No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Música

Emanero: "La cuarentena me cayó en una época de composición para mi disco"

Desde Filo.news, conversamos con el artista acerca de el rol de los artistas en cuarentena, sus proyectos y la evolución del Hip-Hop y el freestyle en el país.

Emanero: "La cuarentena me cayó en una época de composición para mi disco"

Emanero: "La cuarentena me cayó en una época de composición para mi disco"

Por: Dante Conti

Federico Andrés Giannoni es el nombre real de Emanero, uno de los raperos y productores más importantes del país.

Nacionalmente reconocido por toda la escena, a Emanero no se le escapa nada: sonidos nuevos, colaboraciones improbables y nominaciones a distinciones de la magnitud de los Premios Gardel.

Recientemente, fue nominado en dicha premiación para la mejor colaboración urbana/trap por el tema de La Queen, "Te Quiero".

En una situación completamente especial, mitad conflictiva y mitad aliviadora para los artistas, desde Filo.news conversamos con él sobre la música en cuarentena, el proceso de desarrollo del Hip-Hop y de la escena freestylera.

¿Cómo viene la cuarentena?

La pregunta obligada, ¿no? (risas). Bien, qué sé yo. Soy del 40% privilegiado que sigue laburando, que tiene ahorros... vivo solo, lo cual lo hace mucho más fácil. Conociendo el panorama general, te diría que bien. Por el momento, para mí, la cuarentena no va a ser más que una anécdota. ¡Por el momento! Se puede poner peor para todos. Si termina dentro de unos meses, ponele dos meses, no va a ser más que un momento donde tuve que usar algunos ahorros. Nada más.

Creativamente, bien. Aprovechando la falta de estímulo externo del día a día en Capital Federal. Estoy más tranquilo y puedo concretar los proyectos musicales. Me cayó justo en una época de composición, de hacer canciones para mi próximo disco. Por otro lado, me tiró un montón de proyectos abajo: tenía una gira en España del 20 de abril al 10 de junio y cayó justo, justo, justo en el peor momento de España, las fronteras cerrándose.

¿Se va a reprogramar en algún momento?

Supuestamente para el año que viene. Todos los festivales dijeron que se hace el año que viene. No con las mismas fechas, cada uno encontrará la que le quede cómodo según el venue donde se llevaba a cabo y hay que ver cómo se cuadra. Pueden ser más, pueden ser menos. También hay que ver si los festivales mantienen el line-up porque las cosas pueden cambiar artísticamente. Pueden pasar mil cosas. Por el momento todo dice que se reprograma para el año que viene.

Otra pregunta obligada: ¿qué pasa con los artistas en cuarentena?

A mí me dio un poco de gracia la primera semana de cuarentena, que todos los artistas estaban haciendo shows en vivo por streaming y era tipo "Che, paren un poco". Quemaron el recurso al toque. Obvio que siempre desde la buena onda y tratar de hacer, ¡pero no quemen el recurso tan rápido boludo! ¡Tranqui! Es un momento donde tenemos que dejar que trabajen las canciones por nosotros. Dejemos que la gente escuche lo que quiera escuchar. No atosiguemos. Habían más vivos en Instagram que gente mirándolos. Llegaban las 8/9 de la noche y tenía la parte arriba del Instagram con quince vivos.

Hay un rol de los que generan contenido: youtubers, músicos, actores. Es un momento de tranquilidad sin tanto estímulo externo para poder llevar a cabo algunos proyectitos que quizás tenías en la cabeza y que nunca te sentaste a hacerlos. Yo me tardé un tiempo en ponerme a hacer algo como "contenido de cuarentena", que fueron los acústicos. Estuve casi un mes y medio sin hacer nada y también entendiendo que la cuarentena no es una competencia de productividad para los artistas. Podés estar apagado haciendo nada: no tenés que obligarte a crear porque sí. Si no te sale no te sale. Es arte.

El 25 de junio sacaste "Como vos lo hacés".

Es la primera canción de lo que va a ser mi próximo disco. Es la canción que más resume y que mejor cuenta a nivel sonoro lo que estoy buscando y hacia donde estoy experimentando. Mis discos, para mí, siempre son experimentales. Siempre hago, ahí, cosas nuevas, me pongo a prueba a mí mismo. Esta canción resume muy bien eso. Tiene dos momentums específicos: el estribillo superfunk, electrónico, duro, housero, y la estrofa es más R&B clásico-electrónico. Es una canción que estoy supercontento de haberla lanzado con un video espectacular. Agradezco haber depositado la confianza en Pato y en Toto, los dos que lo dirigieron y que entendieron muy bien la canción. Le buscaron una vuelta visual que me encantó. Generemos una especie de historia que va a tener continuidad en otro videoclip.

