Deportes historias de cancha

El hincha con cáncer que cumplió su sueño y volvió a La Bombonera

La foto que recorrió las redes sociales el último fin de semana tiene una historia detrás que emocionó a los hinchas de todos los equipos, cruzando fronteras. En Filo.News conocimos la emotiva historia familiar.

Gabriel junto a su papá Eduardo│Foto: Gabriel Martín

Gabriel junto a su papá Eduardo│Foto: Gabriel Martín

Por: Agustina Lascano

La cancha es un lugar de encuentro. De alegría o tristeza. Pero siempre de pasión. Una pasión que en algunas familias pasa de generación en generación y queda como herencia. Esa herencia que supera cualquier casa o joya. Te deja un sentimiento, un lugar al que podemos ir y sentirnos junto a nuestros seres queridos que ya no están.

"Es un gran mensaje para la gente que está enferma y muestra el poder que tiene el fútbol"

Los que van a la cancha todos los fines de semana entienden ese sentimiento, y los que no pueden llegar a entenderlo con la historia de Gabriel y León Martín, pero sobre todo de Eduardo, el protagonista. Acá no importa el color de la camiseta, lo que nos llegó a los fanáticos del fútbol es lo que puede llegar a hacer la pasión por un equipo.

La foto recorrió Argentina y llegó a otros países donde aman el fútbol tanto como nosotros. Gabriel remarcó que lo único que hizo fue conseguir las entradas, pero que su papá “hizo todo el esfuerzo para volver a ver a Boca una vez más con su nieto” y su hijo. “Eso para mí es un gran mensaje para la gente que está enferma y muestra el poder que tiene el fútbol”.

Eduardo alentando a Boca│Foto: Gabriel Martín
Eduardo alentando al equipo femenino de Boca│Foto: Gabriel Martín

Gabriel Martín (43) fue a la cancha por primera vez a los 11 años con su papá Eduardo (72). En medio de una situación familiar complicada con la separación de sus padres, llegó su bautismo en la cancha. Después de escuchar historias de su abuelo y su papá, el día de su debut en La Bombonera no pudo ver el partido por la emoción que sentía, todo lo que le habían contado estaba ahí. "Fue una manera de acercarnos después de todo lo que habíamos pasado con la separación", contó emocionado Gabriel a Filo.News.

"Lo que lamento es no poder volver a ver a Boca en la cancha otra vez"

A partir de ahí, la cancha de Boca fue su lugar. "Fue un lugar para nosotros", aseguró con firmeza Gabriel y explicó: "Tengo una hermana, y cuando los padres se separan las salidas suelen ser con todos, pero ahí ibamos solo él y yo. Cada vez que pudimos".

Eduardo y Gabriel, ya fanáticos de Boca│Foto: Gabriel Martín
Eduardo y Gabriel, ya fanáticos de Boca│Foto: Gabriel Martín

Pero la situación cambió. En octubre de 2017, Eduardo tuvo un infarto que le dejó solo el 30% del corazón. Meses después le detectan cáncer de próstata con metástasis en los huesos y le diagnostican problemas en el hígado. "A partir de ahí fue cuesta abajo", lamentó su hijo. En octubre del año pasado tuvieron que hospitalizarlo por una infección muy grande. Mientras estaba internado le agarró otra infección que complicó su situación y lo dejó bajo cuidados médicos por un mes.

"Llegó el momento en que me preguntaron 'si deja de respirar, ¿qué hacemos? ¿lo traemos o no?'", contó Gabriel. Desde ese momento no pudieron seguir con la quimioterapia y ahora el cáncer se esparció y se volvió más agresivo.

Recorriendo La Bombonera en familia│Foto: Gabriel Martín
Recorriendo La Bombonera en familia│Foto: Gabriel Martín

Durante los meses que no recibió la quimioterapia, el cáncer avanzó notablemente, pero Eduardo se sentía más fuerte y su hijo aprovechó este momento para llevarlo a "su lugar", otra vez.

Aprovechando la fuerza de su papá, Gabriel se puso en marcha para cumplirle el sueño: "Hace 6 meses, cuando estaba con el cáncer, con el corazón detonado y con el hígado mal, me dijo: 'Lo que lamento es no poder volver a ver a Boca en la cancha otra vez".

Contento por volver a ver a Boca en su cancha│Foto: Gabriel Martín
Contento por volver a ver a Boca en su cancha│Foto: Gabriel Martín

A través de amigos, contactos y buenas personas que lo ayudaron a conseguir dos entradas, llegó el día de ir a La Bombonera: Boca contra San Lorenzo. En la previa jugaba el equipo femenino de fútbol contra Lanús. Eduardo solía ir a ver a las chicas bastante seguido ya que no era socio del club, pero le gustaba seguir a los equipos de Boca así que verlas jugar por primera vez en el estadio Alberto J. Armando significaba un hecho histórico.

Finalmente, Gabriel trabajó en la transmisión del partido de Boca para “Cadena Xeneize” así que Eduardo estuvo acompañado por su nieto León, de 17 años. “Estuvimos tres generaciones en la cancha ese día. Esa vivencia que tuvo mi hijo con su abuelo, fue para mí como la frutilla del postre”.

“El protagonista ese día fue mi papá. Es un titán. El auto lo dejamos a tres cuadras, porque la valla de la Policía no nos dejó avanzar más. Él daba 20 pasos con su bastón y paraba a respirar”, detalló Gabriel.

Tres generaciones en La Bombonera│Foto: Gabriel Martín
Tres generaciones en La Bombonera│Foto: Gabriel Martín

“Mi hijo pudo disfrutar del partido con su abuelo. Y yo lo vi disfrutar a él, en una especie de despedida, pero no del todo porque él es muy positivo al respecto y todavía cree que puede salir adelante. Pero lo tomó como cumplir algo pendiente”.

Fue goleada para el equipo femenino de Boca (5-0 contra Lanús), para el equipo masculino (3-0 contra San Lorenzo) y para la familia Martín, que cumplió el sueño de Eduardo.

Comentarios