No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad CAJA NEGRA

El Misionero: "Me gustaría tener un programa y ser el Tinelli del freestyle"

Su nombre real es Darío Silva y es un reconocido host de batallas de freestyle. También es el nuevo invitado de Caja Negra, el ciclo de entrevistas de Filo.News conducido por Julio Leiva.

Darío Silva, más conocido como El Misionero o simplemente "Misio", es un destacado host de batallas y eventos de freestyle, además del autor del famoso 'Ruidoooo'. En una nueva entrega de Caja Negra, el ciclo de entrevistas de Filo.News, se somete a las preguntas de Julio Leiva vía Skype.

A modo de presentación, arranca: "Hola, mi nombre es Darío Silva, me dicen 'El Misionero', soy presentador de batallas de rap y de freestyle, o sea, rap improvisado. Las batallas son dos personas que, en forma de rap improvisado, rimando, tienen una discusión de argumentos. Yo soy el presentador de esas batallas. Soy como el Michael Buffer del boxeo, pero en las batallas de rap".

"Conmigo la escena ganó un host, porque era bueno en su momento en freestyle, pero me apasiona muchísimo más el tema de ser host que ser freestyler", agrega.

Su pasión por el rap le llegó de chico: "Creo que la primera vez que escuché rap fue en 1991 por ahí con 'El rap de mi abuela'. Yo tenía 7 años más o menos. Me empezó a gustar muchísimo más cuando aparece Illya Kuryaki con 'Abarajame la Bañera'. En eso vienen Tiro de Gracia y Control Machete; ahí ya me gustaba el rap, pero yo vivía en Misiones y todo lo que llegaba era lo que estaba en la tele".

"En 1995 o por ahí salió la película 'Cool As Ice', de Vanilla Ice, y me empezó a gustar también", destaca y sigue: "Me vine a vivir a Buenos Aires a los 15 años y al año siguiente, en el '99, mi hermano que era mayor me trae un CD de Tony Presidio. 'Aquel que había muerto', de Vico C; cuando escucho ese disco, boom, me explotó la cabeza y dije ‘Esto es lo que quiero hacer, lo que me identifica; con qué agresividad y al mismo tiempo con cuánta sanidad está expresando, cómo habla del barrio, de la gente’. Me voló la cabeza y ahí me empecé a meter en el rap y me di cuenta que era una cultura, no solamente un chabón que rapeaba".

Volviendo sobre su infancia y sus días en su Misiones natal, cuenta: "Yo vivía en Posadas. Siempre digo que mi vereda era de tierra, mi casa de madera, mi techo de chapa, Papá, mamá y mi hermano. Enfrente teníamos una canchita de 11, el famoso potrero, y jugábamos ahí a la pelota. Los mejores partidos eran cuando llovía porque se juntaba barro y los pibes nos tirábamos y era el único lugar que mamá se ponía enfrente y nos chiflaba y llamaba a los gritos para entrar otra vez".

"Como me crié en un ambiente cristiano, uno de mis sueños en la parte de juego era ser He-Man, pero en la parte de sueños realizables, era ser un predicador", confiesa. "Íbamos y hablábamos de Dios con la gente, era como nuestro juego en ese momento. Nos juntábamos con los primos y salíamos a predicarle y hablarle a nuestros parientes. Aplaudíamos en la casa del tío y nos sentábamos y hablábamos de Dios, como si fuéramos los predicadores, los misioneros. Más de grande, cuando empecé la secundario, con el tema de ser aceptado, de que te quieran, o de que te guste una chica, ahí ya soñaba con jugar al fútbol o ser cantante, algo para que te dejen de mirar de costado, ser conocido y reconocido, ese era el sueño".

El Misionero en Caja Negra

En su familia, su padre era predicador: "Era un tipo que te hablaba y te decía ‘dale, vamos, acá no vas a aflojar, vas a avanzar como sea’, era ese estilo con energía". Hoy, Misio se reconoce en algunos rasgos o actitudes de él: "Me reconozco en mi viejo en el momento del 'Ruido'; cuando decía algo o una prédica que te emocionaba; cuando tiraba una palabra que transmitía y te dejaba flasheando".

El origen del 'Ruido'

"’Ruido’ tomó valor o presencia en 2013: Papo vs Kódigo, una batalla complicada por lo que se vivía en ese momento. Y yo de los nervios, le digo a la gente ‘¡ruido, ruido! Bueno, ¡silencio!’ y todos quedaron confundidos. Y entonces ‘ruido’ tomó valor porque estuvo el silencio atrás, ahí sucedió. Me cargaban, pero empecé a jugar con eso. Durante meses me hicieron memes, riéndose de eso, ‘ruido/silencio’, pero ahí tomó valor y estaba bueno jugar con ruido y silencio. Y ahí empezó a tomar más peso. Después fue natural, es parte de mí y sé qué genera en la gente y el impacto que tiene y que la gente necesita esa descarga del ‘ruido’".