¿Hay alguna fecha estimada para tu próximo álbum?

No, la idea es sacar dos singles más y un disco a fin de año. De hecho, este lanzamiento fue arriesgado porque nosotros tenemos que seguir una continuidad. No cortar esto y tardar cuatro meses en sacar otra cosa. Lo sacamos el 25 de junio porque ya empezamos a vislumbrar que se estaban dando permisos para filmar, entonces ya empezamos a pensar en otro videoclip.

Ahora se volvió a poner un poquito dura la cosa. Aparentemente son quince días nada más, así que la idea sería filmar en menos de un mes y programando la próxima fecha de lanzamiento. Pero bueno, dadas las circunstancias nos cuesta mucho poner fechas. Tenemos fechas estimadas, pero no pueden ser exactas porque sería mentirnos a nosotros mismos.

Hay una particularidad tuya y es que, a pesar de ser joven, sos un veterano del rap en Argentina.

Creo que es el rubro en el que estoy. Se rejuveneció mucho en los últimos años. Antes un músico que la venía peleando diez años y que empezaba a tener un buen momento ya iba con 30/32. Ahora un músico que la está recontra rompiendo tiene 20 años o 18. Es gente hipertalentosa desde muy joven.

Creo que a mí me tocó romper muchas barreras y abrir muchas puertas que quizás mucho no lo noten (y está bien, no es algo que se tenga que agradecer o notar). Fui el primer rapero argentino en tener un tema sonando diariamente en la Rock&Pop, una radio muy relacionada con el mundo del rock y no tan amiga, quizás, del género urbano. Esas son puertas que quedaron abiertas y algunos las aprovecharon. A mí me da mucho orgullo y no siento que nadie me lo tenga que venir a agradecer. Yo lo hice por mí.

Pero no es que las abriste y te fuiste, vos todavía seguís vigente.

Sí, porque sigo haciendo música, sigo sacando discos. Trato de evolucionar a mi manera y con mi tiempo, pero trato de evolucionar conforme me dan ganas de hacerlo y conforme el sonido que va saliendo. Nunca fui de "Uy, están haciendo esto, tengo que hacer este sonido aunque no me quede cómodo". Sí, dentro de los cambios que se generan, elegir lo que a mí más me gusta y me dan ganas de hacer. El día que me aburra de hacerlo, no sé si lo voy a seguir haciendo

¿Te pasarías a hacer otra cosa?

No, ni idea. Ni idea. No creo que me aburra de hacer música. Pero lo planteo como algo que, si no me llama o lo hago repitiéndome, terminaré de cumplir con lo que tengo que cumplir y haré otra cosa de mi vida. No lo veo como una opción cercana. Siempre voy a estar renovándome, eso es lo que creo hoy.

Casi obligatoriamente, por venir hace mucho tiempo, viste el proceso de evolución del Hip-Hop en Argentina, ¿qué cosas positivas y negativas encontrás?

Negativas vi muchas. Yo creo que mi generación tuvo como negativo la falta de colaboraciones. Del 2013 al 2015 fuimos varios los que crecimos dentro del Hip-Hop y quizás no colaboramos tanto entre nosotros. Cada uno estaba haciendo la suya: no hacíamos shows juntos, cada uno colaboraba con sus amigos. Creo que ahí nos faltó ser un poco más pillos y, si alguno sacaba un tema exitoso, salir el resto a hacer un remix. Lo que hacen hoy los pibes, que lo veo superpositivo. Uno le va bien con un tema, van los cuatro más picantes y le hacen el remix al pibe que no es tan conocido como pasó con "C90" y John C, que al toque fueron Neo, Bhavi y Trueno

Y de positivo, lo de antes: todas las puertas que rompimos, todo lo que hinchamos las pelotas para que esto se convierta en un sonido popular y algo establecido: que no sea un género alternativo, que sea algo propio como el rock y la cumbia. También todo lo que está pasando, que levantó la industria musical.

¿Pero qué es lo que cambió precisamente en esa mentalidad?

No pienso hacer una crítica con esto. Cuando venían los raperos españoles, no se involucraban en lo que sucedía acá: venían, tocaban y se iban. Y está bien, yo lo he hecho. No estoy obligado a nada, pero ese es ejemplo que nosotros teníamos. Como mucho, como muy bondadoso, elegir un telonero local, tomar un trago en el camarín y volverte a tu ciudad.

