No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Cine y Series

Todas las referencias escondidas al universo Pixar en Toy Story 4

Dice la leyenda que "Toy Story 4" es la película de Pixar con mayor número de Easter Eggs. ¿Será verdad? Acá descubrimos unos cuantos, pero apostamos a que hay unas cuantas decenas más. 

Referencias, referencias everywhere(Disney/Pixar)

Referencias, referencias everywhere | Disney/Pixar

Avatar del

Por: Jessica Blady

A la gente de Pixar le gusta contar grandes historias y maravillarnos con su factura técnica. También juguetear con sus propias creaciones, introduciendo guiños y referencias (los llamados Easter Eggs) por aquí y por allá. La fija es tratar de encontrar el camión repartidor de Pizza Planet, la pelota de Luxo Jr., la sigla A113 (número del aula de CalArts donde estudiaron varios de sus animadores), o algún adelanto de su próxima película, en este caso “Onward” (2020).

Con el estreno de “Toy Story 4” (2019) los easter eggs se multiplican a montones, ya que los realizadores introducen dos nuevos escenarios -la feria y la tienda de antigüedades- que les dan la posibilidad de desatar su imaginación y esconder estar referencias a la vista de todos los fanáticos que, seguramente, disfrutarán de esta búsqueda del tesoro cinematográfica.

Hablamos de cientos de objetos, ya que según el equipo responsable, hay guiños a todas las películas de Pixar y sus cortometrajes, además de otras simpáticas referencias. Abrimos el juego con algunas que ya aparecieron en los adelantos y otras que están más escondidas, pero ojo que muchas de estas escenas vienen con SPOILERS. Sugerimos leerlas después de haber visto la película.

¿HAN VISTO UN PECECITO ANARANJADO?

Por ahora, no encontramos a Nemo, pero sí algunas referencias a su universo acuático. Dentro de la Second Chance Antiques, en uno de sus abarrotados estantes, podemos ver el visor verde perteneciente al buzo que atrapó al pequeño pez payaso en su primera aventura (sí, el P. Sherman, de calle Wallaby, 42, Sidney). Además, si agudizamos la vista, uno de los pinballs arrinconados exhibe algunas de las estatuitas maoríes del acuario donde Nemo hizo nuevos amigos y superó muchos de sus miedos antes de reencontrarse con papá Marlin.

P. Sherman dice presente

¡BOO!

No está chequeado, y tiene más que ver con nuestros deseos de volver a ver a la pequeña Boo, la nena que causó más de un problema para Mike y Sulley en Monstruópolis, aunque también fue la protagonista de los momentos más tiernos de “Monsters, Inc.” (2001). En su momento, creíamos haberla visto entre los nenes de la guardería Sunnyside de “Toy Story 3” (2010), pero ahora las comparaciones no se pueden dejar de lado cuando apreciamos a los compañeritos de Bonnie durante el día de orientación preescolar. Qué creen, ¿es ella? Esta no es la única referencia a la película de los monstruos, ya que un rincón de la tienda, se puede encontrar un extractor de gritos juntando polvo.

Boo creció y va a preescolar

♫ RECUÉRDAME ♫

“Coco” (2017), la última película de Pixar ganadora del Oscar, también está presente por aquí y por allá. Por un lado, tenemos la famosa guitarra de Ernesto de la Cruz (mentira, en realidad era de Héctor), en versión juguete, como uno de los tantos premios que ofrece la cabina de feria que hace las veces de hogar para Ducky y Bunny. Por el otro, volvemos a la tienda de antigüedades, donde desde un antiguo gramófono suena “Recuérdame”, uno de los grandes hits musicales del antagonista de la película (también premiado con una estatuilla dorada), cortesía de Chalupa Records.

Quiero tocar la guitarra todo el día...

UP IN THE AIR

No sabemos si la intención de los realizadores es hacernos llorar un poco más, pero a lo largo de “Toy Story 4” hay una infinidad de guiños hacia “Up - Una Aventura de Altura” (Up, 2009), algunas muy divertidas y otras un poco más lacrimógenas. Dentro de la tienda de antigüedades podemos encontrar una pintura de los perritos y el explorador Charles Muntz jugando al póker, referencia directa a la famosa obra del artista Cassius Marcellus Coolidge. Además, aparece el bastón del viejo Carl Fredricksen (el de las pelotitas de tenis), el hogar que compartía junto a su esposa Ellie en versión casa de muñecas, y réplicas de los aviones amarillos piloteados por los canes al final de la película. En la feria también podemos ver el carrito de globos del viejito cascarrabias, y hasta la tapa metálica de gaseosa de uva que solía ser la insignia de su club de aventureros, un objeto que Bo decide descartar, aunque se queda con el alfiler de gancho. Se nos metió una basurita en el ojo.

