No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Género sexualidad

Cinco claves para pensar la pornografía con perspectiva de género

En esta nota, analizamos por qué es importante dejar de naturalizar los prejuicios hegemónicos en las relaciones sexuales y te presentamos una nueva app que busca revolucionar la manera en la que consumimos porno, ideal para tiempos de cuarentena.

Pornografía con perspectiva de género(Foto: ilustradora Melodie Perrault - Instagram @melodieperrault)

Pornografía con perspectiva de género | Foto: ilustradora Melodie Perrault - Instagram @melodieperrault

¿Quién nos enseña a tener sexo? ¿qué se supone que es correcto y qué no? ¿quiénes son los protagonistas del deseo? Esas preguntas se vuelven ejes de debate en tiempos modernos, que permiten repensar la verdadera exploración del deseo.

Al momento de tener relaciones sexuales, existe una construcción cultural basada en la naturalización de ciertos códigos y una representación que poco tiene que ver con la realidad. Este mecanismo está impulsado en parte por la industria pornográfica, la cual presenta una mirada dirigida al público masculino y por otro lado por los consumos culturales mainstream.

Esto se puede ver al ingresar a cualquiera de los sitios de internet, con videos protagonizados por mujeres con cuerpos esbeltos, donde se priorizan las fantasías de los hombres y no se tiene en cuenta, por ejemplo, el orgasmo femenino o cómo se vive realmente la masturbación.

Gracias a la incansable lucha del movimiento feminista, esta situación poco a poco está cambiando. Por esa razón, en esta nota te contamos cinco claves para entender por qué es necesario pensar la pornografía con perspectiva de género y te presentamos a Lova, una nueva app que busca revolucionar la manera en la que consumimos porno. 

1

Números y estadísticas de las mujeres en la industria porno

Uno de los mayores prejuicios es pensar que las mujeres no consumen porno. Para combatirlo, te contamos algunos de los datos recolectados por Pornhub, uno de los sitios más populares del área.

Según explicó el sitio, en 2019 incrementó en promedio, en todo el mundo, un 32% la participación de mujeres respecto del año anterior, que implica tres puntos porcentuales.

En Argentina, por su parte, creció un 36% la participación femenina, que se encuentra en tercer lugar de la lista, y la categorías más buscada por las diferentes mujeres fue "Lesbianas". 

“La pornografía no es sólo para hombres. Las mujeres están viendo cada vez más pornografía, lo que significa que están participando con un cierto placer. Estas son buenas noticias porque indican que las mujeres se están haciendo cargo de su sexualidad, descubriendo sus cuerpos e identificando lo que les gusta. Menos vergüenza, menos tabú en torno a la sexualidad femenina, equivalen a más exploración”, aseguró la doctora Laurie Betito, del Sexual Wellness Center (Centro de Bienestar Sexual), el portal de educación sexual de Pornhub.

2

A través de los sentidos: ¿cómo consumimos el deseo?

Mujeres e industria porno

Existe una nueva forma de pensar la sexualidad desde las nuevas tecnologías, que cumplen un rol clave en la distribución y acceso al contenido. 

El erotismo se puede experimentar con la cámara web, donde se construye una realidad virtual. Sin embargo, esa pasión también se puede percibir a través de los diferentes sentidos.

Bajo esa idea nació Lova, una nueva aplicación que llegó para revolucionar la manera en la que consumimos porno. Con diferentes historias, busca motivar la imaginación y poder consumir lo que nos gusta y cómo nos gusta.

La app se encontrará muy pronto en Playstore o Applestore, aunque ya se puede ingresar ACÁ al demo con dos historias especiales para escuchar con auriculares, ideal para tiempos de la cuarentena.

3

¿De qué hablamos cuando decimos “pornografía con perspectiva de género”?

Mujeres e industria porno

Bueno, ya sabemos que las mujeres nos acercamos más y más al sexo. Es por eso que es importante resaltar una nueva tendencia de porno que crece a través de la web y que poco a poco busca derribar todos los mitos que construyó la escena mainstream.

La pornografía con perspectiva de género busca poner a las mujeres como protagonistas del deseo, mostrar lo que nosotras queremos ver y dejar de pensar a los cuerpos como objetos de deseo. Sí, se trata de hacerlo más real, acabar con la cosificación, el sexismo, la ostentación y sometimiento de la mujer.

