Género

3 mitos del amor romántico que tenés que saber para no morir en el intento

En esta nota te contamos por qué es importante desarmar la idea del amor que tenemos como sociedad y cómo, el cuento de Romeo y Julieta, es realmente un peligro. 

Laboratorio del amor romántico. Ilustración digital de Campus Relatoras.(Laboratorio del amor romántico. Ilustración digital de Campus Relatoras.)

Laboratorio del amor romántico. Ilustración digital de Campus Relatoras. | Laboratorio del amor romántico. Ilustración digital de Campus Relatoras.

Por: Paula Gimenez

Este 14 de febrero es el día de los enamorados. Ese momento en el que celebrás ese único y especial vínculo que tenés con tu pareja, que tiene códigos y palabritas tiernis muy parecidas al de la pareja de al lado o la de más allá o a la otra. Es que si bien cada pareja es un mundo, todas repiten maneras, formas y códigos en común con una sociedad que nos enseña a través de su cultura cómo, por qué y a quién amar.

El amor romántico, que nos acompaña desde nuestra más tierna infancia, reforzándose con películas, canciones, novelas de todo tipo tiene, en sus discursos y sus bases, algunos no tan pequeños detalles que lo vuelven muy peligroso. Sobre todo para las mujeres, uno de los sectores vulnerables más violentados del plantea entero. 

Ustedes se preguntaran, ¿qué hacemos con toda esa información bien hater? Bueno. Desde Filo.News te queremos contar por qué nos parece importante desarmar la idea del amor romántico y pedirte que, si estás por regalar flores, bombones o ir a cenar con tu pareja, lo hagas pero entendiendo al menos estos tres mitos que nos marcan y condicionan todos nuestros vínculos amorosos.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Filo.news (@filonewsok) el

1

El amor es para toda la vida

Antes las parejas (así como los electrodomésticos, las casas y los trabajos) duraban para toda la vida porque, claro, no te podías divorciar.

Al feminismo le debemos, entre otras tantas cosas, haber empujado fuerte para obtener este derecho tan preciado para mucha gente que vivía en un pequeño infierno amoroso y no podía escapar.

En 1988, un año después de que separarse y volverse a casar comenzara a ser una opción en nuestra Constitución Nacional bajo la Ley 23.515, explotó en picos de parejas rotas (18.512 sólo en la Ciudad de Buenos Aires).

Hoy, con el nuevo Código Civil y Comercial modificado en el año 2015 que admite el divorcio por voluntad de una sola de las partes y con el feminismo picando en punta y cuestionándolo todo, el número de rupturas matrimoniales en la ciudad de Buenos Aires creció un 41%. 70% de ese número, fueron separaciones de matrimonios de 20 años o más. 

2

Si te cela y te controla, te quiere

El amor romántico propone un juego siniestro en donde la otra persona es, antes que persona, tu pareja. Nos dicen desde que somos chiquitas y chiquitos que los celos son parte de la demostración de amor y ojo porque ahí está la trampa.

Durante el 2018 fueron 259 las mujeres muertas en manos de varones y el 61% de los asesinos eran pareja o ex pareja de las víctimas.

Partiendo de la base de que los vínculos que propone el amor romántico son exclusivamente heterosexuales y teniendo en cuenta que las mujeres hasta hace muy poco (70 años) ni siquiera podían votar, el control es potestad del varón en la mayoría de los vínculos violentos de noviazgo.

Según los resultados de una encuesta de la Defensoría del Pueblo Bonaerense, de 14.620 personas de entre 16 y 37 años, de las cuales el 86% fueron mujeres y el 14% varones, el 64% reconoció que las parejas les controlan preguntando con quiénes están, dónde y qué están haciendo. El 54% sufrió la acusación de haber sido infiel y el 30% denunció que la otra persona le revisa los mensajes del teléfono, un 35% que el otro critica su apariencia y su ropa y que el 29% expresó que su pareja le dice que todo lo que el otro hace está mal, que es torpe o no sirve para nada.

Este tipo de actitudes son persecutorias y nada tiene que ver con el amor sino con el poder dentro de la pareja. Esas situaciones que están catalogadas como violencia doméstica o intrafamiliar, tienen como víctimas mayoritarias a las mujeres.

En Argentina, según la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) que depende de la Corte Suprema de la Nación, durante el primer trimestre del 2018, 76% de las víctimas de este tipo de agresiones fueron mujeres. Los varones afectados representaron el 24% (en su mayoría niños).

Cabe destacar que, además, el 90% de las personas afectadas por violencia sexual también son mujeres y siete de cada diez de ellas son menores de 29 años.

3

El mito de la media naranja

Este mito tiene sentido cuando se ve el cuadro completo. Cuando entendés que a este sistema le sirve que estés incompleto o incompleta, que es funcional al consumo formar una familia para ser feliz y que los 2x1 de los cines son una guachada, cuestionarte esta frase que tantas veces nos dijeron, es una buena manera de amigarte con tu soledad o disfrutar de una pareja lo más sana que se pueda.

Durante toda nuestra vida buscamos a esa persona que nos salve y nos cuentan que el amor todo lo soluciona.

Bueno, no.

No nos falta ninguna mitad, somos personas enteras que no se mueren ni se debilitan por estar solas.

De hecho, durante años creímos que, siendo mujeres, el amor era nuestro único propósito en esta vida, pero la posibilidad de generar un mundo propio, fuera de la pareja, es una buena opción para fortalecernos.

Concentrarnos en nuestras carreras, en nuestras profesiones, intereses o hobbies más allá de con quién salgamos, constituye una nueva manera de relacionarnos con el amor. 

Las parejas violentas, consecuencia del amor romántico, tienen entre sus costados más peligrosos, la pérdida de autonomía y la soledad. Cientos de noviazgos controladores prohíben y hasta castigan que sus parejas vean a otras personas ya sea amigos, amigas, familia, compañeros y compañeras del trabajo.

Esa soledad es violenta y lo único que consigue es aislamiento, dependencia y forma parte de un círculo vicioso muy difícil de cortar. 

Dentro de dicha encuesta realizada por la Defensoría del Pueblo, el 49% de los y las encuestadas sintió que se alejó o perdió contacto con amigos y familiares desde que está en pareja. El 43% aseguró que al otro no le gusta que salga con amigos. Y el 33% admitió que le molesta que trabaje, estudie o haga actividades de manera independiente. 

 

Si sufrís o estás dentro de un vínculo agresivo, llamá al 144 o ingresá a este link con más información de cómo salir de ahí. 

Comentarios