¡El avión, el avión!

SOY LEYENDA

No sabemos si esto entra estrictamente en la categoría de “easter eggs”, pero es un detalle hermoso a tener en cuenta. Acá, necesitan parar bien las orejas y, claro, ver la película en su idioma original. En el armario de Bonnie hay un grupo de juguetes arrumbados con los que la nena ya no juega, justamente, porque pertenecen a una etapa mucho más infantil. Estos “viejitos piolas” tienen nombres divertidísimos y genios de la comedia que les prestan su voz. Es sólo una escena, pero qué gustazo se dieron los muchachos de Pixar. Conozcan a Melephant Brooks (Mel Brooks), Chairol Burnett (Carol Burnett), Bitey White (Betty White) y Carl Reineroceros (Carl Reiner), cantándole la justa al vaquero.

Viejos son los trapos

DESDE UNA GALAXIA MUY, MUY LEJANA

No todo tiene que ver con el estudio de la lamparita y su enorme archivo de objetos y personajes reconocibles, de los cuales los animadores pueden echar mano para adornar los escenarios de la película. Muchas veces, los realizadores apelan a sus propios gustos y se dan lujo de incluir algunos guiños personales -te estamos mirando a vos Lee Unkrich, y tu fascinación por “El Resplandor”-. El director Josh Cooley también hizo de las suyas, y en la escena del pinball donde Woody conoce a Duke Caboom, podemos llegar a ver dos figuras originales de Kenner de Star Wars, más precisamente a Ben Kenobi y Walrus Man, las cual atesoraba de chiquito.

Siempre hay lugar para Star Wars

EL NÚMERO DE LA SUERTE

Ya les anticipamos de dónde viene la famosa referencia “A113”. Este chiste interno hace acto de presencia en todas las películas del estudio desde la primera “Toy Story” (1995) y nunca falla, pero también se paseó por films y series de TV que nada tienen que ver con la compañía de la lamparita, pero sí con esos alumnos del California Institute of the Arts. El primero en utilizarla fue Brad Bird en el episodio “Family Dog” (1987) de “Cuentos Asombrosos” (Amazing Stories), y desde entonces la jodita se salió un poco de control. Acá la podemos encontrar en la tienda de antigüedades, adornando un afiche decorativo muy al estilo de la década del setenta, junto con otros que hacen alusión al productor Jonas Rivera, o al mismísimo Ed Catmull, cofundador de Pixar, que se retiró en 2018.

¡Arte, arte, arte!

TU CARA ME SUENA

Si hacemos un poquito de historia, descubrimos que la idea de “Toy Story” se desprende directamente del primer cortometraje de Pixar ganador del Oscar, “Tin Toy” (1988). En esta pequeña y simpática historia, el recién llegado muñeco de lata, llamado Tinny, tiene que lidiar con un bebé que no siempre juega de forma delicada. Tinny tuvo varias apariciones a lo largo de la saga y otras películas de Pixar, pero acá vuelve a cobrar protagonismo como uno de los viejos compañeros de Bo en Second Chance Antiques. ¿Quieren otra perlita? Woody era, originalmente, un muñeco de ventrílocuo tan aterrador como Benson y su pandilla. Ahora se entiende porque terminó siendo un sheriff a cuerda, ¿no?  

Los años no pasan para Tinny

  

LA PELOTA NO SE MANCHA

Un par de años antes de “Tin Toy”, “Luxo Jr.” (1986) se convertía en el primer corto animado de Pixar, propiamente dicho. Con el tiempo, esta lamparita de escritorio juguetona se transformó en el logo del estudio, e hizo acto de presencia en muchas de sus películas. También su famosa pelota amarilla, que acá está un tanto escondida como adorno de varios de esos premios que los pequeñines pueden ganarse en la feria. Una referencia no tan sutil, pero no es cuestión de hacérsela fácil a los férreos buscadores de easter eggs. En la misma cabina aparece el cohete característico de Pizza Planet, y hasta el diseño de las viejas sábanas de Andy en “Toy Story 2” (1999).

Mirá dónde se fue a meter la pelota de Luxo Jr.

SALE DELIVERY  

Cada estreno de Pixar trae consigo el reto de encontrar el “A113”, la pelota de Luxo Jr. y, por supuesto, la camioneta de entregas del restaurante Pizza Planet. Hasta Mark Andrews y Brenda Chapman se las ingeniaron para meterla en “Valiente” (Brave, 2012), a moso de figura de madera. Los realizadores de “Toy Story 4” fueron un poco más allá, convirtiendo este ‘huevito de pascua’ en un tesoro para los fans. Jonas Rivera pensaba guardarse el secreto, pero anticipó que debemos mirar con atención los tatuajes de todos los empleados de la feria. *Guiño, guiño.

