No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad

Mikecrack: "YouTube me parece mucho más entretenido que la televisión"

Mikecrack es el nuevo invitado de Caja Negra, el ciclo de entrevista de Filo.news conducico por Julio Leiva.

El español Mikecrack es uno de los talentos de Internet más prolíficos de los últimos tiempos y no sólo sus números lo respaldan, sino el haber afianzado una comunidad que podría ser envidia de muchos. Así las cosas, el youtuber se convirtió en el nuevo invitado de Caja Negra, el ciclo de entrevista de Filo.news conducico por Julio Leiva.

El nombre y la estética del youtuber le debe mucho a Mike el perro, pero eso va a ser un tema a profundizar después. Primero, viene ese Miguel de Madrid previo a serle diagnosticado síndrome de atención con hiperactividad.

"En lo que consiste es que tienes dificultad para concentrarte, entonces te distraes, tiendes a actuar sin pensar. La cosa es que es algo diagnosticado por un profesional. Y claro, pues digamos que la juventud como niño siempre tenía muchas aspiraciones, sobre todo artísticamente. Siempre me ha gustado mucho el tema de hacer cosas artísticas y exponerlas, ver el feedback de la gente. Durante una temporada en mi vida estuve haciendo magia y no era tanto el hacerlo, sino el ver cómo se quedaban sorprendidos los de mi alrededor, que les gustaba ver lo que se entretenían", comienza.

Y sigue: "Mi infancia fue muy complicada porque yo era un niño muy bueno, de principios muy, muy correctos. El problema es que yo era muy inquieto y tenía una tendencia a portarme muy mal, a ser muy travieso, y esto se debía sobretodo a ese déficit que, justamente, por esa época fue cuando se empezaba a diagnosticar este tipo de cosas. Porque claro, antes a un niño que le gustaba tener atención o se portaba mal, no se decía nada. Eso es educación, disciplina: le pegas una torta y listo y para adelante. Y por ese entonces pues como que empezaron. De hecho yo fui como el primer niño que sacaban de clase para llevarlo con psicólogos. A mí no me decían psicólogos, yo no sabía que estaba recibiendo terapia, pero era la envidia de mis amigos porque me sacaban de clase de historia por ejemplo o de biología".

"Yo actuaba como sin pensar, de forma muy impulsiva, como si fuese un animal. De hecho, muchas veces luego me decían: 'Pero, ¿por qué has hecho esto?'. Yo mismo intentaba pensarlo. Se me ocurre esmeradamente en el cumpleaños de mi primo, que estaba jugando como un escondite a un 'tú la llevas' y nos subimos todos a un árbol. Yo era como ahora mismo, no tanto, pero en ese entonces era como muy deportista. Entonces era el que más rápido trepaba, estaba más alto. Empezaron todos a gritar, bajaron espantados y fue uno de los padres corriendo porque pensaban que habría un avispero o algo. Estaban los niños que apenas pueden hablar y que por fin consiguen pronunciar una palabra. Total, que esperan a que baje yo ya más tranquilos y cuando bajo, pues se preparan para ver que hay que cambiarle los pantalones al niño. Se ha meado. Y secos estaban. O sea, era que me había sacado la manguerita vieja pues", relata Mike.

Ya al momento de elegir estudios, Mike se volcó al terreno del estudio de la magia. ¿Por qué? Así contesta.

"De niño, por eso de ser inquieto, he ido aficionándome a muchas cosas y he hecho muchas cosas como que los convertía en algo que me apasionaba muchísimo. Y de repente me cansaba y las dejaba. Una de esas fue la magia. La verdad es que me aguantó muchísimo porque empecé con 14 años y creo que a los 18 seguí estudiando y haciendo un montón de cosas con el tema de la magia. No sé por qué a mí siempre me ha gustado mucho el tema de hacer cosas artísticas, de escenario, de mostrar tus habilidades a la gente y ver las reacciones. Eso siempre me ha gustado muchísimo. Pues por aquel entonces conocí a un gran mago que es uno de los mejores de la historia de todo el mundo, que es aquí en España, que se llama Juan Tamariz. Y digamos que lo hice como mi ídolo. Es como yo ahora soy como youtuber para muchos niños, pues sería mi youtuber".

