No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad

Coronavirus: el petróleo se derrumba y anticipa un “lunes negro” en las bolsas

El precio del petróleo sufrió su mayor caída desde la guerra de Estados Unidos en Irak en 1991

Coronavirus: el petróleo se derrumba y anticipa un “lunes negro” en las bolsas

Coronavirus: el petróleo se derrumba y anticipa un “lunes negro” en las bolsas

Las bolsas europeas abrieron este lunes con fuertes caídas, siguiendo la tendencia de las asiáticas. Para Europa, se trata del derrumbe más fuerte en dos horas de comercio desde el 24 de junio de 2016, día posterior al referéndum del Brexit. El miedo al impacto económico de la epidemia del coronavirus y el hundimiento del precio del barril de crudo por la guerra petrolera entre Arabia Saudí y Rusia anticipan caídas generalizadas en todas los mercados del mundo.

Las bolsas de Arabia Saudita y los demás países del Golfo se hundieron a niveles históricamente bajos tras el fracaso de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y Rusia en ponerse de acuerdo por los precios del petróleo, sumado a los efectos traumáticos del coronavirus en las economías del mundo. De esta forma, el precio de este commodity cayó un 30% en cuestión de segundos en la apertura, en los llamados índices de "futuros" de las variantes WTI y Brent. Es la mayor caída desde la guerra de Estados Unidos en Irak en 1991, según informó la agencia internacional Bloomberg. 


 

Una hora después de la apertura de los mercados, el índice que agrupa acciones de los países miembro de la Unión Europea Stoxx600 perdía un 7%, mientras que las bolsas nacionales de Europa caían de manera similar. Gigantes petroleros como British Petroleum o Royal Dutch Shell perdían casi un 20% en su cotización bursátil. La Bolsa de Milán, país fuertemente afectado por el virus, caía un 10%. En Atenas, la Bolsa llegó a desplomarse un 13,5% en la apertura. 

La caída se explica por el miedo a la expansión del coronavirus pero también por el inicio de una guerra petrolera entre Arabia Saudí de un lado y Rusia y Estados Unidos del otro. El viernes pasado, tras una reunión de la OPEP en Viena, el ministro ruso de Energía Alexander Novak rechazó los planes saudíes de recorte en la producción y rompió una alianza de años.

Ryad respondió anunciando que bajaba el precio de todos sus tipos de petróleo para todos sus compradores, decisión que unida a una coyuntura de debilitamiento de la demanda por los efectos del virus, sobre todo en China (14% del consumo petrolero del planeta) hundió los precios hasta verse caídas este lunes del 30% del precio del barril.

De esta forma, el Brent del Mar del Norte, el barril que marca la referencia en Europa, caía el lunes un 26,3% hasta los 33,3 dólares. La mirada está puesta ahora a la apertura de Wall Street y la respuesta que pueda dar el ‘Texas’, el barril que marca la referencia estadounidense.


Luego del intento de la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED) de calmar los mercados a través de una rebaja en sus tipos de interés, Europa espera que el Banco Central Europeo (BCE) actúe en la misma sintonía. El problema recae en que el organismo emisor europeo apenas tiene balas en la recámara después de casi una década de medidas extraordinarias y las tasas de interés en el -0,5%. Los inversores corren hacia lo seguro. El bono alemán a 10 años, el de referencia en Europa, marcaba este lunes -0,8%. Es decir, los mercados le pagan a Berlín un 0,8% por prestarle dinero.

En esta nota:

Comentarios