No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad

Duki: "Extraño sorprender y ser el desconocido que llegó y explotó el mundo"

Duki va desde el fin del mundo hasta el living de Caja Negra para convertirse en el nuevo invitado del ciclo de entrevistas conducido por Julio Leiva.

Mauro Lombardo, Duki, como lo conocen todos en el mundo -ya sea en el fin, en el durante o en el principio de éste- está viviendo la vida del rockstar. Él mismo lo define así y todos lo sienten así. En el medio de la salida de su álbum Desde el fin del mundo, Duko para la pelota y se sienta en Caja Negra, el ciclo de entrevistas de Filo.news conducido por Julio Leiva.

Desde su irrupción en la música en 2016 y su posterior desarrollo en 2017, Duki se convirtió en la voz de su generación. Y él lo sabe: "Por eso el lugar que se me dio y el lugar que tengo y el respeto y la legitimidad que me dio la gente. Yo canto y trato de buscar una empatía, sensibilidad, con esa gente que me escucha, ya sea contando una historia de amor, qué cosas me hacen mal, cuáles bien, y creo que por ese motivo, y por ser unos de los precursores de este nuevo sonido, se podría considerar que soy una voz de mi generación".

Pero su rol no es más que el de entretener y, como pionero, ser quien guía a los que vienen detrás: "Al ser el pionero tengo la responsabilidad de ser el que abre el camino… El trap fue lo que nos levantó, va a seguir sonando y siendo lo que es, pero uno a veces tiene que evolucionar, crecer, como líder buscar el camino a seguir, cuáles son los próximos pasos. Dar las herramientas que mucha gente me dio a mí, gente que me ayudó de verdad".

Y es que, además de ser el guía, Duki fue uno de los precursores que lograron que Buenos Aires sea considerada la capital del trap. "Es un factor que une dos cosas. Nosotros los artistas, que tenemos una unión muy fuerte, que hace que todo se magnifique, y empiece a abarcar una especie de atmósfera, que dicen 'Fuaaa, ¿qué onda la escena argentina?'. Tamos todos parados uno al lado del otro, todos distintos, en 'Tumbando el club' por ejemplo: parecemos uno de cada país, de cada origen, esa mezcolanza que tenemos los argentinos. El otro lado es la pasión que tiene el argentino. El argentino es de apoyar mucho los proyectos de las personas, los artistas, sean de acá o de afuera. Es una mezcla del público y los artistas", explica.

Para algo tan masivo como es el trap, puede ser que ya se pase por alto su significado y lo que implica para sus referentes. Duki lo define de esta forma: "Para mí, se divide en ramas. Nace en el bajo mundo, después nosotros lo que agarramos fue ese sentimiento de hambre, de salir de abajo, de ir en contra del sistema y elegir lo que quiera hacer. Musicalmente lo veo como un género, logró una estética, logró un ritmo. Hoy en día, para mí, en Argentina dejó de ser lo que era antes a nivel cultural, del bajo mundo. Yo no estoy ahí, por eso cambié de lo que hablo: mi familia está joya, yo estoy joya. Pero sabemos lo que es tener hambre, sabemos de donde venimos… hoy está en proceso de evolución. Mi último disco tiene rock, electrónica, de todo".

Por otro lado, un componente clave en el éxito de Duki es su familia, aunque no siempre todo sea alegría, ellos están ahí para bancarlo ya sea en lo laboral como en lo personal.

De repente, a la mañana me levanto y no lo puedo creer. ¿Qué paso? ¿Qué hicimos? Es lindo que me siga sorprendiendo, es algo que busco.

Los elogios primero a la madre: "La amo, es todo. Viene de una familia muy humilde y siempre trató de que nosotros miremos hacia arriba. Nunca me faltó nada, hubo momentos en los que estuvimos mal, siendo tres pibes era jodido, pero siempre se preocupó porque nos demos cuenta de que había gente pasándola peor… Como a los 18, 19, que empecé a hacer música, tuvimos nuestras discusiones, me fui de casa, tuvimos una época tensa".