Erika Lust, directora de cine y pionera en el movimiento de la pornografía feminista, explicó para La Vanguardia que “las mujeres tenemos una fantasía sexual mucho más variada y de múltiples gustos". 

Erika Lust

"El porno en sí es un género muy masculino. Es un género que si lo analizas, lo deconstruyes un poco y observas sus estructuras empiezas a ver claramente que el hombre es el principal protagonista y trata de su placer. La mujer tiene el papel de ayudarlo. Ella es el bello objeto, la mujer de su fantasía, pero no es más que la herramienta para el placer del hombre. Y yo creo que esto es justo la clave, lo que hace que para muchas mujeres sea difícil ver porno porque se sienten excluidas. Porque ¿dónde está el placer femenino? ¿Dónde está mi orgasmo? ¿Por qué no trata sobre la sexualidad de mi vida? Es la reacción que las mujeres, en general, sienten cuando ven porno", añadió para Jot Down.

Desde su rol cinematográfico, cuenta para el medio: "Hay que hacer un cambio general; lo que necesitamos son más mujeres que entremos en el audiovisual como género —porno, comedia, terror o lo que sea— y empecemos a contar nuestras historias desde nuestra perspectiva".

4

Los tabúes que no vemos en el mainstream y la necesidad de ESI

Mujeres e industria porno

“Hasta hace poco tabú e impensable, el orgasmo femenino aparece en el lenguaje cotidiano a partir de los años setenta […] los hombres se han apropiado rápidamente de este orgasmo femenino: la mujer debe gozar a través de ellos. La masturbación femenina continúa siendo objeto de desprecio, como si fuera algo anexo”

El extracto pertenece a "Teoría King Kong", el clásico libro feminista de Virginie Despentes. Como explica la autora, el desafío es ese: pensar en todos los tabúes impensables que no figuran en el porno mainstream.

Según un informe de Archives of Sexual Behavior en 2019, el 58,8% de las participantes —1.008 mujeres estadounidenses heterosexuales de entre 18 y 94 años— dijo haber fingido el orgasmo al practicar sexo con una pareja. Por eso es importante dejar de pensar que las mujeres son un espectáculo para los hombres y priorizar los propios deseos.

En diálogo con La Nación, la sexóloga Sandra López considera que "estamos ante un cambio de paradigma": "Desde hace varios años, hay una notable inserción de la sexualidad como tema en distintos medios de comunicación donde la gente puede consultar con expertos y aprender nuevos conceptos. Creo que se debe a que la curiosidad finalmente le ganó a los tabúes que durante años se fueron construyendo desde prejuicios, mitos y desinformación".

Frente a esta falta de información y el silencio, surge la necesidad de educación sexual e integral, con una perspectiva total y de diversidad sexual. 

"Las producciones mainstream tienen que dejar de repetir los mismos estereotipos y que la mayor parte de la sexualidad gire en torno a dar placer al hombre tiene que dejar de ser así", indicó la actriz porno Maria Riot en diálogo con Filo y advirtió: "Me parece perfecto que se hable de educación sexual, tendría que hablarse todos los días de sexualidad pero cuando asocian porno con ESI, le están echando la culpa al porno de todo lo que no hizo nunca el Estado con respecto a la educación". 

5

Romper con los parámetros establecidos de belleza

Mujeres e industria porno

Uno de los preconceptos que busca derribar la pornografía con perspectiva de género es el estándar de normatividad en torno al cuerpo "perfecto", que responde a un conjunto de estereotipos de belleza instalados en la sociedad. 

El ideal de mujer está construido en base al deseo del hombre, y se inserta en el imaginario colectivo de forma que las mujeres piensen que solo serán "deseadas" si cumplen esos parámetros exagerados. Sin embargo, esta nueva forma de pensar al sexo pone al goce de une misme en primer plano, y no a lo que quieren los demás. 

Tenemos estrías, distintas formas, celulitis, somos humanas y buscamos disfrutar del placer lejos de la violencia que impone el cuerpo hegemónico. 

En esta nota:
  • Pornografía
  • Lova
  • Perspectiva de género

Comentarios