Deportes FÚTBOL CON HISTORIAS

Pamela Visciarelli: "Nuestro amor nació en el fútbol y terminamos siendo mamás"

La ex arquera de futsal es una de las escritoras de los cuentos que le dan vida a "Pelota de Papel 3", un libro de relatos escritos por futbolistas mujeres.

Pamela Visciarelli plasmó su historia de amor en "Pelota de Papel" |

Pamela Visciarelli plasmó su historia de amor en "Pelota de Papel" |

Por: Rocío García

La vida es un cuento. Con sus alegrías, tristezas y con lo que cada uno elija ser y hacer. Al igual que todas las personas de este mundo, ellas también soñaban -y sueñan- con escribir el suyo. No de hadas ni de princesas. Sino de esos que hablan de goles y atajadas para el recuerdo, de abrazos triunfales. De pasiones. Por eso, en tiempos en los que el ninguneo y los prejuicios pretenden soplar en contra de los derechos y las libertades, ellas se dieron el gusto de tenerlo literalmente en sus manos. Esas historias que comenzaron a dibujar dentro de las canchas, ahora están plasmadas en papel, en “Pelota de Papel 3”, que ya es un hecho y este viernes 8 de marzo, a las 11, será presentado en el Teatro Astral.

Pamela Visciarelli es una de las 29 futbolistas y entrenadoras que, además de jugar con las manos y los pies, también se animó a hacerlo con las palabras. En una charla con Filo.news, la ex arquera de futsal contó como fue el desafío de jugar este partido.

-¿Cómo te llegó la propuesta para escribir el cuento?

- Soy muy amiga de Belén Potassa y como ella está a mil con los entrenamientos con la Selección Argentina, el trabajo y demás, me pidió ayuda para escribir su cuento. Un día me llamó Juanky Jurado -uno de los productores del libro de cuentos escritos por futbolistas mujeres-, le comenté que la estaba ayudando a Belén y me dice: 'Te llamo porque quiero que escribas el tuyo, que vuelques tu historia con Mariana o lo que quieras escribir para Pelota de Papel 3'. Fue una total sorpresa".

Pamela está casada con Mariana Blanco, que es directora técnica nacional de futsal, y ambas son mamás de Juana y Eva. Por eso, la ex jugadora de River y San Lorenzo solo necesitó mirar la familia que construyó para inspirarse y escribir "Pasional", su obra dentro del libro.

Instagram @pamviscia

“No me costó para nada. Después de que me llamó Juanky me dormí pensando en cómo plasmar la historia que construimos con Mariana. Me acuerdo que estaba dándole la teta a Eva y la historia salió en una libreta muy chiquitita. Así como lo pensé y soñé esa noche, salió", contó.

A diferencia de todo lo que comparten diariamente, en este caso, Pamela la hizo esperar como nunca a Mariana para dejarla leer el cuento. "No se lo dejé leer hasta que fuimos a la librería a comprar el libro. Esa noche, después de que se durmieron las nenas, se sentó, lo leyó y lloró de la emoción. Fueron muchos años en los que pasamos muchas cosas. Mariana se emocionó porque revivió cada una de las inyecciones que se tuvo que poner para poder ser mamá, los momentos en River en los que estaba dirigiendo y le sonaba la alarma que tenía en el bolsito para ir a ponerse la inyección. Cuando lo leyó, fue recordar cada una de esas cosas y revivir los momentos más hermosos que tiene una relación", sostuvo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

#PelotadePapel3 ��✊���� #dosmamas #MatrimonioIgualitario #familiashomoparentales #JuanaYEva

Una publicación compartida por Dos Mamás �� Pamela Visciarelli (@pamviscia) el

Y añadió: "La ley de matrimonio igualitario y de fertilización asistida nos hizo las cosas más fáciles. Veníamos probando todos los tratamientos y Mariana no lograba quedar embarazada. La ley nos ayudó muchísimo porque estábamos cansadas mentalmente y de poner el cuerpo. Por eso, el momento de leer el cuento fue una emoción inmensa".

Visciarelli desea con fuerza que en un futuro no muy lejano las chicas que se embarcan en la aventura del fútbol femenino "no tengan que estar peleando batallas que ya en el 2019 deberían estar superadas".

Y con esa misma energía, agradece haber tenido la posibilidad de contar "una historia de amor que comenzó en el fútbol y terminó en un sanatorio siendo mamás por segunda vez”.

Al fin y al cabo, la vida es un cuento y merece ser contado. ¿Por qué no?

Comentarios