"Una vez estábamos cenando y en chiste dijeron que yo iba a ser el último en irme de casa, porque yo no había terminado el secundario, nada. Mi hermano egresado del Colegio Nacional; mi hermana nunca se llevó una materia... me mojaron la oreja. Yo me enojé, me fui, no volví. Me fui al estudio. Pasó que después de un tiempo decidí agregar a mi mama a mi equipo de trabajo y, aunque nos matemos todos los días, la amo y sé que es una persona que nunca me va a traicionar y querer el mal para mí".

Duki es famoso y su figura es inquebrantable. Todos lo conocen y nadie lo deja pasar por alto, sea en sus videoclips en YouTube o cuando camina por la calle. Sin dudas, eso impacta en su vida.

"Extraño sorprender, extraño ser el desconocido que estaba en el rincón y llegé y explotó el mundo. Tengo bastantes inseguridades, no me gusta que me miren. Antes era yo contra el mundo, salía a caminar solo y era un fantasma", cuenta.

Y sigue: "Cuando fui a España, quizás pasaba un auto escuchándome, sin saber que yo estaba ahí. También me pasó en Miami, no lo podía creer, y eso es muuuy loco".

Ahora, se vienen los hitos. Uno por uno.

El Quinto Escalón, las fotos y su fin

"Yo había empezado a ir a batallas cuando estaba en segundo año y mi mejor amigo me decía que yo tenía que rapear. Después, con mis amigos empezamos a improvisar y rimé varias veces y dije '¿Qué onda?'. Así empecé en la búsqueda. Un día fui a Madero Free, una competencia, y yo no tenia compañero. Me anoté con un chico que se llamaba Salva, malísimo fue, y ganamos. Fue en 2014".

Sobre los dos momentos clave: "Uno, cuando gané, que gané la grabación y la otra, un 2vs2 que competimos con el YSY. Perdimos pero lo disfruté. Siempre me acuerdo porque fue la primera vez que nos vieron a los dos juntos".

"El gordo me miró un día y me dijo: 'Ya fue El Quinto. Vamos a hacer música'. De hecho, la persona que me impulsó a meterme en el estudio y grabar fue el YSY. Dejé de competir a principios de 2017 porque estaba podrido y él se estaba yendo de gira con KMD. Me acuerdo que ellos se fueron de gira y yo decía: '¡¿Qué hago que no estoy ahí?!'. Me encerré y estaba todos los días grabando hasta que volvió el gordo y me vio que yo le estaba metiendo y ahí empezamos a armar el Modo Diablo, hicimos nuestros primeros tours, los armaba él", agrega.

Modo Diablo, modo de vida y las cosas que vivieron

"Primer fin de semana de la gira, vamos a La Rioja. El camino estaba inundado y tuvimos que agarrar para otro lado, estábamos en un camino de tierra, pasaban cabras. Pensamos que estábamos perdidos. De repente llegamos a Córdoba y nos ponen una multa de 8 lucas porque no teníamos el cinturón. Arrancamos 8 lucas abajo. Cuando llegamos, los pibitos no le habían avisado a nadie del evento, cayó la gorra y tuvimos que pagarle a la gorra. Volvimos de ese fin de semana estresados, y con deudas. Después la segunda gira teníamos que ir a Chaco, y nos fuimos sin nada. Solo con el DNI. Nos subimos al micro y nos fuimos. Fuimos desesperanzados y nos fue bien, ahí remontamos. ¡Terminamos la gira en Tucumán y nos fue piola!", rememora.

Premios Gardel: Charly García vs. autotune

"Yo soy fan de Charly, soy una persona que entiende de música. Yo de repente a veces agarro el autotune y hago notas que no existen. Lo entiendo, es otra línea de sonido. Hasta que no te acostumbrás, no lo digerís, es normal que te afecte. Yo estaba muy feliz porque sentí que había aparecido en su radar. Con saber que él sabia que yo existo, ya está", confiesa.

