No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Cine y Series COBERTURA

Festival de Mar del Plata: guía de las películas argentinas dirigidas por mujeres

En una nueva edición de la prestigiosa ceremonia, te contamos cuáles fueron las producciones nacionales que se estrenaron y que estuvieron creadas por mujeres: de qué se tratan, trailers y una mini reseña de cada una. ¿Cuál vas a ver?

Festival de Mar del Plata: guía de las películas argentinas dirigidas por mujeres(Foto: IMDB)

Festival de Mar del Plata: guía de las películas argentinas dirigidas por mujeres | Foto: IMDB

Por: Micaela Robles

Tras un año pandémico, entre coronavirus y vacunas, el cine nos salva una vez más. Del 18 al 28 de noviembre vivimos y palpitamos la 36° edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, el encuentro internacional producido por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), esta vez con una modalidad mixta presencial y online. 

La Competencia Argentina se puso en marcha con grandes títulos, entre los que se destacan trabajos dirigidos por mujeres como “El perro que no calla” (Ana Katz); “Matar a la bestia” (Agustina San Martín); “Camila saldrá esta noche” (Inés Barrionuevo); “Danubio” (Agustina Pérez Rial); “Estrella roja” (Sofía Bordenave); “Husek” (Daniela Seggiaro). 

En esta nota te contamos de qué se tratan, te mostramos los trailers junto a una mini reseña de cada una, y también te mostramos algunos especiales imperdibles.

1

“El perro que no calla” (Ana Katz, 2021)

Se trata de la sexta película de la directora, guionista y actriz, ganadora del premio Big Screen competition en el Festival internacional de Rotterdam (IFFR) y para el Festival de Cine de Sundance. Está protagonizada por Daniel Katz (hermano de la directora) con Julieta Zylberberg, Valeria Lois y Carlos Portaluppi.

La historia sigue a Sebastián, “un joven treintañero que tiene varios trabajos temporales que van y vienen y lo presionan. A través de pequeños hechos puntuales, su transformación se retrata en el contexto de un mundo que también se transforma y coquetea con un posible apocalipsis”, dice la sinopsis.

Es una historia sensible y conmovedora, donde el protagonista apuesta por sobrevivir en medio de una ola de problemas personales, de precarización laboral e incluso eventos inesperados para la humanidad en general -una trama que coquetea con el presente que vivimos con la pandemia de coronavirus, aunque fue escrita mucho antes que eso-. En medio de este mundo en decadencia, reflejado en la película con los planos en blanco y negro, Sebastián siempre apuesta al amor y a la esperanza como horizonte. 

2

“Husek” (Daniela Seggiaro, 2021)

La historia está dirigida por la realizadora salteña Daniela Seggiaro, su segundo largometraje luego de “Nosilatiaj- La belleza” (2012). Como resaltó a Télam es un proyecto “blingüe, es decir, hablada en español y en Wichí lhamtés”, tiene como guionista al escritor wichi Osvaldo Villagra y un elenco de actores y actrices profesionales como también integrantes de la comunidad Wichí, quienes dieron sus primeros pasos en la pantalla grande. 

“El gobierno local planea un millonario proyecto de urbanización en el territorio indígena del Gran Chaco. El programa implica que las familias wichis abandonen sus tierras y modifiquen su ancestral estilo de vida. El niyat Valentino y su nieto buscan impedir que la construcción avance, mientras que, luego de conocerlos en una visita a la zona en disputa, Ana –la arquitecta de la obra– empieza a dudar del proyecto”, dice la sinopsis.

Es un poderoso film que combina el registro documental con la ficción, y que retrata la lucha de las comunidades indígenas por defender sus tierras, su lenguaje, su vivienda, su cultura frente a las violencias que enfrentan. “La palabra ‘husek’ es muy amplia, alberga mucho sentido. Sería como un concepto que alberga lo filosófico, las creencias, la espiritualidad, actividades, siempre en armonía”, dijo Villagra en diálogo con el festival y la directora sumó: “Es quizá lo que más tiene que ser cuidado cuando vienen situaciones de peligro, del avasallamiento de otras culturas a la cultura indígena. Nos parece que es un concepto que subyace en la película”. 

3

“Matar a la bestia” (Agustina San Martín, 2021)

La ópera prima de la directora formó parte del 66º Berlinale Talents Script Station y BAFICI Talents. También de Bolivia Lab, Los Residentes en Paraguay y fue parte de la Competencia de guiones inéditos en el Festival de Cine de La Habana y del Producers Lab en BAL BAFICI. El estreno mundial de la película tuvo lugar en septiembre de este año en el marco de la 46° edición del Toronto International Film Festival (TIFF).

La historia sigue a Emilia, “una adolescente de 17 años que llega a un particular pueblo religioso en el borde entre Argentina y Brasil. Está buscando a su hermano, con quien tiene un oscuro asunto que resolver. Se aloja en la posada del monte de su extraña tía Inés donde, según los rumores, hace una semana apareció una bestia. Según dicen, esta bestia es el espíritu de un hombre malo que habita el cuerpo de distintos animales”, dice la sinopsis.

