oscar de 1993

A pesar de haber desaparecido de las listas de hombres más atractivos de Hollywood y de no protagonizar películas de grandes estudios desde hace más de una década, su trabajo en films independientes le valió el reconocimiento de la crítica como uno de los grandes actores del momento.

Siempre quedará su recuerdo en la memoria colectiva como la pareja de Julia Roberts en las inolvidables comedias románticas Mujer Bonita y Novia Fugitiva, el implacable abogado defensor de Chicago y el cadete de Gigolo Americano, entre tantas otras. Y se lo puede encontrar en algunas joyas del cine indie o haciendo una miniserie para TV, siempre y cuando no sea distribuida en China.

En esta nota:
  • Richard Gere

Comentarios