No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Actualidad Policiales

10 años para el “destripador” mendocino

El agresor serial de prostitutas acuchillaba a sus víctimas y les robaba. A través de pericias se comprobó que también había abusado de una mujer en Godoy Cruz.

El atacante contactaba a sus víctimas por Whatsapp y luego las acuchillaba.

El atacante contactaba a sus víctimas por Whatsapp y luego las acuchillaba.

La condena de esta semana parece la escena final de un thriller. Corrían los días más calurosos de 2017 cuando la policía de investigaciones comenzó a recibir denuncias: un hombre atacaba a prostitutas del microcentro. Las contactaba por internet, las citaba y les robaba tras atacarlas con un cuchillo.

Figueroa 2
Figueroa sembró pánico en el centro mendocino.

Los casos se sumaban: ya se habían registrado cinco ataques y las autoridades temían que el criminal terminara matando a alguien. Por eso la policía creó un perfil falso de Whatsapp y –simulando ser una trabajadora sexual- logró concretar el 13 de diciembre de 2017 un encuentro en el Mendoza Plaza Shopping de Guaymallén, donde Samuel Figueroa Donoso (28) fue detenido.

Figueroa
El joven atacó por lo menos a cinco mujeres.

El acusado reconoció en un juicio abreviado los cinco robos agravados, una evasión y un abuso sexual simple. Después, la fiscal de Delitos contra la Integridad Sexual Virginia Rumbo le sumó otra causa, ya que tras extraerle muestras de ADN se confirmó que Figueroa también había sido el autor de un abuso sexual con acceso carnal, uso de arma y rapto ocurrido en Godoy Cruz.

La novedad alteró la condena: de los 8 años que se le habían dado el 26 de julio de 2018, ayer el juez pasó a sentenciarlo a 10 años de prisión.

Buscando a Andrea

 

¿Conocés a Andrea? Esa era la pregunta que el agresor serial le hacía a sus víctimas. En un principio se afirmó que tal vez Figueroa pretendía vengar a un hermano que había muerto en manos de una prostituta que se llamaba así. Luego la hipótesis perdió fuerza. Parece que el nombre era solamente una bizarra palabra clave con que iniciaba sus ataques.

Ahora ya no podrá seguir “buscando a Andrea”: Figueroa deberá cumplir diez años a la sombra sin acceder a ningún tipo de beneficio.

En esta nota:
  • el destripador de Mendoza
  • atacante serial
  • condena
  • prostitutas

Comentarios