La camioneta se puso escurridiza

CASI ATENDIDO POR SUS DUEÑOS

No sabemos si Margaret (June Squibb), la dueña de “Second Chance Antiques”, tiene algún parentesco con la gente de Pixar (seguro que sí, a estos nerds no se les escapa nada), pero la tienda de antigüedades -además de su infinita cantidad de easter eggs- guarda otra simpática referencia. Si echamos un vistazo a la entrada del local, ahí se puede leer “Est. 1986” (establecida en 1986), justamente, la fecha oficial (3 de febrero de 1986) en la que el estudio de la lamparita se fundó como tal, después de que Steve Jobs adquiriera The Graphics Group, la división computacional de Lucasfilm.

 Pixar hace referencia a sus más de treinta años de historia.

¡AQUÍ ESTÁ JOHNNY!

Lee Unkrich dejó un gran legado detrás de sí antes de abandonar su trabajo en Pixar. No sólo participó en las tres primeras películas de la saga  -y se llevó su Oscar por “Toy Story 3” y “Coco”-, sino que plantó un montón de alusiones a su película favorita: “El Resplandor” (The Shining, 1980). Desde la alfombra de la casa de Sid en “Toy Story”, hasta múltiples referencias a la habitación 237, dígito que se repite en cámaras de vigilancia (OVERLOOK R237), la matrícula de un camión de basura (RM237) y hasta un usuario de chat (Velocistar237) en la tercera entrega de la franquicia. Como homenaje a este fanático de Kubrick y gran impulsor de la serie, esta aventura suma un par de nuevos guiños en la dirección de la casa de Margaret (237, claro), donde Ducky y Bunny se imaginan un ataque; y en la incorporación de “Midnight, the Stars and You”, que suena de fondo cuando Woody conoce a Gabby Gabby. Momento terrorífico, si los hay.

El Resplandor nunca puede faltar, miedito

ERROR 502 BAD GATEWAY

Ningún número dentro de la saga está elegido y puesto al azar. Claro que algunos son más difíciles de identificar que otros (como A113), debido a su complejidad o su carácter de “chiste interno” muy interno. Es el caso de RMR F97, número de licencia del automóvil que se lleva a Bo Peep al comienzo de la película, el cual hace referencia a un infame código ingresado por un torpe empleado de Pixar durante la producción de “Toy Story 2”, que eliminó gran parte del producto al momento del render. Este accidente casi provoca la cancelación del film pero, por suerte, una empleada embarazada tenía una copia de respaldo en la computadora de su casa.

Ya echaron a ese empleado, ¿no?

CORTITOS Y AL PIE

Ya hablamos de Tinny y de Luxo Jr., pero estas no son las únicas referencias a los cortometrajes del estudio que hacen acto de presencia en “TS 4”. Por ejemplo, Woody confunde los nombres de las ovejas de Bo Peep, aludiendo a una de ellas como Gus, protagonista de “Parcialmente Nublado” (Partly Cloudy, 2009). Una foto de Geri -el simpático viejito de “Geri's Game” (1997)- aparece detrás de la caja de la tienda de antigüedades, así como su querido tablero de ajedrez; y en los estantes del abarrotado negocio, en el momento en que el vaquero y Duke Caboom van a dar el gran salto, se puede ver una pila de polvorientas cajas de película con títulos como “Lifted” (2006) y “Knick Knack” (1989). Apostamos algo a que hay muchos más.

Viste Luxo, no sos el único que roba cámara

VENGA ESA MANO

Hay franquicias obsesionadas con los miembros amputados. El fetiche del brazo cortado ya es un clásico de sagas como “Star Wars” y varias películas del Universo Cinematográfico de Marvel, pero “Toy Story” no se queda atrás (y eso que es para los más chicos, eh). En la primera entrega, vimos a Buzz luchando con este flagelo en la habitación de Sid. En “Toy Story 2”, Woody pierde el suyo más de una vez, pero Andy lo vuelve a poner en su lugar con mucho cariño. En este caso, es Bo Peep la que casi le da un infarto a su querido sheriff cuando una de sus extremidades de porcelana se desprende de su cuerpo. Aparentemente, la “herida” ocurrió tiempo atrás, pero ella lo soluciona con astucia y un poquito de cinta adhesiva.   

"Todas las manos, todas"

 ¿Los encontraron?  

En esta nota:

Comentarios