No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Actualidad

¿Cómo puede afectar el coronavirus en la economía argentina?

Dólar, acciones y deuda pueden verse afectados por los efectos del brote

¿Cómo puede afectar el coronavirus en la economía argentina?

¿Cómo puede afectar el coronavirus en la economía argentina?

Por: Gonzalo Finlez

Durante los feriados en nuestro país, las finanzas internacionales se vieron fuertemente afectadas por la expansión en la lista de personas y países alzanzados por el virus COVID-19. Los efectos en los mercados fueron muy negativos, con caídas en los índices que operan en Wall Street en alrededor de 3%. Los ADR argentinos, acciones de empresas argentinas que operan en el mayor mercado de valores del mundo, se desplomaron: YPF cayó un 6,8%, seguido por el derrumbe Mercado Libre en 6,7%.

Acciones locales 

 

Este miércoles, los mercados argentinos abren replicando el castigo sufrido en las plazas internacionales: la cotización local de YPF llegó a caer un 9%, mientras que el índice MERVAL opera con caídas de entre 4 y 5 puntos porcentuales. 

En estos escenarios, nos vemos afectados por el efecto llamado “flight to quality”, fenómeno donde las inversiones vuelven a sus casas matrices o a activos seguros como bonos de los países desarrollados. El efecto se caracteriza por la salida de capitales de los países emergentes. El castigo para nuestro país es siempre mayor con respecto al resto de la región en un contexto de mayor incertidumbre nacional como consecuencia del drama de la deuda argentina. 

En esta línea, una venta expandida de los papeles argentinos puede desencadenar un aumento en la “brecha cambiaria”. Con la vigencia del cepo, el dólar oficial no tiene mucho espacio para moverse, pero la cotización de la divisa en la bolsa se mueve en sintonía con las acciones argentinas. De esta forma, la caída en el valor de las acciones argentinas en el exterior repercute en una suba en la cotización del dólar contado con liquidación. 

Soja y dólar mayorista

Pero el sector más afectado por una profundización en la propagación del virus puede ser el exportador. La posibilidad de que el coronavirus continúe expandiéndose sobre China puede llevar a consecuencias cada vez más graves para su economía local. Las caídas en los niveles de consumo, inversión y producción se pueden profundizar y afectar a sus proveedores internacionales. 

Entre ellos se encuentra Argentina, quienes podemos vernos particularmente afectados por la caída en la demanda de soja por parte del gigante asiático. Pero no sólo se trata de un problema de cantidades, sino que el precio del commodity viene cayendo con fuerza como consecuencia de esta depresión en las compras del país oriental. El valor de la tonelada de soja que cotiza en Chicago (el mercado de referencia mundial), viene cayendo desde los casi u$s 347 durante los primeros días del año hasta los u$s 321 de esta semana. 

Mientras cae el precio del principal producto exportable de nuestro país, observamos una devaluación generalizada del conjunto de las monedas de los países emergentes, como consecuencia del fenómeno “flight to quality” explicado anteriormente. Estas depreciaciones generan un efecto de “atraso cambiario” para nuestras exportaciones, ya que el valor de nuestra moneda se mantiene constante. De esta forma, el cepo cambiario genera que nuestras exportaciones sean más caras en el mercado mundial.

Como respuesta a esto, el Banco Central (BCRA) viene impulsando hacia arriba la cotización del dólar mayorista mediante ventas en el mercado. Este miércoles, la autoridad monetaria empujaba el precio de la moneda en 25 centavos. Resta ver si esto repercute en alzas en el resto de las cotizaciones del billete verde. 

Deuda externa

Sin embargo, puede ocurrir un evento positivo para nuestra economía. Las negociaciones encabezadas por Martín Guzmán en Nueva York en búsqueda de un acuerdo alrededor de la deuda argentina pueden verse beneficiadas por el “efecto coronavirus”

Es que la tasa de interés que pagan los bonos a mediano y largo plazo del Tesoro de Estados Unidos viene cayendo sostenidamente. En épocas de incertidumbre creciente, los agentes se resguardan en activos menos volátiles, como el oro o los bonos estadounidenses, los cuales tienen la menor probabilidad de impago a nivel mundial. De esta forma, un alza en las compras de bonos del Tesoro norteamericano repercute en un aumento en sus precios, lo cual concluye en una caída en sus tasas de rendimiento. 

Debido a que la tasa de los bonos del Tesoro de los Estados Unidos funciona como la tasa de interés de referencia para los mercados mundiales, su caída puede afectarnos positivamente. Como es de público conocimiento a partir del comunicado del Fondo Monetario Internacional (FMI) publicado la semana pasada, el Gobierno argentino buscará una quita de la deuda en manos de los acreedores privados. Con una tasa de interés de referencia menor, Guzmán podrá reclamar menores rendimientos para los bonos que resulten de la reestructuración, lo cual implica una quita mayor en el precio de estos papeles

Como se ve, podemos estar frente a consecuencias muy negativas para nuestra economía, de la mano de una desvalorización de las acciones y una baja en las exportaciones. Sin embargo, la caída en las tasas de interés de referencia puede servir como apoyo para Martín Guzmán en su negociación con los acreedores de deuda argentina.

En esta nota:

Comentarios