No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Espectáculos

La felicidad de Lío Pecoraro tras vacunarse contra el coronavirus

Al estar inmunosuprimido el periodista no sabía si iba a poder vacunarse. 

La felicidad de Lío Pecoraro tras vacunarse contra el coronavirus

La felicidad de Lío Pecoraro tras vacunarse contra el coronavirus

Luego de recibir el trasplante de médula que le donó su hermana tras ser diagnosticado con Leucemia, Lío Pecoraro está feliz tras haber recibido la vacuna contra el coronavirus. 

Acá estamos, dimos batalla porque lo decretamos, lo sanamos y lo ganamos definitivamente. Y acá estoy, cumpliendo casi cinco meses de trasplante el domingo, un día antes de mi cumpleaños”, empezó diciendo  en diálogo con Juan Etchegoyen.

En esa línea contó que recibió la vacuna contra el coronavirus: “Me di la primera dosis de AstraZeneca y me voy a hacer los anticuerpos en quince días. Los trasplantados, de cualquier tipo de órgano, somos personas inmunosuprimidas que tomamos una medicación para que el cuerpo no rechace al órgano, más allá de que la médula sea algo distinto”.

“Mi médico me señaló que la médula es uno de los trasplantes más delicados, más allá de que el proceso sea uno de los más sencillos. Yo había hablado con una chica trasplantada que se vacunó, entonces yo muchas veces le preguntaba al especialista si me podía vacunar y él me decía que no era recomendable ya que al estar inmunosuprimido no sabían si podía generar anticuerpos la vacuna”, agregó.

“Y ahora me dijo que, mes más o mes menos, estábamos en condiciones de vacunarme. Gracias a Dios, por mi edad y por todo, agradezco haberme podido vacunar. Me emocioné”, señaló agradecido. 

Para cerrar expresó: “No tenía miedo de la vacuna, fue como tomar un vaso de agua después de todo lo que pasé. Nada podía hacerme sentirme más difícil o complicado después de la situación que yo atravesé. ¿Qué me iba a agarrar? Un poquito de tos, un poquito de fiebre, un poco de dolor de cuerpo. No es nada con lo que yo pasé”, cerró.

Comentarios