Posteriormente, Mike comenzó a usar la magia como el motor de su oficio, animando cumpleaños y haciendo activaciones por todos lados y lo hizo a la antigua: buscando en el Páginas Amarillas que encontró. Así lo cuenta: "Yo me apunté ahí también, me puse en una web y empezó a llamar gente. Se creían que era un mago profesional, obviamente por el anuncio no llamaban. Pero cosa de un niño que es un chaval de 15 años, que no esperéis así... tal. Y yo, con lo que sabía, empecé a ir a cumpleaños, comuniones, restaurantes, a hacer pequeños shows casi al día comprado como un profesional. Yo salía super barato, así que casi lo que me pagaban era el taxi para ir y era algo que no me gustaba. Era bueno, era muy bueno. O sea, entonces era la sorpresa porque te llega un niño, un chaval de 16 años, no sabes qué te va a hacer, no sabes qué esperar, pero luego te hace magia, que es el punto. Yo hacía magia, ilusiones de magia que no son los típicos trucos de 'Mira tal, coge una carta, te la adivina, ¡pum!'. No te crea un ambiente, te da unas expectativas y luego el truco. El efecto supera esas expectativas porque haces transformaciones, no adivinaciones, levitaciónes cosas muy locas".

Su entrada a YouTube se da en el año 2009 justamente con un video de magia, así que no nos arriesgamos al decir que hoy es lo que es gracias a haberse lanzado al vacío en dicha plataforma.

"Me grababa porque tenía que ver cómo me veían los espectadores por los ángulos, por el ritmo, para practicar las miradas que haces, para llevar la atención de un sitio a otro. Y claro, me hice un canal que ya te habían hecho con la cuenta de Google. Subí el vídeo para compartirlo con mis amigos y que lo vean y lo que pasa es que empezó a verlo más gente. Pero bueno, eso más o menos se podría decir que sigue igual, ¿no? O sea, es un canal como el que tiene cualquiera que graba su perro y sube el vídeo", reconstruye.

Pero, además de su carrera como youtuber, Mike pasó por la universidad. Y no sólo eso: se recibió de una de las carreras más difíciles que existen. Así lo cuenta.

"Cuando yo estaba ya terminando los estudios secundarios e iba a ir para la universidad, mis padres confiaban en mí, pero mi familia en general no pensaba que yo iba a ir a la universidad porque entonces estaba suspendiendo todos los años a lo mejor cinco asignaturas. Además, mis padres como que desde fuera parece que no ayudan porque ves que tu hijo está suspendiendo todo y en vez de apuntarte a una academia le pones a aprender magia. La cosa es que como yo no sabía qué quería hacer, mis padres me llevaron de visita a universidad. Me enseñaron audiovisuales sobre la carrera de biotecnología, que consistía en cómo utilizas organismos vivos como máquinas o sus mecanismos biológicos para hacer cosas para los humanos. Pues me llamó tanto la atención y me gustó tanto que dije: 'Yo quiero estudiar esto'. Y entonces me apliqué, me puse a estudiar como nunca antes había estudiado en una carrera super exclusiva porque sólo existían dos universidades en España. Y claro, pues la competencia era todo España y lo conseguí. O sea, a mí me motiva al final. Digamos que todo juega mucho a tu favor en tu contra como estudiante siempre. Si tienes una meta clara. Si no sabes por qué estás estudiando, pues no vas a estudiar", confiesa.

Ahora, otro "pero": pero no se quedó con eso, sino que fue por mucho más. A eso le siguió la creación de dos startups, dos empresas y un libro.

"Soy muy inquieto, tengo muchas inquietudes, me gusta moverme, curiosear, hacer cosas y como voy a una cosa y lo hago al máximo durante unos meses o años y lo dejo hecho de todo. Pues mi universidad, por lo que tenía de característico, es que te da una formación integral. Lo que quieres es formar personas. Vale, es una institución religiosa y lo que quiere es que la gente lleve sus valores sobre todos los que van a estar en los puestos más tochos de España, no los mejores abogados, los políticos, los científicos del futuro. Entonces no sólo te enseñan biología en mi caso, sino que también te daban temas humanísticos y de esta índole, mucha filosofía bioética. Entonces, por un lado tengo eso de los estudios y por otro lado es que encima de la universidad como universidad, pues sociedades de alumnos, de debates, la típica de reunirte y aprender a discutir temas, a verlos desde distintos puntos de vista, a refutarlos también. Estaría la sociedad de generación empresarial, la cual me metí y fue donde hice las startups", dice Mike.