En cuanto a su madre, dice: "Mi vieja es lo más real. Cuando alguien te habla del amor, y cuando te habla de un amor de Dios, mi mamá lo muestra, es el claro ejemplo. El ejemplo de la resistencia fuerte, del carácter, es mi vieja. Nunca se rindió con nosotros, siempre fue la mamá pollo, no solamente conmigo; iba a los barrios a colaborar con los que más necesitaban, de hecho, todavía lo hace, y siempre desde un lado re espiritual. Es alguien que lo hace porque siente que es un mandato de Dios y no recibe nada a cambio, ella va porque alguien lo necesita".

Freestyle, polémicas y trap

"Entre 2000 y 2004, los eventos más grosos eran de 30 personas", revela. "Yo vivía en Villa Madero y tenía 17 años, y teníamos que ir a Laferrere, González Catán, nos metíamos en los barrios picantes. En esa época, si decías algo de más con la rima te pegaban un microfonazo en la cabeza o te agarraban afuera".

En esos momentos "veías al que iba siempre, el que apoyaba el movimiento iba a todos lados, al sur, norte. Hacíamos los flyers a mano y fotocopias. Venir de ese momento, de esa situación, a lo que pasa ahora es totalmente diferente". "Por eso -dice- a veces me ponen muy mal las críticas cuando hablan porque en realidad trabajamos un montón para esta plataforma, y que vengan de afuera y solo critiquen. Pero miren lo que hicimos, lo que trabajamos y hoy estás hablando sobre una plataforma que la construimos nosotros hace años con ayuda de todos, sostuvimos el estandarte. Hoy estás rapeando porque organizamos un espacio que no existía. Fuimos llevando la posta, laburando sin parar. Que las cosas hoy sean diferentes está bueno, hay un cambio de paradigma".

Continuando con el tema, dice: "Hay un montón de gente que opina y no sabe nada, pero genera opinión. Los vi a ciertos pibes opinando sin saber; creen que saben porque saben de freestyle nada más, cuando eso viene de un trasfondo más importante que es el hip hop, como parte de un movimiento y valores. La polémica se genera por gente que no sabe de hip hop y habla de freestyle, se expresa y cree que tienen autoridad, y al tener un montón de seguidores generan una opinión. Si nosotros nos ponemos a pensar, cuando nosotros rapeábamos, se utilizaba mucho el 'te meto por detrás, te rompo esto, te hago', ya para nosotros mismos en esa época era que no estaba bueno".

"Desde el arranque, desde la base principal del hip hop, jamás podés hablar de ‘negro de mierda’ a nadie, porque viene de un movimiento que justamente arranca para defenderse de eso, de los latinos, negros, afroamericanos de Estados Unidos contra el racismo que estaban sufriendo. Los que entendemos el hip hop, sabemos que esas rimas en batallas no van, no funcionan, esto no deja de ser calle. Si voy a hablar de ‘negro’, tengo que tener la altura y la gracia y hasta incluso que el chabón de enfrente se ría de lo que estoy diciendo. Si vas a hablar de ‘gordo’, y hacés un chiste lindo y él se ríe, hasta yo te aplaudo porque fuiste creativo, no fuiste ofensivo, encontraste la creatividad y el ingenio. Así, llevalo a todos los aspectos, con ciertas cosas se puede. Podés irte al carajo y decir lo que quieras, pero atenete a las consecuencias. Acá no vale todo, hay algo moral. En un imaginario podés decir de todo, pero si vas a decir algo puntual, que tenga que ver con la sociedad, con la sociedad, bueno, fíjate, porque no es que vale todo, fíjate los límites que querés cruzar", reflexiona.

Julio Leiva en Caja Negra

"Otra cosa es que me quieras imponer una ideología, que el evento tenga una ideología pro vida o pro aborto. Una cosa es imponer jurados que piensen de una forma y como estoy en contra de algo, me votan de otra manera. Esto ya es malo, imponer ideología porque es más discutible. Es distinto", añade.

Mencionando ciertas polémicas puntuales con el MC colombiano Valles-T, el español Walls y una última en la God Level, El Misionero pasó a nombrar sus freestylers favoritos de la escena nacional: "Tengo tres que me fascinan: Trueno, que hace rato que lo vengo siguiendo, muy rapero su estilo, el flow, la forma de rapear, me trasmite mucho barrio; otro que me gusta un montón es Papo, ese pibe si llega a encontrarle la vuelta en las últimas instancias, es muy bueno. Tiene un personaje único, se planta en el escenario de una forma espectacular, tiene rimas difíciles. Y otro que es muy bueno es Stuart, es un chabón que te arma unas frases, me gusta mucho. Después tenés un Dtoke que te rompe con la actitud, te parte al medio y te puede hacer llorar en un minuto. El minuto libre que se mandó en el Arena, que nos nombró a todos, nos emocionamos todos".

A la hora de hablar de ex competidores devenidos en músicos, opina: "Wos es el que mejor la está llevando, ciento por ciento. Es un chabón que saltó de la plaza. Compite en ‘El Quinto Escalón’, se va a Red Bull y sale campeón. Va al internacional y sale subcampeón. Viene a la Argentina, saca su disco y llenó dos Luna Park. Olvidate. No sé quién otro más. Messi lo escucha en su casa a Wos. Después los pibes que la hicieron en la industria como Duki, Paulo Londra en trap... pero en rap Wosito fue el que mejor lo hizo".