La diferencia muy grande y que le sirvió de ejemplo a los que están pegados es cuando vino Bad Bunny a hacer los Luna Parks, que invitó a toda la escena argentina a cantar con él en el escenario. No a hacer de teloneros. A cantar con él una canción. Eso, si tengo que ser honesto, no pasó con el Hip-Hop antes. Es distinto tener a un artista al lado tuyo que invitarlo a telonear.

Tenés varios tipos de público, pero hay dos muy marcados: el que solamente quiere ver el show por el que pagó la entrada y le genera ansiedad al telonero queriendo que termine rápido y tenés al que dice "Mirá qué piola, pagué una entrada y estoy viendo dos bandas, voy a escuchar a este artista a ver qué onda". Trasladar el teloneo a algo orgánico es complicado.

Me hacés acordar a las batallas de freestyle. Al rapero que va a hacer un show de medio tiempo entre batalla y batalla lo liquidan en el chat y en el lugar.

He visto a artistas importantes tocar en batallas y que nadie les dé bola. El porcentaje de desinterés es mayor. 

¿Y qué onda el proceso evolutivo del freestyle?

Fue un fenómeno que fue dando pasos muy, muy, muy seguros. El típico ejemplo del boca a boca, que primero son veinte, después cuarenta, doscientos, mil, tres mil... y fue así. Año a año iba creciendo y era muy difícil que no explote en algo supersarpado. Además tiene la particularidad de que es como el fútbol, que no necesitás más que una pelota, un descampado y ya podés ser el próximo Messi. No es como tocar el piano, que tenés que comprártelo, ir a clases... no tenés que invertir nada en el freestyle. Es simplemente mostrar tu talento y probarte.

Salvo por algunas ocasiones particulares, no se te ve metido en el mundo del freestyle, ¿hay algún motivo?

Porque no lo hago. No es un mundo en el que te metés si querés meterte. Tampoco me gusta ser sapo de otro pozo. Fui jurado donde me invitaron amigos míos y fui por eso, pero si no, no. No quiero hacer carrera adentro de un mundo de algo que yo no hago. Yo no hago freestyle. Sí lo conozco. Voy a batallas desde el 2006 y nadie me lo va a venir a contar, pero creo que para ser jurado es muy importante que hayas sido freestyler. Yo siempre que fui de jurado aclaré que iba a juradear lo que yo podía juradear: el estilo, la fluidez.

¿Y si te llaman FMS o Red Bull?

Si es una aparición y ya, sí. Ahora, si tengo que viajar con FMS por todos lados... se me complicaría un poco más por mis shows. Tendría que ser un año muy específico en el que decida laburar de eso y no de hacer canciones, ponele. Pero en el caso de Red Bull quizás es más fácil, porque es ir ese día y ser jurado. Tenés que hacer las clasificatorias, pero no es tanto. No sé cómo lo tomaría el público, ¿viste? Porque el público del freestyle es muy exigente con eso y quizás no les cabe que alguien que no hace freestyle venga a ser jurado. A veces no hay tan buena onda, de hecho en Misión Hip-Hop he tenido comentarios negativos en redes.

Con respecto a la "censura" en el freestyle, ¿qué opinás?

Yo creo que censura es otra cosa. Al jurado le dijeron "No tengan en cuenta esto". No le están diciendo a la gente "No digas eso"... ¡decí lo que quieras! El jurado no lo va a tener en cuenta. Se agrega una complejidad extra. Es como decirme que, cuando les ponen palabras para rimar, también es censura. Antes no existía lo de las palabras. Creo que esto del jurado de no tener en cuenta comentarios homofóbicos, discriminación o ese tipo de cosas es una complejidad extra para el que está haciendo freestyle. Tendrá que encontrarle la vuelta y no caer en esos terrenos tan fáciles.

Es difícil, también, como jurado, restar puntos cuando alguien tira un punch y lo festeja todo el estadio. Porque si todo el estadio se lo festeja y después ese chabón pierde porque no sumó puntos... queda raro. Es algo que va a ir cambiando de a poco y no se puede forzar. El freestyle es un reflejo del publico que va. No hacerle caso a la ovación del público, me imagino, debe ser complicado. Es difícil que no se vea arrastrado en su votación por la reacción del público

Es como todo: vos podés querer poner algo a la fuerza, pero si la gente no cambia y no rechaza ciertos comportamientos, va a ser difícil eliminar esas cosas de la sociedad. Vos podés tener un montón de leyes de género, pero si la cabeza de la sociedad no cambia es muy difícil que se respeten. La idea, justamente, es que la cabeza de la sociedad vaya cambiando y sea la sociedad misma la que rechace todas las aberraciones que tenemos naturalizadas.

Comentarios