Es también desde la universidad donde da con el mundo de los videojuegos, espacio donde se quedó hasta el día de hoy, precisamente previo a un examen en una jornada de estudios. En ella, un compañero cayó con una tablet que tenía instalado el Minecraft. Pero, al darles miedo y no saber cómo hacer para avanzar, deciden buscar en YouTube algún tutorial para mejorar. Ahí es cuando dan con el rey: WillyRex.

A partir de ese momento a Mike se le abrió un universo nuevo que, si bien ya conocía por algún gamer, terminó convirtiéndose en algo que, a posteriori, consideraría algo mucho más entretenido que la mismísima televisión.

"Realmente sabes que es falso, que es algo que han escrito o que se están actuando. Y lo que me gustaba es que era auténtico como improvisado. Además, Willy coincidía que tenía la misma edad que yo y me sentía muy identificado con cosas que iba diciendo. Pues que si me he hecho socorrista, que si ahora voy a ir a la universidad, que si me... cosas así, ¿sabes? Y me hacía mucha gracia. No sé, es curioso. Ahora veo los vídeos antiguos y no sé porqué", cuenta.

Al darse cuenta de que él también podía hacer cosas así gracias a los conocimientos de distintos programas de edición, Mike decidió lanzarse y darle comienzo a una carrera de ascenso maratónico que continúa hasta el día de hoy. Y, si bien sabía que la plataforma era un buen terreno de oferta laboral, nunca pensó que iba a llegar hasta donde está hoy.

"Una cosa es pensar que hay gente que son monstruos gigantescos que por aquel entonces tendrían diez millones de suscriptores, los más grandes... una burrada. En ese entonces era impensable. Y lo que pasa es que yo dije: 'A ver, no, nunca voy a llegar a ser lo que son ellos, pero yo puedo intentarlo y sobretodo si gano 1.000 o 2.000 euros al mes y soy feliz, ¿qué más necesito? O sea, estoy haciendo lo que quiero, que creo es lo más importante'", dice.

Más acá en el tiempo, ¿cuáles son los objetivos de Mike, habiendo cumplido con varias cifras estratosféricas? La respuesta es clara, pero hay un pequeño problema.

"YouTube es un tema de ambición, o sea, de hecho aquí el que no triunfa es porque no quiere y se queja por muy cliché que se suele decir. Pero es verdad. O sea, al final es un tema de constancia y trabajo. Entonces yo, siempre que siento que hay algo que hacer, que superar, me motivo y empiezo a meterle caña y hasta donde se llega en plan sin sin límites. Simplemente quiero tener mejores números, ser más reconocido. No por nada. No es por amor propio, por narcisismo, sino porque estoy haciendo un trabajo que me cuesta la vida. Cuando me meto a revisar los guiones, a revisar las animaciones, a revisar la música, editarlo, es un estrés enorme. Y claro, yo lo que quiero es que solo vea lo máxima gente posible. O sea, si pudiera hacer que todo el mundo vea eso para que pueda apreciarlo, me encantaría", afirma.

Y si vamos la caja negra de su vida, ¿cuál es el recuerdo que lo convierte en Mikecrack?

"Sonará muy cliché, pero desde el principio, desde que yo nací, no siento que haya cambiado. Creo que siempre he sido la misma persona con, obviamente, mis metas. Mis motivaciones han ido cambiando, pero siento que esa personalidad o esos principios que me mueven siempre se han mantenido en el tiempo", sentencia.

Hacia el final de la entrevista se abre la caja. Comienza un desafío inesperado. Semana a semana una figura se someterá al living para dialogar y reflexionar. Y vos, ¿te animás a recordar qué momento hizo un click en tu vida?

En esta nota:

Comentarios