No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Género DÍA DE LA MUJER

“Nosotras Paramos” un precedente feminista: Primer Paro Nacional de Mujeres

En el marco del Día Internacional de la Mujer, Filo.News conversó con las periodistas feministas Ximena Espeche, integrante del Colectivo Ni Una Menos, y Marcela Ojeda, sobre los avances y la implicancia del histórico 19 de octubre de 2016. 

Primer Paro Nacional de Mujeres: reunidas contra la violencia machista

Primer Paro Nacional de Mujeres: reunidas contra la violencia machista

Por: Antonella Morello

Al grito de “Nosotras Paramos”, las mujeres salieron a la calle en un día que la prensa recordaría como el "miércoles negro". Muchas de ellas vestidas con una indumentaria oscura, paraguas en mano y a manifestarse. Era tiempo de que "dejen de matarnos".

El 19 de octubre de 2016 se asentó un precedente en la historia argentina en términos de lucha de género. Luego del imparable estallido "Ni Una Menos" el 3 de junio de 2015, las mujeres decidieron volver a concentrarse, cansadas de la violencia machista y la impunidad de femicidas en un Estado ausente.

El movimiento se preparó. Fue cuestión de días organizar la convocatoria. El caldo de cultivo fue claro: a partir del 1 de octubre de ese año -hasta la fecha del paro- se registró un femicidio por día. Sin embargo, uno en particular hizo temblar al país por su crueldad y cobertura mediática: el asesinato a Lucía Pérez.

El 3 de octubre -tomando como referencia el paro de las islandesas en 1975- diversas mujeres polacas se organizaron en una huelga para detener el plan para criminalizar el aborto voluntario e involuntario. No casualmente esta idea resonó en la Argentina. Colectivos feministas y sindicales no dejaron pasar la oportunidad: Ni Una Menos convocó a una asamblea con el fin de determinar qué hacer. El 13 de octubre las presentes estaban listas para debatir.

Primer Paro Nacional de Mujeres | Foto: NA

Finalmente, el 19 de octubre cientos de personas colmaron el obelisco para marchar hacia plaza de mayo bajo el lema "Nosotras paramos" en lo que se recordará como el Primer Paro Nacional de Mujeres.

"El Primer Paro Nacional de Mujeres y disidencias es además el primer paro contra el gobierno de Cambiemos. Se plantea como herramienta necesaria a poco de la represión en Rosario durante la marcha de cierre del ENM, y tras la muerte de Lucía Pérez. En la semana previa, se realizaron las asambleas y se decidió realizar una huelga, para retomar esta herramienta de lucha del movimiento feminista", afirma a Filo.News la periodista e integrante del colectivo Ni Una Menos, Ximena Espeche.

"Muchas nos sumamos a salir a la calle movilizadas, sensibilizadas, llenas de bronca y enojo con el femicidio de Lucía Pérez, en la ciudad de Mar del Plata. Nos encontramos todas en el obelisco. Maravillosa imagen de decenas de paraguas abajo de la lluvia. Fue sin lugar a dudas el prólogo de la ola que vino después pero también consecuencia del enorme trabajo del feminismo y del movimiento de mujeres en la Argentina", añade por su parte la periodista feminista y partícipe del primer Ni Una Menos, Marcela Ojeda.

La implicancia del paro

¿Qué conlleva dejar de lado las actividades, el trabajo y salir a la calle para defender sus derechos, el de sus compañeras y el de las minorías? Las periodistas responden.

"Paramos porque nos están matando, y el gobierno en lugar de activar estrategias de cuidado, políticas de prevención, nos reprime y criminaliza la protesta", sostiene Espeche.

"El paro -la huelga con movilización de mujeres, lesbianas, trans y travestis- es una herramienta política sustanciamente potente para exigir se valore la vida y el trabajo de todas las mujeres y disidencias. Ocupar el espacio público, ese mismo del que nuestros colectivos han sido excluidos históricamente, visibilizar nuestras luchas, pero también nuestro trabajo no remunerado son, en mi opinión, las banderas más revolucionarias que tiene nuestro movimiento. Personalmente, participo de una convocatoria internacional denominada Huelga Mundial de Mujeres, que impulsó la activista anglo Selma James a partir de la Campaña Internacional por un Salario para el Trabajo en el Hogar, y cuyo lema es 'Inviertan en cuidado, no en guerra'. Creo que ese lema sintetiza uno de los preceptos feministas más transformadores del sistema patriarcal/capitalista", considera la integrante de Ni Una Menos.

Primer Paro Nacional de Mujeres | Foto: NA

Para Ojeda, es preciso también visibilizar lo que implica que las mujeres se ausenten en el mercado productivo. "¿Qué significa que no estemos, aunque sea simbólicamente, en nuestros puestos de trabajo? ¿qué significa que hablemos de lo que nos importa, nos moviliza y necesitamos, de lo que día a día hace que interpelemos a los poderes de turno? Somos necesarias: ese es el mensaje", manifiesta y comenta la diferencia salarial que existe entre hombres y mujeres que, incluso esta distinción "se ve casi duplicada en aquellas mujeres que no forman parte de la 'formalidad del trabajo'. Ni hablar de las mujeres que son cabezas de familia y llevan adelante la economía y el cuidado no sólo de sus hijos, sino también de adultos mayores".

