No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Tecnología

Facebook rastrea a los usuarios que considera una amenaza

Un reporte confirma que la empresa mantiene listas de usuarios que considera peligrosos y monitorea sus actividades

Facebook monitorea a ciertos usuarios de una lista negra

Facebook monitorea a ciertos usuarios de una lista negra

La cadena CNBC reportó que Facebook utiliza sus aplicaciones para monitorear la actividad de los usuarios que el equipo de seguridad considera una amenaza. La lista incluye ex empleados y usuarios que hubieran realizado amenazas directas o indirectas contra la compañía o sus ejecutivos. 

De acuerdo al reporte confirmado por Facebook, la empresa confeccionó una lista llamada BOLO (“Be on the lookout” o “Estar atentos”) que su equipo de seguridad monitorea tanto a través de la aplicación para móviles como las direcciones IP que los usuarios utilizan para conectarse a Facebook.com. 

“Nuestro equipo de seguridad física existe para mantener a los empleados de Facebook seguros,” dijo un representante a la CNBC. “Utilizan medidas estandarizadas en la industria para registrar y resolver amenazas creíbles de violencia contra nuestros empleados y nuestra compañía, y reenvían estas amenazas a las fuerzas de seguridad cuando es necesario.”

“Tenemos un proceso muy estricto diseñado para proteger la privacidad de estos usuarios que se adhiere a las leyes de privacidad de los términos de servicio de Facebook. Cualquier indicio de que nuestro equipo de seguridad ha pasado esos límites es absolutamente falso.

Es verdad que otras empresas utilizan medidas de seguridad similares (y necesarias, considerando las recientes amenazas de bomba en las oficinas de Facebook y el ataque a los cuarteles generales de YouTube), pero ninguna de ellas tiene el poder o alcance de Facebook para rastrear a individuos particulares.

La lista BOLO fue creada en 2008 y se actualiza una vez por semana. Incluye a esta altura cientos de nombres, entre ellos la mayoría de los empleados que han sido despedidos desde entonces. Cuando un nuevo usuario se suma a la lista, Facebook notifica a sus empleados de seguridad con información completa que incluye nombre, foto, ubicación aproximada y detalles de porqué fueron marcados como amenaza.

Personas que hubieran irrumpido repetidas veces en las oficinas o enviado correos electrónicos con amenazas se encuentran listados, pero, de acuerdo al reporte, también quienes hubieran respondido a publicaciones del CEO Mark Zuckerberg o la COO Cheryl Sandberg con insultos a los ejecutivos o la compañía.

Un ex empleado de seguridad contó a la CNBC que dado que lista es interna y no se comparte con otros sectores resulta en situaciones “avergonzantes”. Sucede que muchas veces el departamento de Recursos Humanos contacta a viejos empleados para nuevas posiciones, pero cuando estos individuos llegan no pueden ingresar a la empresa porque se encuentran en la lista BOLO.

Algunos testimonios citan ejemplos en los que el sistema fue efectivo para anticipar posibles disturbios. En 2015 empleados de seguridad identificaron la patente de un vehículo sospechoso que rondaba el campus de Facebook y llamaron a las autoridades, que lo detuvieron por exposición indecente y masturbarse en público.

Sin embargo la tecnología no se utiliza únicamente para combatir amenazas sino también para mantener un control de los empleados. En una oportunidad Facebook descubrió a un grupo de pasantes que en lugar de estar trabajando desde su casa se habían ido de camping. 

Cuando la persona a cargo del grupo notó que no se habían conectado al sistema desde sus computadoras personales, contactó al equipo de seguridad para confirmar que se encontraran bien, pero al no encontrar información relevante en su localización recorrieron sus mensajes privados, donde se describía el plan.

“Había una preocupación legítima por la seguridad de estos individuos,” explicó el portavoz de Facebook al momento de justificar esta invasión a la privacidad. “En cada caso aislado estos empleados no respondían en ningún canal de comunicación. Hay una serie de protocolos que explican cuándo y cómo podemos acceder a la información de los empleados cuando uno de ellos desaparece.”

En esta nota:

Comentarios