No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad POLÍTICA INTERNACIONAL

AUKUS: la alianza “anglo” que busca contener (y enfrentar) el avance chino

La asociación de seguridad promovida por Australia, Reino Unido y Estados Unidos evidencia desde un primer vistazo la voluntad de contrarrestar la expansión promovida por Beijing en la región del Indo-Pacífico. 

La alianza será integrada por Australia, Reino Unido y EE.UU.

La alianza será integrada por Australia, Reino Unido y EE.UU.

Por: Daniel Maffey

El juego de equilibrios regionales y globales en torno a la República Popular China se está comenzando a reconfigurar y, en este caso, bajo la forma de una asociación de seguridad estratégica entre Australia, Reino Unido y Estados Unidos denominada, a partir de las iniciales de los países, AUKUS.  

Con la motivación de defender de manera conjunta sus intereses en la zona del Indo-Pacífico y frenar la ambición expansionista de Beijing es que, en el marco de una conferencia de prensa simultánea, Joe Biden, el primer ministro británico, Boris Johnson, y el australiano, Scott Morrison, presentaron la iniciativa.

“Guiados por el compromiso compartido con el orden internacional basado en reglas, resolvemos profundizar en la cooperación diplomática, de seguridad y de defensa en la región del Indo-Pacífico, para enfrentar los desafíos del siglo XXI, para lo que anunciamos la creación de AUKUS”, marcó el presidente de los Estados Unidos. 

1

¿Qué significa?

AUKUS: la alianza “anglo” que busca contener (y enfrentar) el avance chino

La alianza AUKUS incluirá a Australia en el selecto club de países con submarinos de propulsión nuclear, un tipo de impulso que permite desplazamientos mucho más largos sin la necesidad de salir a la superficie.

Hasta ahora, solo otras seis Naciones cuentan con esta infraestructura: China, Rusia, Reino Unido, India, Francia y Estados Unidos. Australia será el séptimo y único miembro de este espacio que no cuente, tanto en el plano militar como civil, con un programa nuclear propio.

Osea que, al menos desde lo declarado, Australia no dispondrá de armas nucleares, sino que esos submarinos estarán "convencionalmente armados", pero "potenciados por reactores nucleares" a partir de un hecho histórico, como la cesión del conocimiento por parte de Estados Unidos a la isla oceánica.

Es la segunda vez en su historia que Washington va a compartir el know how de la propulsión nuclear, algo que cuenta con un único precedente en el año 1958 y con un aliado histórico como el Reino Unido.

De momento, Morrison aseguró que aumentará en un 2,2 % la inversión del PBI en Defensa y que espera que el primero de los submarinos esté listo para 2040.

El vínculo Australia – Estados Unidos significa que el primero va a poner fin al contrato otorgado a Francia en 2016 para construir un total de 12 submarinos de propulsión eléctrica diésel para reemplazar su flota de submarinos Collins existente que tienen unas dos décadas de antigüedad.

¿Por qué este viraje? En buena medida porque la escala percibida de la amenaza china en la región del Indo-Pacífico, así como el crecimiento del gigante asiático, ha ido en aumento. En este contexto, los submarinos de propulsión nuclear tienen más atributos que los de propulsión eléctrica básicamente porque cuentan con un mayor alcance, son más rápidos y difíciles de detectar.

2

La condena china y la puñalada francesa

AUKUS: la alianza “anglo” que busca contener (y enfrentar) el avance chino

La República Popular China, bajo la voz del ministerio de Relaciones Exteriores, tardó poco y nada en condenar la alianza de seguridad anunciada, apuntando particularmente al accionar australiano.

En el marco de la conferencia de prensa diaria que el ministerio otorga, su portavoz, Zhao Lijian, planteó que la iniciativa AUKUS solo servirá para alentar una “carrera de armamento” en la región Asia-Pacífico perjudicando “la paz y la estabilidad regional”.

En esta línea es que se puso en duda la percepción y credibilidad del país oceánico considerando que este acuerdo desestima los compromisos asumidos por Canberra sobre la proliferación nuclear.

“Si Australia, como firmante del Tratado de No Proliferación Nuclear y del Tratado del Pacífico Sur como Zona Libre de Armas Nucleares, importa este tipo de tecnología de submarinos nucleares, sus vecinos y toda la comunidad internacional tendrán razones para poner en duda su sinceridad a la hora de cumplir esos pactos”, precisó Lijian.

Con una reacción más visceral fue el ministro de Relaciones Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, quien afirmó que Australia había "golpeado por la espalda" y "traicionado" la "relación de confianza" entre ambas naciones.

El impacto económico supone el cierre de un contrato que sobre el año 2019 estableció una valoración de 56.000 millones de euros y que esperaba, con numerosas tensiones en la implementación y origen de lo acordado, la entrega del primer submarino en 2027.

Además de este punto, desde París existe la percepción de que la nueva alianza margina al país en una región donde dispone de una fuerte presencia territorial y de soberanía. Los resabios coloniales hacen que Francia continúe disponiendo de numerosos archipiélagos e islas como Polinesia y Nueva Caledonia.

Es por esto que la administración Macron ha vuelto a enfatizar la necesidad de una "autonomía estratégica europea" que defienda los intereses y valores del bloque del viejo continente en esta región.

3

Antes y después de China

AUKUS: la alianza “anglo” que busca contener (y enfrentar) el avance chino

Desde lo micro, el anuncio y eventual arribo de AUKUS permite pensar que Beijing contará con la presencia y competencia de un nuevo actor en una región que por capacidad y ubicación le era manejable con holgura.

Reafirma además que después del Brexit y el rechazo al multilateralismo promovido por la administración Trump, Washington continúa percibiendo en el Reino Unido un socio militar clave, quizás en desmedro de la Unión Europea.

Corriendonos de la foto, la película parece dar cuenta de que un mundo nuevo está comenzando a tomar forma, incluso si permanece disfrazado con las ropas de uno quedado en el olvido.

Desde la foto, la formación de una alianza militar con estos protagonistas representa un síntoma de continuidad evidente. Sin embargo, esto perdería el eje de que aunque el propio Biden mencionara a Francia en la presentación de este espacio, la omnipresencia china persigue el multilateralismo diseñado por occidente. 

En efecto, Estados Unidos bajo la administración Biden, así como aliados, perciben la necesidad de adaptarse al nuevo escenario internacional, promoviendo la protección de una “libertad” que desde lo retórico excluye a China y que intenta actualizar con las adecuaciones pertinentes, el comercio global que posibilitó la supremacía norteamericana post Segunda Guerra Mundial.

Comentarios