¿Qué le preguntaría a Charly?" Le preguntaría como es su método de composición, método artístico para crear".

Todo diablo tiene su infierno

"Yo tuve varios parates, en varios momentos. Uno fue cuando termina la mansión, que nos separamos de Modo Diablo. El segundo fue cuando me fui de mi segundo departamento, estaba buscando mi casa. Venía mal emocionalmente por la chica con la que estaba, no tenía un hogar porque estaba en un depto que no me gustaba... y la última vez fue ahora para la cuarentena y dije basta, pero basta basta".

Madurez

"Sé que estoy más profesional, más responsable. Creo que lo más importante del hombre es evolucionar, crear, mejorar. A mí, de repente, me pasó que me levanté un día y dije: 'Estoy involucionando y no va por ahí'. Y empezó el cambio. Decidí sacar un álbum bien armado, con todo un tratamiento de marketing, de prensa, armando el concepto del disco, comprometiéndome. Soy una persona muy sensible. Hoy día me levanto y me siento bien, conmigo mismo, veo a la gente de mi alrededor feliz".

No estuve al borde de pegármela feo, pero me podría haber pasado tranquilamente.

Mainstream

"Al principio, cuando pasó, no lograba palparlo bien, sí empezás a sentir una exigencia, pero no lográs, porque estás en toda la tormenta. Me paré en el Colonial y dije: 'Bueno, esto no es ir a tocar a un boliche que están todos re gedes, esta es gente que se sienta y mira todo lo que hacés, compran una entrada para que vos los entretengas lo que dure el show, tenés que aprender a manejarte con el público, saber cómo llevarlo'. En un teatro es distinto. El que más preparé fue el Luna Park, tenía una presión... sentía que tenía que mostrar algo por nosotros: Estos pibitos son músicos, pero saben tocar. Yo, de repente, estaba parado solo. Tenía que hacer de frontman, tenía que cantar y veníade 0 a 100. Yo soy muy autocritico y tengo ese problema. Me pasa de que no sé... fui a México y las clavé todas. Acá en Argentina, hubo un problema y me desconecté. Es mucha presión, es raro, nunca sabes cuando vas a estar nervioso, siempre lo vas a disfrutar".

Finalizando con los milestones, Duki aventura y habla sobre la actualidad del género: "Estamos en el auge. Recién ahora está por empezar el Nuevo Testamento. Todavía no apareció Jesús".

Pero... ¿en qué momento se convierte en Duki? "El día que me paro en la casa de los pibes, de MKS y de Wolf, que estaba el organizador de Las Vegas, y les canto 'No Vendo Trap', a capella y se los rapeo ahí en la cara. Ese fue el primer momento que di un paso como Duki".

Acerca de los dos otros líderes de sus rubros, Coscu y Bizarrap, menciona: "Siento que, en algún aspecto, somos líderes en distintos núcleos. Justo somos tres personas que tenemos una sensibilidad y códigos lindos, que fueron inculcados por nuestros padres y eso lo valoro mucho . Lo que me gusta de ellos dos es que generan mucha empatía con su público, en ningún momento se sienten por arriba de ellos. Este flash de normalizarse ellos, hacerse ver menos de lo que son para que entiendan que son igual de importante que todos los demás. Con Coscu tengo una relación más fuerte y grande que con Biza… Coscu es como un hermano mayor, siempre me cuidó".

"A mi me gusta que la vida me sorprenda, si no se le va la gracia. Proyecto a futuro, pero no me mato tratando de adivinar el futuro. Ahora sé que va a salir este disco, voy a encarar una faceta distinta musicalmente, más comercial, y lo que se va a venir es que Duko acaba de llegar. Acabo de poner los pies en la tierra, así que puede pasar cualquier cosa", finaliza Duki.

Hacia el final de la entrevista se abre la caja. Comienza un desafío inesperado. Semana a semana una figura se someterá al living para dialogar y reflexionar. Y vos, ¿te animás a recordar qué momento hizo un click en tu vida?

En esta nota:

Comentarios