La película oscila entre lo real y lo mitológico, lo humano y lo animal. Para eso apela directamente a los sentidos, a que le espectadore pueda vivir los paisajes y ponerlos en la piel de la protagonista mientras ella se enfrenta con su pasado. “Que la película esté embriagada de personajes mujeres fue una necesidad desde el inicio. Me parecía que era un capricho completamente justificado. Más todavía porque la historia del cine la escribieron los tipos”, dijo la directora al festival y siguió: “Tópicos como el abuso, el deseo y el miedo –los tópicos de la película– refieren a una experiencia humana. No me gusta pensarla como una película ‘femenina’”.

4

“Camila saldrá esta noche” (Inés Barrionuevo, 2021)

La directora cordobesa vuelve a abordar la adolescencia en sus películas (“Atlántida”, “Las motitos”), esta vez con una historia que también participó de la competencia oficial del Festival de San Sebastián y que está protagonizada por Nina Dziembrowski, Maite Valero, Adriana Ferrer, Carolina Rojas y Federico Sack.

“Camila, una joven platense que se muda a la ciudad de Buenos Aires junto a su familia cuando su abuela enferma gravemente, no solo se ve obligada a habitar un espacio que le es ajeno, sino que debe acatar los mandatos de un colegio religioso y relacionarse con sus compañeros. Su avasallante personalidad y su militancia feminista comenzarán a chocar con este nuevo presente que debe transitar”, dice la sinopsis.

El film toca temas como el bullying, la opresión ideológica de las instituciones académicas, la subestimación, el despertar sexual y la crisis de identidad. Como escenario encontramos la inmensa marea verde y el avance de los movimientos feministas que en los últimos años alzaron sus voces con consignas como #NiUnaMenos en Argentina. “La brecha que hay entre la generación de estas chicas y la mía es muy grande, es la misma diferencia entre lo que pudo haber sido entre mi abuela y mi madre, pero ahora las diferencias no implican tantos años de historia. Es increíble que haya chicas que crecieron con la apertura del velo que se abrió- dijo la directora a Télam y siguió-, se paran ante el mundo con muchas más conquistas y otras por resolver, algunas ganadas y siempre con deudas”. 

5

“Danubio” (Agustina Pérez Rial, 2021)

Se trata de la ópera prima de la directora marplatense, luego de codirigir el cortometraje “Los Arcontes” (2020) junto a Natalia Labaké. El documental histórico cuenta con un guion de Paulina Bettendorff y la voz de Nina Gilmizyanova. 

“En plena Guerra Fría, la dictadura de Onganía organiza el Festival de Cine de Mar del Plata como una manera de mostrar una imagen de apertura hacia el mundo, mientras continúan en el país la represión y la censura”, dice la sinopsis y sigue: “Danubio recrea, desde los documentos y la fantasmática de la vigilancia estatal, la historia de una resistencia secreta: una sociedad cultural de comunistas eslavos creada para infiltrarse en el Festival y establecer contacto con las delegaciones de los países socialistas”. 

La directora nos traslada a los orígenes del festival para contarnos la historia, a través del uso puro y exclusivo de material de archivo audiovisual. A través de la resistencia de les inmigrantes, pone en primer plano la lucha contra la censura y la importancia del cine como herramienta de comunicación y libertad. 

6

“Estrella roja” (Sofía Bordenave, 2021)

La directora cordobesa sorprende con su nuevo documental, el segundo luego de “La suave noche” (2017). A diferencia de “Danubio”, esta película se nutre de testimonios e imágenes que buscan conectar el recuerdo del pasado, la reflexión del presente y la esperanza de futuro. 

“El festejo por el centenario de la Revolución rusa no fue el esperado: el gobierno optó por no realizar actos oficiales y limitar los homenajes al ámbito de las instituciones y, sobre todo, a los museos estatales. Sofía Bordenave se propone desconfinar los recuerdos y devolvérselos a los habitantes”, dice la sinopsis. 

Para eso la película adopta distintas perspectivas. Una es la de Katya, quien vivió los últimos esbozos del acontecimiento y quien recorre los espacios claves en el proceso revolucionario y rescata a partícipes como el científico Aleksandr Bogdánov, autor de un utópico libro de ciencia ficción anterior a la Revolución, que le da el nombre al largometraje. También de jóvenes como Nikita y Karl, quienes exploran Rusia al día de hoy. Cada uno le da cara y voz a la historia, y dejan en evidencia la importancia de luchar por la memoria colectiva.

7

"Una escuela en Cerro Hueso" (Betania Cappato, 2021)

La película de la directora santafesina fue premiada en la sección Generation del Festival de Berlín. Se trata de su ópera prima y es una obra inspirada en la vida real, basado en la historia familiar de su hermano. 