La vida después del 19 de octubre

Desde el Primer Paro Nacional de Mujeres al gobierno de Mauricio Macri "el movimiento feminista se ha ido consolidando, desarrollando teoría y praxis política al cuestionando el statu quo", asegura Espeche.

A cuatro años y medio del 19 de octubre de 2016 ¿hubo avances? La periodista feminista e integrante del colectivo Ni Una Menos responde y detalla: "Se logró instalar una batalla cultural imprescindible pero insuficiente si no se amplía hacia todo el sistema capitalista clasista, racista y sexista. Hoy el movimiento feminista tiene el desafío de frenar el avance de la derecha mundial".

El femicidio de Lucía Pérez

El sábado 8 de octubre del 2016 Matías Farías (25) y a Juan Pablo Offidani (43) abandonaron a Lucía Pérez en la guardia de la sala sanitaria de Playa Serena. Estaba sin vida. Dos años después los acusados fueron absueltos de la causa de su asesinato y condenados por venta de estupefacientes. Los jueces Facundo Gómez Urso, Aldo Carnevale y Pablo Viñas responsabilizaron a la víctima.

Lucía Pérez

"El fallo de Lucía Pérez expresa y sintetiza el funcionamiento de un Poder Judicial que carece de formación y perspectiva de género, lo que resulta en el uso de estereotipos de género e interpretaciones de los hechos y las pruebas con un sesgo misógino preocupante. La investigación sobre la víctima, su culpabilización, estigmatización y revictimización fueron utilizados como los principales argumentos para absolver a los imputados del abuso sexual. Si los jueces hablan por sus fallos, ese fallo expresó el descuido y desprecio que la justicia argentina mantiene hacia las mujeres", considera Espeche.

"Creo que todos los asesinatos a las niñas, a las adolescentes conmueven al país", complementa su colega, Ojeda. "A Lucía, ya convertida en víctima de violencia machista se la revictimizó, se la consideró 'una mala víctima'. Eso también está en el fallo. Quienes estuvieron a cargo de ese tribunal, de escribir y dar a conocer la sentencia desconocían cómo es un proceso judicial que tiene a una mujer como víctima sistemática", añade.

"Sin lugar a dudas hay algunos femicidios que tienen mayor visibilidad mediática. La brutalidad de las primeras informaciones en el caso de Lucía nos paralizaron a todas. Desde ese momento, se tomó mucha más fuerza para salir a la calle", recuerda.

 El feminismo en un año electoral

Ese 2019 la Argentina elegiría a sus nuevos representantes del Poder Ejecutivo. Sin embargo, el feminismo y las luchas de género ya se instalaron como temas de agenda, sin discriminar al gobernante. "Ocurrió en 2015 con el histórico Ni Una Menos y va a volver a ocurrir este año en el que la agenda política ya está abierta y atravesada por la legalización del aborto. En abril, se volverá a presentar el proyecto de ley", destaca Ojeda, quien hace hincapié en la necesidad de que se apruebe la iniciativa.

"Ya ni siquiera se trata de estar a favor o en contra, que sea embrión, feto o niño por nacer, es una cuestión de salud pública. El aborto está legalizado socialmente, lo que hace falta es darle un marco legal a los derechos de las mujeres y las personas gestantes", agrega.  

Primer Paro Nacional de Mujeres | Foto: NA

La periodista feminista y partícipe del estallido del 3 de junio de 2015 no pasa por alto los hechos que tuvieron lugar en los últimos meses en provincias como Jujuy y Tucumán, en las que los gobernantes no aplicaron la Interrupción Legal del Embarazo (ILE), a niñas menores de edad, embarazadas, producto de una violación.

"Me parece importante que estemos atentas -como lo estamos siendo- a las niñas que están siendo torturadas de manera sistemática por los Estados. Ocurrió en la provincia de Jujuy y hace unos días en la de Tucumán, que no tienen una ley de Educación Sexual Integral. Niñas que a pesar de estar amparadas por la ley (ILE) son atacadas de manera sistemática por el gobierno provincial, por los responsables en el área de salud y responsables que ya no son 'pro vida' sino criminales que responden a intereses religiosos", indica Ojeda.

Para cerrar, Espeche pone en palabras el rol del movimiento en estos tiempos. "Creo que los feminismos tienen el desafio de exigirles a les candidates un compromiso verdadero con la agenda feminista que, en mi opinión, debe ser fundamentalmente anti-clasista, anti-racista, anti-sexista y anti-clerical. Sin una propuesta que incluya esas propuestas, el feminismo corre el riesgo de burocratizarse y perder su fuerza revolucionaria de transformación", concluyó.

Comentarios