No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Género basta de homofobia

Un diario de Brasil publicó el beso gay de un cómic que había sido censurado

A pesar del intento de censura, las ventas del cómic rápidamente se dispararon y se agotaron. 

Tapa de diario Folha de S. Paulo

Tapa de diario Folha de S. Paulo

El alcalde de Río de Janeiro, Marcelo Crivella, intentó censurar la presentación de un cómic, llamado "Vengadores, la cruzada de los niños", tras considerarlo "inapropiado" para los más niños ya que mostraba a dos chicos besándose.

Frente a este acto de homofobia, el diario Folha de Sao Paulo decidió responder y publicar en la portada del diario una imagen del beso entre el hechicero Wiccano y el guerrero Hulkling -protagonistas de la historieta-, la cual el político y exobispo evangélico intentó ocultar. 

Portada del diario 

El libro iba a ser publicado en la Bienal del Libro, y por orden de Crivella, los organizadores tuvieron que quitarlo de exposición. "Crivella intenta censurar un beso gay, pero la justicia lo prohíbe", escribe el medio en la publicación.

"Una escena surrealista y vergonzosa: inspectores del Ayuntamiento de Río recorriendo la Bienal del Libro para recolectar publicaciones con temas LGBT. ¡Abajo la censura y la homofobia de Crivella!", escribió una diputada brasilera en su cuenta de Twitter.

La acción del alcalde fue repudiada por cientos de fanáticos y fanáticas en redes sociales, bajo el hashtag #LeaConOrgullo; además, las ventas del cómic rápidamente se dispararon y se agotaron.

Pero eso no es todo: el Supremo Tribunal Federal de Brasil se opuso a la decisión de quitar los libros de la Bienal. Justamente, el juez Heleno Ribeiro Pereira Nunes emitió una medida cautelar que no permitía a los fiscalizadores municipales realizar la censura.

Además, el presidente del Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil, José Antonio Dias Toffoli, prohibió que se incauten publicaciones que hagan referencia al colectivo LGBT.

A través de un video en su cuenta de Facebook, y tras el alcance del caso, Crivella argumentó: "No es censura como muchos piensan. El cuidado de los cómics en la Bienal tiene un objetivo muy claro: cumplir lo previsto por el niño y el adolescente. Por eso queremos preservar a nuestros hijos".

Lo cierto es que la propia organización cultural se manifestó como encargada de darle "voz a todos los públicos, sin distinción, como debe ser una democracia". Después de todo, como debería ser en Brasil y en cualquier lugar del mundo.

En esta nota:
  • Folha de S. Paulo
  • Homofobia
  • Brasil

Comentarios