No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Actualidad Protestas

Dura represión en Plaza Chile de Ciudad

Desde la tarde del lunes, manifestantes se expresaban a favor del pueblo trasandino, pero cerca de las 21 la policía dispersó un corte de calles con balas de goma y gases lacrimógenos.

El accionar de la policía responde a una política que el gobierno provincial aplica desde hace tiempo.

El accionar de la policía responde a una política que el gobierno provincial aplica desde hace tiempo.

La crisis en Chile tiene sus ecos en Mendoza, incluso en lo que tiene que ver con los modos del accionar policial. Ayer, una manifestación que comenzó pacíficamente terminó con gases y balas de goma por parte de la policía, vidrios rotos y varios detenidos.

Desde la tarde, un núcleo de personas se reunió en la Plaza Chile de Ciudad, en tanto que otro núcleo se dio cita sobre calle Belgrano, cortando la circulación del Metrotranvía. Más tarde, quienes estaban sobre calle Belgrano se movilizaron a las inmediaciones de la plaza e intentaron cortar las calles cercanas, al tiempo que cantaban contra la policía.

“¡Están sacando las baldosas!”, se escuchó gritar a uno de los agentes. No habían pasado más de quince minutos desde el corte de tránsito cuando se vio ingresar por una de las esquinas a un camión hidrante. Desde una esquina opuesta, varios agentes disparaban gases y balas de goma. En tanto, los manifestantes -atrapados entre los dos frentes- arrojaban piedras y huían de la represión.

Sacados

En medio de los disturbios y ajeno al aire mesurado que suele mostrar ante las cámaras, el Jefe de Policía Ricardo Munives estaba fuera de sí. Propinando golpes de puño, patadas y tiradas de pelo, el funcionario circulaba desencajado entre la batahola.

Ni siquiera la prensa se salvó de la furia. Facundo García, un periodista que estaba grabando los incidentes a 100 metros del lugar, vio como un policía se le acercaba y -sin mediar advertencia- le disparaba gas pimienta a 5 cm de los ojos. Hechos similares ocurrieron con al menos otros dos periodistas.

Luego de los primeros escarceos, la batalla siguió en la Peatonal. A lo largo de la madrugada las redes sociales se llenaron de mensajes y pedidos, denunciando detenciones y arbitrariedades diversas.

Denuncias y justificaciones

 

Roberto Munives dijo que "manifestantes revoltosos y delincuentes" lo habían agredido a él y al periodista Andrés Pujol y que “se había actuado conforme a derecho”. Según el Jefe de la Policía, les habrían arrojado “piedras, hierro y bulones".

En contraste, organizaciones sociales calificaron el accionar como "desmedido" y pidieron seguir de cerca la situación de los detenidos.

 
 
Más allá de las perspectivas, lo indiscutible es que la política que siguieron anoche las fuerzas de seguridad no es un movimiento fuera de cálculo.
 
 
Tanto desde la retórica como desde lo legal, el gobierno de Alfredo Cornejo y la intendencia de Rodolfo Suarez se han posicionado apasionadamente en contra de los cortes de calles y las manifestaciones "no autorizadas", multando a sindicatos y organizaciones. Si a esa articulación se le suma el blindaje del que ambos gozan entre los medios locales, el paquete está completo.
En esta nota:
  • Mendoza
  • represión
  • protestas
  • Cornejo
  • Munives
  • Plaza Chile
  • Chile

Comentarios