Justamente hablando de trap, considera: "No me representa; el mensaje de los pibes a mí no me representa porque yo caminé, sé lo que son los caminos de la droga, de la noche, lo conozco y no me gustaría que mi hijo consuma eso. No tengo hijos, pero no quiero que mi sobrino escuche, la hija de mi esposa no quiero que eso fluya en su cabeza. No le daría de comer eso, le daría otra cosa a mi gente. A mí personalmente no me representa, yo la pasé feo en esos momentos, no está bueno".

El poder de la palabra

"La palabra tiene poder, loco. A mí hubo una época que me preocupaban los pibes. Hay gente que se come el personaje, y es más fácil comerse el personaje negativo. No digo que pase por los pibes. Vimos grandes artistas del rock, Jimi Hendrix, Morrison, Canserbero mismo, terminó en muerte trágica. Son ejemplos extremos, puede pasar y me sucede cuando miro a los pibes del trap pero cada uno elige lo que quiere hacer y está en su juego".

"En nuestra época, en el hip hop el que tenía el micrófono tenía una responsabilidad. Con un micrófono estás comunicando, tenés una responsabilidad, eso es lo que nos enseñaron, es la escuela que aprendí yo. Hay un documental que se llama “Big”, donde Tupac habla de esto y dice: ‘Nosotros, la mayoría de los negros de los barrios, somos hijos de padres separados, nuestras madres activistas de Panteras Negras, y nosotros estamos solos en la casa. Padres ausentes y donde querés encontrar tu rumbo, ¿a quién mirás? Querés tener una imagen paternal, entonces seguías a tu artista favorito. Si decía que hay que pegarle a la policía, tenía razón y así en todo’", cuenta.

El Misionero en Caja Negra

Y sigue: "Todo lo que vos metés en tu cabeza, es lo que terminás haciendo. Yo aumento 20 kilos o adelgazo según la comida que como, levanto 200 kilos de pecho según el ejercicio que hago, lo mismo sucede con la cabeza. ¿Nosotros somos lo que decimos o lo que hacemos? Somos lo que hacemos, no lo que decimos, nuestras acciones vienen de lo que nosotros cargamos de información en la cabeza todos los días. Si todos los días comés noticias amarillistas, salís a la esquina y te agarra cualquier cosa y te morís. Lo mismo sucede en todas las áreas, cuando no pongo el foco claro de alimentación de mi mente, de las cosas que permito que entren en mi cabeza, de ahí vienen mis acciones diarias. No permito que las críticas me tiren abajo, entonces alimento mi cabeza de cosas buenas. No permito que se instalen cosas en mi cabeza, según lo que lees, le cargás data. Por eso te manipulan los medios, la palabra tiene poder, autoridad".

El después

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Se vienen cosas nuevas !! PH @mauromiy

Una publicación compartida de El Misionero (@misioflow1) el

Sobre el futuro, Misio dice: "Ya estoy pensando en otra cosa. Soy un chabón que necesita nuevos retos, nuevos desafíos. Si hablamos de carrera de host, es como Aczino, que ganó todo lo que podía ganar. Yo todos los eventos que pude dirigir, hasta los más grandes, los dirigí a todos, ¿qué hay después? Necesito buscar algo más porque si no empezás a hacer cagadas".

"Me gustaría tener un programa de televisión u otra plataforma y ser como el Tinelli del freestyle", confiesa. "En una época, cuando ibas a Showmatch, salías y tenías trabajo donde sea. Estabas unos días en ese programa y después laburabas en todos lados. Lo mismo me gustaría poder armar una plataforma que vengan los pibes a mostrar su talento, de los barrios y darles ese impulso".

El Misio de hoy

"El momento que hice click para ser el Misio que soy hoy fue en 2013, en la Internacional. Ese fue el momento del click. Ese año me habían llamado para ser presentador de la Nacional y ahí dije que era una buena oportunidad. El mismo año se venía la Internacional. Iban a traer un host de afuera y yo decía que no, que tenía que ser yo. Adentro mío empecé a maquinar. Agarré y había dos pibes que se hicieron fans míos y armaron una página ‘Queremos al Misio en la Internacional’ y empecé a promocionar la página. En ese momento juntamos como tres mil likes, en ese momento era una locura. Y ahí me llevaron a ser host de batalla en la Internacional. Acá me tengo que transformar en el Misionero host y ahí llamé a un pibe para que me filme y me armé un documental de 8 minutos de cómo es un host antes de arrancar. Era mi primera internacional y yo ya flasheaba con Michael Jackson. Acá fue el click y dije voy a vivir de esto y me propuse ser el host más importante de habla hispana".

Cada semana se publicarán nuevos episodios de Caja Negra, en el cual diferentes figuras se someterán a las preguntas del periodista Julio Leiva. Y vos, ¿te animás a recordar qué momento hizo un click en tu vida?

Comentarios