"Ema no habla pero observa, atenta y a su modo, el mundo que la rodea. Después de ser rechazada por 17 instituciones por estar diagnosticada dentro del espectro autista, una escuela rural se ofrece a recibirla para que empiece primer grado. Y hacia allí va con sus padres –muertos de miedo, aunque lo disimulen–, para empezar una vida nueva en un pueblito a orillas del Paraná", dice la sinopsis.

Se trata de un film emotivo e íntimo que, a través de la ficción, destaca la importancia de la comunidad, inclusión y la idea de cómo se construye un hogar. Según observa Cappato en diálogo con el festival, la película entre otros temas habla de "la forma de pararse en el amor frente al desamparo total del Estado en lugares de vulnerabilidad social".

8

"Las cercanas" (María Álvarez, 2021)

La directora de "Las cinephilas" (2017) y "El tiempo perdido" (ganadora de la Competencia Argentina de la 35º edición del Festival), se consagró con su nuevo trabajo como ganadora de la "Mejor Película Argentina en Mar del Plata".

"Nos encontramos con dos estrellas argentinas del piano de las décadas del 50 y el 60: las gemelas Cavallini, quienes a sus 90 años aún conviven en un minúsculo departamento ocupado por fotos, inquietantes muñecos y, por supuesto, un piano", dice la sinopsis del documental.

Con dos mujeres que rompen con estereotipos, y con un vínculo muy intenso, la película habla de recuerdos y cómo el arte cambia nuestra vida para siempre. "La mejor manera de envejecer es en contacto con el arte, con ese mundo superior que les quita peso a las dolencias terrenales que surgen y se van potenciando y acumulando con los años. Envejecer (vivir) con el arte como religión", dijo la directora al Festival.

9

“Atlántida” (Inés Barrionuevo, 2014)

Mención especial para “Atlántida”, que se exhibe en homenaje a Paola Suárez, la productora de cine que falleció este año. Se trata de la ópera prima de Inés Barrionuevo, la directora de la que hablamos un poco más arriba con “Camila saldrá esta noche”, que se estrenó en el Festival de Berlin en 2014.

“En el verano de 1987 en un pueblo de Córdoba, dos hermanas adolescentes, Elena y Lucía, están solas en casa. La menor está enyesada y molesta con fruición a su hermana mayor, que piensa en cómo salir de ese pueblo, para estudiar y para vivir de otra manera, más allá del chisme pequeño de club de pueblo, de la barra del pueblo, de las motitos y la pileta y de quién apretó con quién. También están los chicos que viven y trabajan en el campo, un médico joven, pero mucho mayor que Elena, una conexión entre Lucía y una amiga de su hermana, algunos conflictos por otros lados”, dice la sinopsis. 

La película toca temas como despertares sexuales, identidades, búsquedas y encuentros. Para la directora, según definió a Télam, se trata de “una metáfora del mundo adolescente como un universo idílico o una ciudad ideal perdida debajo del mar”: “Pensaba a los personajes moviéndose a través de un deseo. Hay una cuestión muy sensual entre los personajes. Sobre todo en cosas que son descubrimientos, cosas prohibidas y muchas veces tabú. Me interesaba indagar más sobre el descubrimiento y el deseo que sobre la sexualidad”.

10

"María Luisa Bemberg: El eco de mi voz" (Alejandro Maci, 2021)

También guardamos una mención especial para el documental "María Luisa Bemberg: El eco de mi voz", dirigido por Alejandro Maci, quien inició su carrera como actor y también como asistente de la icónica directora en su película “De eso no se habla” (1993), protagonizada por Marcello Mastroianni, Luisina Brando, Betiana Blum, Roberto Carnaghi, Alberto Segado, Jorge Luz y más.

El documental sigue a la gran pionera de cine femenino en nuestro país, una de las creadoras de la Unión Feminista Argentina y autora de cortometrajes como “El mundo de la mujer” (1972) y “Juguetes” (1978) y películas como “Momentos” (1980), “Señora de nadie” (1982), “Camila” (1984) -que fue para competir por el Premio Óscar como mejor película extranjera-, “Miss Mary” (1986), “Yo, la peor de todas” (1990). En cada una de ellas cuenta historias donde prioriza el deseo y empoderamiento femenino. 

Es un hermoso homenaje, sigue toda su trayectoria e invita a reflexionar sobre su legado. “A mi nunca me bastó la vida para la cual me habían programado. Ser una mujer de su casa, una buena madre, una buena esposa, una mujer que cuidara su aspecto físico, mundana, siempre me producía como un gran vacío”, decía Bemberg, según recopila el libro “Mujeres, Cámara, Acción”, Rolando Gallego y Catalina Dlugi. Sin dudas, con sus películas revolucionó estereotipos y cánones sociales y culturales para seguir una pasión. 

En esta nota:

Comentarios