No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad CAJA NEGRA

Soledad: "La quiero un montón a Lali, las dos somos minas muy luchadoras"

La artista protagoniza una nueva edición de Caja Negra, el ciclo conducido por Julio Leiva.

Soledad Pastorutti fue la invitada de una nueva edición de Caja Negra, el ciclo de entrevistas conducido por Julio Leiva, donde habló sobre su carrera, el folklore y las nuevas generaciones y más.

Su historia

"Yo creo que cuando yo inicié mi carrera siendo muy, muy chica, me abrumó la idea de aparecer en todos los diarios y revistas de los titulares, de salir de un pueblo de 7000 habitantes a convertirme en un fenómeno (...) Yo quería hacer una vida normal siendo la Sole. Hasta que un día mi viejo me dijo no, no podés. Él siempre fue un tipo muy especial", dijo la artista.

"Hasta los veintipico me la pasé girando, girando, girando y girando. No había tiempo ni de comer ni dormir - dice 'la Sole' y sigue- mi mamá escuchaba mucha música internacional de los de los 80, de los 90, ella era profesora de danzas clásicas y folklóricas, pero daba clases como streching en el garaje de casa. Entonces yo me crié con esa música. Daba recitales con el palo de escoba, siempre tuve la necesidad de expresarme y un día encontré que mi voz. Me ponía a cantar, imitaba a Teresa Parodi, a Horacio Guarany, a los Charcha. Todos los actos de la escuela participaba".

Luego siguió: "Yo siempre quise agradarle a todo el mundo. Eso es algo que también con los años aprendí que es imposible. Todo lo que han dicho de mí, que fue muy fuerte para una niña de 14, 15 años, me ayudó a crecer. Digamos, aquello malo que en su momento me dolía muchísimo, me ayudó a decir bueno, me quedo acá con mi gente. Lo importante es la gente que me rodea, estar bien con ellos. Y parte de esto que están diciendo es que es verdad. Me voy a comprometer a acrecer, a cambiar lo que quizás sea, a mirarme de afuera".

"Hasta una cierta edad uno no uno no cree que todo el mundo es buena gente y que todo esto está bien. O sea, creo en este famoso mundo ideal que hablan las canciones de Disney y cuando vas creciendo te vas golpeando, vas descubriendo lo que la gente es mala gente, pero quizás no es como vos. Extrañas que tus viejos eran tus salvadores, hasta que un día te hiciste grande y ya no podés correr a sus brazos a pedirle un consejo, porque soy grande y tengo que resolverlo", reflexionó.

"Estudié ciencias políticas porque siempre, desde muy chica, me interesó lo que le pasa a la sociedad, pero nunca quise mezclar eso con la artista. El otro día, viendo una de las entrevistas que le hiciste a C. Tangana, que me gustó mucho, él habla en un momento de que él cree que el artista llegó acá como para dejar algo importante en el mundo. Y es que yo no lo creo así. Yo me creo una persona como cualquier otra, que elegí el arte como una manera de expresarme y de comunicarme con el resto", dijo.

Las mujeres en el folklore

"Si bien en aquel momento eran muy pocas las mujeres que teníamos la posibilidad, yo tuve el privilegio de tener una familia en donde en ningún momento, por mi condición de mujer, me dijeron a vos no podés hacer esto, vos estás para criar hijos. Yo creo que vivíamos en otro contexto; de hecho recuerdo muchas oportunidades que de mí hablaban como que no sabían si yo era un varón o una nena porque usaba el pelo largo", comentó.

"Una de las figuras más reconocidas en ese momento era Axel Rose. Usaba el pelo largo y entonces usaba un pañuelo en la cabeza y eso era como un corte muy popular en los 90. Entonces yo tenía el pelo, así que bueno, porque lo tenía así y encima me vestía con bombacha de gaucho. Creo que fui la primera de esta camada, de esta nueva ola de la música folclórica", siguió.

"Aparecí en los 90, unos años bastante criticados. No tengo la culpa. Nací en el 80. Creo que también fui un personaje bueno, tuve mucha cercanía con muchos artistas que pensaban incluso diferentes, en diferente perdón, como soy santafesina, el método ese cualquier cosa. Al estar enfrentado con Mercedes Sosa, que era como con la persona con la que siempre se me comparaba, una comparación bastante absurda. Pero bueno, fíjate la escasez de mujeres populares dentro del género que pasaba esto", afirmó.

Luego recordó: "Fui la primera en grabar 'Cantora' y fue un gesto que voy a agradecer toda la vida, porque me costó mucho tiempo de trabajo. Estábamos horas y horas hablando por teléfono y me contaba lo que había hecho en el día y me mandaba ramos de flores. Fue muy, muy cariñosa en los últimos tiempos conmigo".

"Siento que por los años que llevo en esto, por mi condición de mujer, por haber elegido el género que elegí, a veces creo que se espera demasiado de mí. No es que opine de cosas que ocurren en el país como si yo fuese una intelectual y no lo soy", confesó.

Folklore y nuevas generaciones

"Dicen que el folclore está siempre muy ligado a una cosa más tradicional, incluso de la familia. Pero lo que pasó muy loco conmigo, empezó a venir un público nuevo que era el adolescente que se empezaba a liberar conmigo, que empezaba a encontrar. Y yo ahí también descubrí esta libertad que hoy ya está muy latente entre nosotros", dijo.

"Yo lo veo, mis hijas, mis hijas no juzgan de la misma manera que juzgaba yo. Eso está genial. O sea que la gente se puede vestir como quiere, y a mí me parece genial. Yo agradezco esto que está pasando ahora y con Lali nos queremos un montón. Las dos somos dos minas recontra luchadoras. Yo la conozco. O sea, la primera intervención en televisión de Lali fue cuando yo fue protagonista de la tire de Cris Morena. La conozco desde que tiene diez años. Después, por cuestiones de la vida sólo nos encontramos en algún momento, pero siempre hubo una empatía espectacular", añadió.

Presente y futuro

"Esta pandemia no sé si me hizo parar a mí, sino que me hizo hacer las cosas de otra manera", evalúa y agrega: "Vengo de sufrir algunos problemas en mi voz. Constantemente estoy estudiando canto y. Y últimamente, no sé, me cuesta algo que antes hacía como tomar agua. Pero bueno, estoy trabajando duro para que llegue a cantar muchos años bien, sin tener que bajar la tonalidad y haciéndolo con libertad".

"Mi trabajo es mi vicio, pero me gusta. Me gusta mucho. Me gusta el vino. O sea, como, pero no sé si es un vicio. Yo chupo, pero no tanto como para decir que es un vicio. Me gusta el baile. Por ejemplo, me gusta el fernet con coca. Creo que soy una muy buena persona para salir de joda", revela.

  • ¿Cuál es la Caja Negra de tu vida?

"He tenido muchas circunstancias, te podría nombrar un montón de cosas muy pesadas, pero voy a elegir el nacimiento de mis hijas. Ellas le dieron a mi trabajo otro sentido. Me subí al escenario la primera vez después de que nació Antonia y entendí que lo que estaba haciendo tenía mucho más valor, porque además de que me gustaba y porque me encanta ser un poco la persona que entretenga a la gente, me di cuenta de que con eso le estaba dando de comer a mi hija".

En esta nota:

Comentarios