Actualidad EN PRIMERA PERSONA

Mauro Szeta sobre su nieto: "Hoy es Luca pero los casos son miles"

El periodista le contó a Filo.News la situación que se encuentra viviendo junto a su familia: el pequeño no pudo iniciar las clases porque la institución le cerró las puertas por padecer Síndrome de Asperger (SA).

Mauro Szeta y su nieto, Luca(Foto: Instagram @mauro.szeta)

Mauro Szeta y su nieto, Luca | Foto: Instagram @mauro.szeta

Por: Antonella Morello

Hoy es 6 de marzo y chicos y chicas disfrutaron de la emoción de comenzar el primer día de clases. Sin embargo, a Luca le negaron esa oportunidad. El colegio que le garantizó la vacante, le informó una semana antes que no aceptarían al niño en su institución.

¿El motivo? Según argumentaron, desde el colegio al que el niño asistió para cursar su período de jardín enviaron a la institución un comunicado que lo calificaba como "un chico agresivo".

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Luca palominnnn

Una publicación compartida de mauro szeta (@mauro.szeta) el

"Hoy es Luca pero los casos son miles", cuenta el periodista Mauro Szeta a Filo.News, quien habla sobre lo sucedido en primera persona: le negaron la vacante al hijo, de Camila (hija de su pareja).

"Descubrí que hay todo un sistema inoperante sobre todo en la educación privada para integrar e incluir a los chicos con algún tipo de trastorno de conducta", asegura el comunicador. 

El caso se remonta semanas atrás. Luca padecía de TEA (trastorno del espectro autista), por lo cual cuenta con una acompañante terapéutica, y se lo estimula constantemente. El año pasado, el pequeño asistió a un colegio privado, donde terminó su jardín. Allí la familia registró una primera medida ilegal: la institución le recortó el horario, de cuatro horas y media a dos.

"Los abuelos lo apoyamos, hacemos lo que haga falta para mejorar su calidad de vida y que se integre socialmente, a pesar de la dificultad que tiene", menciona Szeta. 

Antes de comenzar primer grado, el niño se presentó en una consulta con especialistas, quienes informaron a la familia que había cambiado el diagnóstico. "Es muy común que esto ocurra en la infancia", los tranquilizaron. En lugar de TEA, le informaron que Luca padece de Síndrome de Asperger.

"En ese contexto nos dijeron que ahí la situación hacía que no continuara en el colegio donde había hecho sala de cinco, porque además le contamos que le habían restringido el horario, y ahí caímos en la cuenta de que era ilegal", recuerda el periodista.

Luca | Foto: Instagram @mauro.szeta

En este sentido comenzaron . A días de iniciar el ciclo electivo, la familia se presentó en un colegio ubicado en la zona de Palermo para inscribir al pequeño. "Nos dijeron que sí, que había vacantes. Nos tuvieron en un limbo donde no contestaron ni nos volvieron a llamar para que abonemos la couta", cuenta Szeta.

En ese contexto de insertidumbre. Camila, la mamá de Luca, empezó a llamar. Alguien le contestó de mala forma. Le dijo que al final no estaba la vacante. "Nos llegó el diagnóstico del colegio anterior que dice que es un chico agresivo", le argumentaron.

La madre del niño respondió indignada. ¿Cómo se pueden basar en lo que dice un papel enviardo por una institución, justamente, cuestionanda por el destrato?

"Se nos venía el comienzo de colegio muy encima y no teníamos vacante en ningún lado. Ahí exploté", reconoce el periodista, quien comenzó a publicar una serie de tweets como descargo y para elevar la denuncia.

"Me di cuenta de que había miles de personas que están pasando por lo mismo. Me pareció que estaba bueno visibilizarlo un poco más y no sólo concentrarme en mi nieto sino en todos los que pasan por lo mismo", menciona.

Tras esto, decenas de usuarios se contactaron con él. "Me acercaron infinidad de casos. No es simbólico. Desde gente que me quiere ayudar, hasta testigos o personas que pasaron y pasan por esa situación. Gente que me propone colegios para que los mande 
Hay una idea generalizada de que no hay vacantes en la escuela pública, cuando en la privada es todo un negocio", asegura.

Desde la institución desconocen que se trata de la familia del periodista. Tras la cobertura mediática y la difusión del caso, no se volvieron a contactar dado que no relacionan el parentezco. Mauro Szeta no tiene intención que lo sepan, tampoco de nombrar a las instituciones: "Creo que mencionando los nombres estigmatizo a los chicos que sí van a ese colegio, los pongo en la mirada de todo el mundo y no quiero".

"Tengo la energía puesta en resolver. Seguramente y espero, que sea pronto y sí me parece que hay que involucrarse", desea el periodista, quien cerró: "Quiero que le demos la noticia: 'gordo levantate que vamos al cole'".

Comentarios