Actualidad EVITA 100 AÑOS

La Gira del Arcoíris de Evita

En 1947, a sus 28 años y como Primera Dama de Argentina, Evita protagoniza una gira en la que se codea con los principales líderes europeos. Allí, se empieza a forjar el mito de "Evita".

Eva Duarte de Perón y Francisco Franco.

Eva Duarte de Perón y Francisco Franco.

Por: Ignacio Corral

Durante su primera presidencia, Juan Domingo Perón había sido invitado a formar parte de una gira europea pero fue desaconsejado a participar, por parte de sus funcionarios más cercanos, ya que Francisco Franco, presidente español en aquel entonces, estaba directamente vinculado a sus recientes alianzas durante la Segunda Guerra Mundial con Adolf Hitler y Benito Mussolini.

Así, sin ocupar ningún cargo público oficial y en el rol de Primera Dama de Argentina, la elegida para llevar adelante aquella misión fue María Eva Duarte, quien entre el 6 de junio y el 23 de agosto de 1947 realizó “La gira del Arcoiris” por distintos países de Europa.

Aquel viaje incluyó, además de España, a Italia, Suiza, Francia, Portugal, Mónaco y el Vaticano.

Su paso por España fue el más recordado por distintos hechos. En principio, Franco fue quien estuvo a cargo de la invitación oficial con el objetivo de conseguir el apoyo de Argentina en la crisis alimentaria que estaba viviendo a causa del bloqueo comercial de Estados Unidos en el periodo de posguerra.

En ese contexto, la visita oficial era considerada por parte de Estados Unidos como un gesto de apoyo a la dictadura franquista, lo que le valió a la Argentina ser catalogada como una nación que buscaba provocar unas alteración de la paz mundial tras la Segunda Guerra.

Eva Perón fue recibida por Franco y su esposa, María del Carmen Polo, quienes “sufrieron” la visita de la Primera Dama. Evita recorrió las ciudades y los barrios españoles, aclamada por la multitud, donde conoció las condiciones de precariedad en las que trabajaban los obreros del país europeo.

Más adelante, Evita relataría: "A la mujer de Franco no le gustaban los obreros, y cada vez que podía los tildaba de rojos porque habían participado en la Guerra Civil. Yo me aguanté un par de veces hasta que no pude más”.

“Le dije que su marido no era un gobernante por los votos del pueblo, sino por imposición de una victoria. A la gorda no le gustó nada".

Una anécdota histórica tiene lugar cuando ella es invitada a recorrer El Escorial, uno de los edificios reales más emblemáticos de la corona española, y Evita le transmite a Franco, irónicamente: "¿Por qué no aprovechan esto y hacen una colonia o un orfanato?". 

Ya en Italia, se produce su audiencia con el Papa Pío XII, quien le solicita que Argentina recibiera a Ante Pavelic, ex jefe de la Croacia nazi, quien un año más estaría estaría en Buenos Aires evitando la extradición de Yugoslavia.

A lo largo de su itinerario europeo, no sólo hubo masas que la aclamaron sino también escraches y reclamos por las sospechas de los vínculos que tendieron con los líderes del nazismo que habían perdido la guerra.

El viaje de Eva Duarte fue bisagra en su vida. A su regreso, su compromiso democrático se vio manifestado a través del enérgico impulso a la ley del voto femenino. Y su compromiso social se evidenció en la creación de la Fundación Eva Perón, enfocada en el apoyo a los niños y los mayores.

A sus 28 años, Evita comenzaría a forjar el mito que la convirtió en una de las mujeres más recordadas de la historia argentina.

En esta nota:
  • Evita 100 años

Comentarios