Actualidad HISTORIA DE VIDA

2 años sin Matías Kruger, el futbolista de Boca que murió electrocutado en el subte

El joven de 24 años era la gran promesa del futsal argentino. Durante el día entrenaba y por la noche trabajaba haciendo tareas de mantenimiento en un taller de la línea H, donde lo había metido su papá. Un día como hoy pero en el 2016 algo -o alguien-falló y recibió una descarga de 1500 voltios que lo tumbó al instante. 

27 de marzo de 1992 – 7 de diciembre de 2016. Así lo homenajeamos en Filo.News

27 de marzo de 1992 – 7 de diciembre de 2016. Así lo homenajeamos en Filo.News

Por: Stefanía Dommarco

"La madrugada del 7 de diciembre sonó el teléfono de mi casa y me despertó. Atendió mi mamá. Me acuerdo que le pregunté quién era y me dijo ‘equivocado’. A los cinco minutos llegaron mi hermano, la novia, mi papá, mi tio. Me dijeron que Matías había muerto. Eran ellos los que habían llamado antes, para advertirle a mi mamá que estaban viniendo a darme la noticia", así es como recuerda Juliana López (29) el día de la tragedia en la que perdió a su novio y con él, su proyecto de formar una familia. 

Pero ese 7 de diciembre no fue solo Juliana la que sufrió. Cuatro chicos pequeños se quedaron sin su hermano y Alejandro Kruger se quedó sin su hijo.

Matías heredó el trabajo del padre, hacía las mismas tareas de mantenimiento que Kruger mayor, con la diferencia que la línea H tiene dos talleres -ubicados a pocos metros de distancia- y a veces cuando Alejandro estaba en uno, su hijo Matías estaba en el otro... como el día en el que recibió los 1500 voltios.

"Iba con un compañero para el taller donde estaba Mati y cuando estamos llegando sale el supervisor diciendo que Matías se había electrocutado. Ahí se me cayó el mundo abajo", recordó Alejandro en diálogo con Filo.News

"Siento mucha culpa por haberlo metido a trabajar ahí y voy a vivir toda la vida con eso".

Matías Kruger también entrenaba con la Selección Argentina de futsal

¿Accidente o falencia humana?

"La justicia lo dio como que la culpa era de Mati, pero ese dia el supervisor que estaba de turno (por Marcelo Cuttri) cometió muchas fallas", señaló Alejandro Kruger.

El procedimiento en el taller es el siguiente: apenas entra la formación, el que esté a cargo en el taller la tiene que recibir y tiene que cortar la electricidad para que los operarios puedan trabajar. "Ese 7 de diciembre -1.20 de la madrugrada- el supervisor no estaba ahí y la plataforma no estaba en posición para operar, pero una formación ingresó igual al taller y una descarga eléctrica fulminó a Mati".

"Hacia cuatro años que mi hijo trabajaba en el subterráneo, antes estaba en otro sector, pero en el taller estuvo sus últimos dos años", explicó el papá.  

"Sé que Matías estaba preparado para el trabajo que hacía y que no fue un error de él", señaló Juliana.

"Quiero seguir luchando para lograr justicia, pero yo soy delegado en el subte y sé que esto se transformo en una cosa política. Es difícil tirarse contra un monopolio que es Metrovías y contra el Gobierno de la Ciudad", continuó el papá.

"Debería cambiar de abogado, pienso que él, que es quien nos debería defender, tranzó con ellos. Mirá lo que pienso", se cuestionó.

Matías con la camiseta número 6, jugaba de ala-pívot y su último equipo fue Boca Juniors 

Sueños sin cumplir 

  • Tener su casa propia y mudarse con su novia

"Matías quería comprarse su casa y tener una vida normal" aseguró el papá. Y el joven de 24 años estuvo a punto de lograrlo. Tenía aprobado un crédito hipotecario y fecha de mudanza con la novia para enero, pero el destino no se lo permitió, a ninguno de los dos.  

  • Conocer Disney

“Esa noche antes de irse al taller pasó por mi casa a buscar comida, porque yo vivía cerquita de ahí. Agarró el tupper, me dio un beso y se fue. Instantáneamente volvió a entrar y desde la puerta me dijo 'mañana saco los pasajes, nos vamos a cumplir nuestro sueño a Disney'. Me quedé con esa noticia yo, muy sorprendida y me fui a dormir", recordó Juliana. 

"En un momento me desperté miré mi teléfono y no tenía ningún mensaje de Mati. El siempre me hablaba por la noche o me avisaba cuando llegaba a la casa por la inseguridad y el horario extraño que manejaba, después yo lo leía cuando me despertaba. Como esa noche no tenía nada, le mandé yo... y nunca respondió, obviamente", se lamentó quien fue su novia durante un año y medio. 

Seguir adelante 

"Esto no se supera. Uno lo va llevando en el dia a dia. Hay momentos que uno está un poco mejor, otros peor. Tengo 29 años y me cerré al amor. No pienso en formar una familia. Se que tengo una vida por delante y quizás el dia de mañana pueda estar con una persona, a lo mejor cuando aparezca la indicada. Desde el día uno estoy con psicólogo y todavía sigo -con menos frecuencia- pero tengo mucha fuerza", resaltó Juliana López.

"Las fechas a mi me pesan mucho y yo soy de demostrarme que estoy bien delante de todo el mundo. Tanto el cumpleaños como el aniversario prefiero estar sola, tranquila. Encima es cerca de las fiestas".

Matias y Alejandro Kruger

"Es una cagada en vida. Mi señora está con tratamiento psicológico y pastillas, que eso la tiene mas o menos sedada", confesó Alejandro. 

"Sigo por mi familia, por mis dos hijos mas chiquitos (de 7 y 13 años) y por mi mujer. Pero hay dias que no tenes ganas de nada. No se lo deseo ni a mi peor enemigo. Es una herida que nunca se va a cerrar".

"Me siento muerto en vida", Alejandro Kruger. 

27 de marzo de 1992 – 7 de diciembre de 2016

Joan, es el anteúltimo hermano del clan Kruger y hoy tiene 13 años. Cumple años el 6 de diciembre y el año de la tragedia él estaba organizando su festejo con la ayuda de Mati y estaba todo organizado para realizarlo el 8 de diciembre. Pero su hermano falleció el 7.

"Ni él quiere festejar su cumpleaños ahora. Lo extrañan se ponen a llorar, es duro", explicó el papá. "Hay que seguir, pero para afuera", concluyó.

En esta nota:

Comentarios