Actualidad

Asesinatos, violaciones y torturas, las otras acusaciones contra el Chapo

El jurado popular que declaró culpable al capo narco escuchó relatos macabros de testigos y víctimas que van mucho más allá del contrabando de droga. Historias de violencia sexual, torturas y crímenes horrendos.

El "Chapo" Guzmán, culpable

El "Chapo" Guzmán, culpable

El mexicano Joaquín Guzmán Loera, conocido como "el Chapo", es el mayor traficante juzgado por la justicia de Estados Unidos, que este martes dio un paso clave para una condena a prisión perpetua.

La fiscalía que llevó adelante las acusaciones en su contra logró probar que el ex líder de cartel de Sinaloa, de 61 años, apeló a recursos muy violentos para consolidar y mantener su poder.

Al Chapo, otros traficantes también lo llamaban "El rápido", por la velocidad con la que lograba mover los cargamentos de cocaína hacia Los Ángeles y hubo quienes lo apodaron "Arquitecto", por el diseño exquisito de los túneles que construyó para pasar la droga.

Tiros a los traidores y "vitaminas"

Guzmán cuando fue entregado por México a la justicia de Estados Unidos

Uno de los testimonios más truculentos que se oyeron durante el juicio fue el de Isaías Valdez Ríos, un exguardaespaldas de Guzmán. El hombre reveló la saña con la que el Chapo atacó a varias de sus víctimas. 

Detalló el caso de dos "traidores" que abandonaron el cartel de Sinaloa para sumarse a Los Zetas. Según declaró, fueron ejecutados por el jefe con sus propias manos. "Joaquín todavía los estaba golpeando con una rama y su arma, pero sus huesos ya estaban totalmente rotos y no podían moverse", describió con crudeza.  

Habló además otro hombre al que el Chapo quemó con un hierro incendiado y tras pasar varios días encerrado, lo llevaron con los ojos vendados a un cementerio, lo interrogaron y el propio Guzmán le disparó con su arma.

"El hombre todavía estaba jadeando cuando fue arrojado a un pozo y enterrado vivo", según relató el exguardaespaldas de Guzmán.

A su turno, Jesús Zambada, otro de los antiguos colaboradores de El Chapo, contó ante el jurado que su jefe ordenó matar a tiros a Rodolfo Carrillo Fuentes por no devolverle el saludo. Lo balearon al salir de un cine con su esposa.

Otro testigo contó cómo Guzmán violó a varias jóvenes, algunas de ellas menores de edad, adolescentes de 13 años a las que el capo de las drogas consideraba "sus vitaminas". En la acusación contra el capo de las drogas, se habló de al menos 26 abusos sexuales, aunque los investigadores sospechan que fueron muchos más. 

Puede fallar

Jorge Cifuentes se convirtió en el principal proveedor de cocaína del cartel de Sinaloa. Y mientras cumplía una condena en prisión, se ofreció al Chapo como sicario para asesinar a un traidor. Pero no lo pudo cumplir, aunque lo intentó.

Le contrabandearon una pistola, un cuchillo, una granada y algo de cianuro. Cuando el fiscal le preguntó que para qué tanto, contestó que para poder elegir. Y optó por el cianuro: lo arrojó en una de las arepas que su víctima iba a consumir en el desayuno, pero el muchacho se comió solo una, la que no estaba envenenada. Así que lo volvió a intentar activando una granada en la celda mientras dormía. Tampoco funcionó: la cama donde descansaba su "blanco" era de cemento. "Me di por vencido", admitió.

La amante

"Enamoramiento y miedo", así definió Lucero su relación con el Chapo

Lucero Guadalupe Sánchez López fue una de sus víctimas y admitió haber sido amante del ex líder del cartel de Sinaloa. Al declarar, recordó que conoció a Joaquín "Chapo" Guzmán cuando apenas tenía 21 años. Detalló que al poco tiempo fue enviada al triángulo dorado en la triple frontera de los estados mexicanos de Durango, Sinaloa y Chihuahua para comprar marihuana "buena, bonita y barata".

"Hasta el día de hoy yo estoy confundida porque yo creía que era una relación de pareja", dijo en el juicio la mujer que llegó a ser diputada por Sinaloa.

La mujer confesó la forma en la que junto a su amante, en 2014, lograron escapar de la policía al huir por un túnel construido abajo de una bañera en una casa de Culiacán. El Chapo estaba completamente desnudo.

Reveló que estaban en la cama cuando a las tres o cuatro de la mañana despertaron con el ruido de los helicópteros de la policía mexicana. Guzmán la llevó corriendo hasta el baño y, para su sorpresa, activó un mecanismo que levantó la bañera y así lograron fugarse. 

Sánchez López fue arrestada hace más de un año y medio cuando intentaba cruzar la frontera desde México a San Diego, Estados Unidos, y acusada de conspiración para traficar cocaína.

En esta nota:
  • Chapo Guzmán
  • Narcotráfico

Comentarios