No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad EFEMÉRIDES

18 de enero de 1988: hace 34 años, Aldo Rico se rendía en Monte Caseros

Estuvo acuartelado tres días en un regimiento correntino, luego de ser beneficiado con la prisión domiciliaria; Rico intentaba imponerse en una interna militar, pero no logró el respaldo que esperaba.

18 de enero de 1988: hace 34 años, Aldo Rico se rendía en Monte Caseros

18 de enero de 1988: hace 34 años, Aldo Rico se rendía en Monte Caseros

El 18 de enero de 1988, tres días después de acuartelarse en un regimiento correntino, Aldo Rico se rendía incondicionalmente ante las tropas leales al gobierno y la cúpula del Ejército. Pero para entender qué fue lo que sucedió hay que remontarse a abril de 1987.

Después de la sublevación de Semana Santa, cuando el presidente Raúl Alfonsín deseó "felices Pascuas" desde el balcón de la Casa Rosada, Rico fue juzgado dentro del fuero militar y permanecía detenido en la Escuela de Suboficiales de Campo de Mayo.

El 30 de diciembre de ese año, el fiscal a cargo de su caso le otorgó la prisión domiciliaria, que debía cumplir en una quinta a partir de ese mismo día. Todo marchaba según lo previsto, hasta que a Rico le informaron que a cambio del beneficio debía pasar a retiro. El militar se negó y se subió al auto, sin revelar hacia dónde se dirigía.

La prensa tenía el dato de la salida de Rico hacia su prisión domiciliaria y había montado una guardia alrededor de la Escuela de Suboficiales de Campo de Mayo. Entre ellos estaba el reportero gráfico Rafael Calviño, entonces trabajador de la agencia Noticias Argentinas, que ese día captó una imagen impactante.

"Estábamos con otros colegas montando guardia para documentar la salida de Rico. Como estábamos lejos del lugar por el que iba a salir, supuse que uno iba a tener una buena foto, así que había previsto con el chofer de la agencia, que era Rubén Catalano, que se preparara para seguir al auto. Apenas salió me subí al asiento de atrás, porque adelante iban Catalano al volante y el cronista, y lo empezamos a seguir. Se armó una caravana donde también iban algunos seguidores de Rico, que fueron haciendo maniobras zigzagueantes para que no pidiéramos seguirlo. Así y todo, en un momento logré sacarle una foto en la ventanilla”, relata a Infobae.

Lo que nunca olvidará ocurrió después: “En el momento que intentábamos seguirlo por la bajada, nos cruza un auto y tenemos que frenar. Rubén frena justo frente al auto que se nos cruza y ahí es cuando una persona, que luego fue reconocida como el teniente primero Alejandro Maguire, nos apunta con un arma. Yo disparo la cámara y saco una sola foto que lo registra. Después intento bajarme del auto para seguir sacando fotos pero justo atrás venía otro auto, de una agencia de noticias internacional, con un camarógrafo, y nos chocó la puerta, así que no pude salir, porque nos quedamos encerrados”.

Foto: NA. | Rafael Calviño.

La foto recorrió el mundo y Calviño fue distinguido con el Premio Rey de España.

El 16 de enero se supo el paradero de Rico: estaba en el Regimiento de infantería 4 de Monte Caseros. Parecía una continuación de lo que había ocurrido en abril de 1987. Sin embargo, todo ocurría en el marco de una interna que su sector mantenía con el jefe del Ejército, el general Dante Caridi, al que quería desplazar.

Con su verdadero objetivo al descubierto, Rico quedó aislado. Sólo recibió el apoyo de tres unidades, en las provincias de San Luis, Tucumán y San Juan. Pero los que realmente buscaba, los de la Brigada Aerotransportada de Córdoba y de los regimientos de Villa Martelli y La Tablada, nunca llegaron.

El Ejército actuó con presteza. Y la madrugada del 18 de enero de 1988, luego de que tres oficiales resultaran heridos por la explosión de una mina en la Ruta 25, Rico supo que no tenía alternativa. Negoció con un oficial que se había mantenido "neutral", el coronel Camilo Colotti, y se rindió incondicionalmente a las 17:30.

Lo trasladaron al Penal militar de Magdalena. Allí quedó detenido junto a otros jefes militares que lo habían secundado en el levantamiento. La segunda rebelión carapintada había finalizado.

Comentarios