Tecnología MACHINE LEARNING

Nvidia presentó una inteligencia artificial que crea rostros realistas

El sistema reconoce atributos de rostros precargados y genera una nueva composición con sus propias características.

Una inteligencia artificial genera rostros realistas

Una inteligencia artificial genera rostros realistas

Nvidia es una compañía conocida por su tecnología aplicada a los procesadores gráficos, pero su departamento de investigación es mucho más abarcativo, e incluye el estudio de lenguajes de programación, machine learning, robótica, procesamiento de video y mucho más.

Esta semana los investigadores de la empresa publicaron los resultados de su nuevo sistema de generación de rostros automático, que utiliza dos caras reales para generar infinitas variaciones a través de la interpolación de los diferentes elementos que las componen. Los resultados son incómodamente realistas.

Como explica el texto publicado, la nueva arquitectura está inspirada en la transferencia de estilo del arte, que permite reconocer ciertas características propias de una obra (pinceladas o estructura narrativa, por ejemplo) y generar una nueva utilizando parámetros similares.

En este caso, el sistema divide cada rostro en diferentes valores de atributos, desde el género hasta la presencia de marcas en la piel, pasando por la composición, la expresión, y la estructura de las facciones, para combinar ambos de forma realista.

Los resultados obtenidos con una aplicación de atributos superficiales | Imagen: Nvidia

Como se puede ver en la imagen superior, los investigadores introducen una imagen de origen (o fuente) de la cual el sistema extrae datos de género, edad, largo de cabello, anteojos y pose, y a la cual le aplica los atributos superficiales de la imagen destino, resultando en una composición que permite identificar elementos de ambas (los lentes de la primera columna o la prenda azul de la última fila), pero que tiene sus propias características.

Los resultados aplicando atributos más profundos | Imagen: Nvidia

Cuando el sistema comienza a incorporar detalles más profundos de la imagen de destino, el resultado también incluye características como el género, el peinado, la forma de los ojos y la boca y los lentes, en el segundo caso. En las composiciones finales se percibe una aplicación casi total de los atributos de la imagen de destino y mínimas variaciones de un modelo a otro.

Se observa entonces que las diferentes escalas de cada uno de los atributos pueden modificar parámetros y ajustar la imagen dependiendo de la necesidad. De esa manera, la inteligencia artificial puede generar variaciones de la misma composición con pelo más largo o de diferente color, con más o menos bello facial, o con accesorios. 

Diferentes resultados en base a la misma fuente (clic para ver) | Imagen: Nvidia

El sistema no solo puede ser utilizado para generar rostros, sino también para arquitectura, animales, paisajes y vehículos, que contienen diferentes elementos propios que pueden ser aislados y aplicados a nuevas creaciones. En la imagen inferior pueden verse algunos de los ejemplos de las creaciones.

Cuartos, vehículos y animales creados con el sistema | Imagen: Nvidia

Los investigadores prometen subir pronto el código fuente y las versiones experimentales del sistema, así como la base de datos de setenta mil imágenes de rostros utilizadas. Será interesante ver qué se puede hacer con este tipo de tecnología, más allá de la generación automática de “extras” para películas o videojuegos.

En esta nota:

Comentarios