No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Actualidad

Mala praxis en Paraná: la operaron de amígdalas y denuncia que le cortaron la carótida

La paciente entró al quirófano para una operación simple, pero despertó cuatro días después, entubada y ahora denuncia a la médica por presunta mala praxis.

Mala praxis en Paraná: la operaron de amígdalas y denuncia que le cortaron la carótida

Mala praxis en Paraná: la operaron de amígdalas y denuncia que le cortaron la carótida

Una paciente en Paraná, Entre Ríos, denunció a una médica por mala praxis tras una operación de amígdalas en el Hospital San Martín. Despertó, entubada, cuatro días después de la intervención y se enteró que le habían cortado la carótida por error.

Yanina Almada tiene 23 años y desde chica se le inflamaban las amígdalas. Habló con una médica de su obra social y programó la operación para dejar de sufrir la inflamación y los problemas respiratorios que le generaban. 

Pero el día de la operación pasó algo que cambió su vida para siempre. Ahora su cara se paraliza cuando duerme boca arriba, no puede hacer actividad física y hacerle upa a su hija. La víctima denuncia que le cortaron la carótida por error.

Cuatro días después de la intervención, que es considerada una operación simple, se despertó entubada, muy desorientada y con una gasa que le cubría una cicatriz grande en el cuello. "No se animaban a decirme qué me había pasado. Ningún médico me decía nada", contó Yanina a Clarín.

Un enfermero le contó que el procedimiento se había complicado y tuvieron que hacerle una traqueotomía: "Ahí me enteré que perdí mucha sangre y que tuvieron que reanimarme porque me moría".

Le dieron el alta tres días después de despertarse y se reunió con la médica que la había operado, pero no le respondió: "No contaba nada, lo único que hacía era reírse". Cuando se sometió a otro estudio de rutina descubrió que le habían cortado la carótida por error. Le explicaron que al suturarle la herida, la carótida le quedó más corta y le afectó la irrigación de sangre a la cara.

Junto a su abogado Cristhian Panceri decidieron denunciar a la médica que la operó por las graves lesiones en su cuerpo. Exigen que la inhabiliten para ejercer la medicina. Ante el Ministerio Público Fiscal remarcaron que hubo "imprudencia o falta de diligencia".

De acuerdo a lo que contó a Clarín, la joven de 23 años siente que ahora tiene la vida de una persona mayor: "Me cuesta caminar, respirar, tomo un montón de pastillas. Quedé con ataques de pánico y tengo que hacer tratamiento psicológico una vez por semana".

Comentarios