Actualidad en primera persona

El mundo dentro de las escuelas nocturnas

Todos aquellos que alguna vez asistieron -o no- a un colegio nocturno saben lo que ocurre puertas para adentro, y conocen por qué no hay que cerrarlas. En Filo.News te mostramos algunos testimonios.

Marcha en contra del cierre de las escuelas nocturnas

Marcha en contra del cierre de las escuelas nocturnas

Por: Micaela Robles

"Basta de ajuste a la educación pública", expresan los carteles que llevan a las marchas mujeres y hombres de todas las edades, en repudio a la decisión del Gobierno de la Nación de cerrar 14 escuelas, comerciales y cursos nocturnos.

La medida fue publicada en el Boletín Oficial, con la firma de la Ministra de Educación, Soledad Acuña, quien argumentó que se trata de “una mejora de la oferta educativa para los jóvenes que tienen que terminar la escuela”.

Todos aquellos que alguna vez asistieron -como también muchos que no- a un colegio nocturno saben lo que ocurre puertas para adentro, y conocen por qué no hay que cerrarlas.

¿Qué significan las escuelas nocturnas? Para entenderlo, en Filo.News te contamos la visión de Rosario Zerda, docente del Liceo 7 DE 1 y de la EEM 6 DE 1; Stella, ex alumna de (COLEGIO); y el análisis de Guillermo Parodi, integrante de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE).

En la piel de una docente

Rosario Zerda, docente | Foto: Instagram @rifferav8

Rosario es profesora de matemática del Liceo 7 DE 1, una escuela nocturna situada en avenida Callao, y se encarga de los chicos de 4to y 5to año.

"Me recibí y al mes ya estaba en el liceo tomando mis horas. A pesar del cansancio diurno, dar clases a la noche es muy reconfortante. Tener alumnos menores y a la vez mayores, que vienen de trabajar todo el día, y así y todo quieren recibirse", expresó.

Ella enseña a chicos que pasan al horario nocturno porque en sus respectivos colegios no los aceptan más, por repetir de grado. Además, también tiene a padres y madres como alumnos

Según detalló, el Nocturno tiene el “plan madres y padres” dónde se le diseña a cada estudiante una cursada acorde a sus horarios. Y las “trayectorias individuales”, que dependiendo el caso de casa estudiante, con el DOE, tutores, profesores y directivos se les arma un plan para que no pierdan las materias ni el año.

"Nosotros tenemos chicos en situación de calle, que se hacen el rato para estudiar (y hasta vienen con sus bebés al colegio), pibes que vienen por la vianda, les cargamos la sube y a veces no vienen por eso", comenta.

Además, también enseña a muchos alumnos que trabajan en negro; en sus palabras, el cambio de horario es muy común, y antes de que abandonen, el cole hace lo imposible para retenerlos.

"Da mucha bronca que no piensen en los pibes", reveló.

Por toda esta vivencia, se opone a la decisión que impulsa el Gobierno: "Vienen por la educación a cómo de lugar.Este año batallamos contra la uniCaba, el traslado del Cerámicas 1 (ahí hice mi residencia) y ahora a fin de año nos desayunamos con el cierre de las nocturnas".

Luego, agregó: "Nosotros nos rompemos el cráneo pensando todo el año como cuidar a nuestros alumnos. Armamos proyectos innovadores, festivales, campamentos, y muchos otros que ahora no se me vienen a la mente. Da mucha bronca que no piensen en los pibes".

En la piel de una ex alumna

Stella | Foto: Facebook Stella Matute

"Mi experiencia en la escuela nocturna fue muy buena. Óptima, diría", comienza su relato Stella Matute, ex alumna del turno noche en el Instituto José Hernández, situado en Villa Ballester.

En 1975 falleció su padre, cuando ella cursaba 3er año, por lo que tuvo que dejar los estudios para salir a trabajar. Al año siguiente, gracias a la escuela nocturna pudo continuar con sus estudios."Me recibí en 1978 y el título me sirvió para ingresar a la Universidad de Lomas de Zamora, donde estudié periodismo, carrera que dejé para estudiar teatro y convertirme en actriz", comenta.

"Siempre estuve muy agradecida de haber estado en 'la nocturna' donde conocí gente maravillosa con problemáticas similares a las mías, y también a gran equipo docente y administrativo. Cerrar las escuelas nocturnas es un crimen", opina.

"Las nocturnas ayudan a la inclusión educativa", opinó.

Según sus palabras, cerrar la escuela nocturna implica dejar a "muchos excluidos del sistema educativo" con toda la consecuencia que eso conlleva. "La educación es uno de los pilares fundamentales de la sociedad y un gobierno que cierra escuelas es un gobierno criminal, que promueve la exclusión y la injusticia social".

Luego, continuó: "Las escuelas nocturnas ayudan a que aquellos jóvenes que deben trabajar para ayudar a la economía de su familia puedan seguir con sus estudios secundarios, lo mismo que aquellos adultos que debieron dejarlos por diferentes razones y retomarlos con esta opción. Las nocturnas ayudan a la inclusión educativa".

En la piel de un sindicalista

‏Foto: @curricularesUTE

"Con esta medida dejan a miles de alumnos de las escuelas nocturnas sin vacantes", advierte Guillermo Parodi, secretario adjunto de la UTE.

Según comentó, en la ciudad de Bs As hay 400.000 personas que no terminaron o ni empezaron el secundario, por lo que opinó: "Más que cerrar escuelas hace falta abrir, y tener políticas compensatorias para estos estudiantes (becas jardines maternales, seguimiento de las trayectoria escolares etc.)"

Con esta medida que impulsa el Gobierno, los docentes titulares serán reubicados; sin embargo, a partir de lo que indicó Parodi, los interinos y suplentes (que son cerca del 70%) pierden el trabajo.

Luego, agregó: "La educación es un derecho social garantizado por la ley nacional de educación, porque cerrar escuelas es parte de la política de ajuste, solo hay que recordar que en la Ciudad de Bs As el presupuesto educativo cayó 11 puntos desde que en el 2007 asumió Macri como Jefe de Gobierno (paso del 28% en el año 2007 al 17% para el año 2019"

"Es parte de las políticas de desescolarización y mercantilización de la educación. Recordemos que este año intentó cerrar el lactario del Ramos Mejía ( sala para niños y niñas desde 45 días, que en la Ciudad es un derecho constitucional), intentó cerrar los 29 institutos de profesorado y ahora las escuelas nocturnas", finalizó.

¿Y la mirada del Gobierno?

Soledad Acuña | Foto: Twitter

Desde las autoridades, los argumentos que brindan para cerrar las escuelas están basados en "un cambio en el plan de estudios".

Según declaró Soledad Acuña, Ministra de Educación, la iniciativa fue impulsada porque “a menos de diez cuadras hay otras escuelas con otras modalidades”, que no son nocturnas.

“Los jóvenes tienen complicaciones para poder cursar y estudiar, sobre todo cuando los planes son muy extensos y no tienen contenido para la vida cotidiana”, afirmó a la prensa.

Además, apuntó contra los maestros: “Hoy estamos pagando salarios a docentes que no tienen estudiantes", que ofrecen un plan de estudios “viejo, anticuado, baja matrícula y tasa de egreso muy baja”.

En esta nota:
  • Escuelas nocturnas
  • Marcha
  • No al cierre de las escuelas nocturnas

Comentarios