Los tres Torino en La Fortaleza de Berta

Los tres Torino en La Fortaleza de Berta Raúl Barceló

Autonexo

El mejor auto argentino corriendo en tierras alemanas: 50 años de la hazaña de los Torino en Nürburgring

Del 19 al 23 de agosto de 1969, se paralizó el país para seguir la desafiante competencia en Alemania.

Hace medio siglo un grupo de argentinos hizo historia en el circuito más difícil del mundo. De esas páginas imborrables que quedan grabadas para siempre. Tres Torino, nueve pilotos y dos maestros: Juan Manuel Fangio y Oreste Berta.

Juan Manuel Fangio, quíntuple campeón del mundo con la Fórmula 1, supo de la existencia de competencia de las 84 horas de Nürburgring, en Alemania, para autos de turismo.

Los Torino en acción en el Infierno Verde.

Los Torino en acción en el Infierno Verde.

El Chueco, cerebro del proyecto, lo contactó a Oreste Berta, un por entonces promisorio proyectista y desarrollador de autos de competencia, para que se haga cargo de la preparación de los motores.

El objetivo: correr con un Torino 380W de industria nacional.

Y así empezó todo, en la fábrica de Industria Kaiser Argentina en Santa Isabel, Córdoba. Berta no estuvo solo, sino que contó con el mejor equipo que se podía armar en esa época. Un Dream Team para hacer historia.

Una vez que los autos quedaron listos en menos de seis meses, emprendieron viaje hacia el Viejo Continente. En paralelo se fueron eligiendo a los mejores pilotos de la Argentina de entonces y la nómina quedó de la siguiente manera: Rubén Luis Di Palma, Carmelo Galbato y Oscar Fangio, en el Torino número 1; Eduardo Rodríguez Canedo, Jorge Cupeiro y Gastón Perkins, en el Torino número 2; Eduardo Copello, Oscar "Cacho" Franco y Alberto "Larry" Rodríguez Larreta, en el Torino número 3.

Fangio pidiendo calma porque habían empezado a ir más rápido.

Otros tiempos, otra Argentina, pero la misma pasión. No había redes sociales por lo que todo llegaba a través de las transmisiones radiales. Fueron 18 periodistas que informaban en micros de 5 minutos de duración durante cada hora del día y comunicaciones de una hora y media en los tres días y medio que duró la carrera. Se vivió como un Mundial de fútbol, a la distancia, haciendo fuerza por la Misión Argentina, con las radios portátiles encendidas todo el tiempo.

Un solo Torino pudo cruzar la bandera a cuadros. Pero primero se cayeron los otros: en 42 horas de carrera, el número 2 pilotado por Perkins se salió de pista y no pudo regresar, mientras que en la hora 50 fue el número 1 que dijo basta al quedarse sin luces y despistarse siendo conducido por Di Palma. Solamente uno quedó en pie, el Torino número 3.

La caída del Torino número 2.

Con Oscar Mauricio Franco al volante el Torino número 3 con el total de vueltas cumplidas, 334 giros en 84 horas de carrera: fue el auto que más vueltas dio. Una epopeya.

Sin embargo, no resultó el ganador por una sanción que lo retrasó hasta el cuarto puesto, por distintas penalizaciones que sufrió durante la competencia.

Parada en boxes del Torino N°3.

Desconectados de la realidad que se vivió en nuestro país, la Misión Argentina regresó desde Alemania. Cuando llegaron se dieron cuenta, a través de los diarios y el público que los recibió, lo que fue la gesta que lograron en el Infierno Verde con Oreste y Juan Manuel a la cabeza.

Un pedazo de historia de la industria automotriz nacional combinada con el deporte motor. Una hazaña que no deja de escribirse.

Misión Argentina: 84 horas de Nürburgring
En esta nota:
  • Torino
  • Juan Manuel Fangio
  • Nurburgring

Comenta esta nota