No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Actualidad ELECCIONES 2019

Todos contra todos en el segundo debate que tuvo a Macri con más reacción

A siete días de las elecciones, los candidatos presidenciales subieron el tono en sus intervenciones. Fernández respondió sobre corrupción, Del Caño estuvo más sólido, Lavagna con propuestas, Espert contra todos y Gómez Centurión deslucido. 

Debate más caliente en la Facultad de Derecho.

Debate más caliente en la Facultad de Derecho.

Conscientes de la visibilidad y el alcance del debate, seguido por televisión, sitios webs y redes, los seis candidatos presidenciales levantaron su perfil y el tono en sus definiciones. El presidente apuntó de entrada al aspirante del Frente de Todos. Mauricio Macri se mostró más agresivo. Alberto Fernández volvió a expresarse con seguridad, sereno y respondió al candidato de Juntos por el Cambio.

Macri y Fernández en el segundo debate presidencial.

La corrupción dominó el evento. Los opositores se ocuparon de la gestión Macri, pero también refirieron al kirchnerismo. El Presidente sólo apuntó a Fernández y su permanencia en la jefatura de Gabinete.

Cruces desde el comienzo

Mauricio Macri fue el primero en tomar la palabra. Saludó a las madres en su día y de entrada cargó contra el candidato del Frente de Todos.

"No cambio para acomodarme y tengo un compañero de fórmula que siempre dio la cara. Espero que aprovechemos este debate", largó el Presidente.

Luego, Nicolás Del Caño, el candidato del Frente de Izquierda Unidad dijo: "Quiero hacerme eco de las críticas al formato de este debate. Espero que en el día de hoy debatamos en serio, que contesten las preguntas y digan la verdad", pidió.

 

José Luis Espert abrió con críticas a sus competidores a quienes identificó como "partes de un sistema que destruye a todos los ciudadanos de a pie. Nunca lo quieren cambiar", dijo y lo comparó con un "virus que permanentemente está mutando para reproducirse y no morir nunca. Este virus está comiendo las raíces de la Argentina. Lo tenemos que cambiar. Yo voy a desenmascarar este sistema durante este debate", prometió.

Alberto Fernández recordó que se educó en esa Facultad y que allí educa. Y rápido apuntó a Macri: "Sabemos que un presidente no se debe involucrar en la justicia, que no debe firmar decretos que no favorezcan a sus hermanos". Después lamentó que "durante esta semana que pasó dedicaron mucho tiempo a mi índice".

"La verdad es que mi índice sólo marca errores y señala inconductas. Sería bueno que marquemos otros índices: el de desocupación, el de pobreza, el de inflación. Ocupémonos de lo importante", pidió.

Llegó después el primer tema de debate: Seguridad. Sin nombrarla, Roberto Lavagna cargó contra la ministra del área, Patricia Bullrich. "Ni gatillo fácil, ni la fascinación de alguna funcionaria por las armas o de algún otro por hacer explotar todo", dijo en relación a Miguel Angel Pichetto. "Pero tampoco la mano flácida", aclaró y propuso una "mano justa, firme y en casos extremos el puño cerrado para defender a los nuestros".

Espert prometió bajar la edad de imputabilidad y habló de penas de cumplimiento efectivo, Gómez Centurión criticó la política contra el narcotráfico del Gobierno, Fernández advirtió que no hay soluciones fáciles para la inseguridad y que el problema está vinculado directamente a la desigualdad.

Macri volvió a cargar contra el kirchnerismo: "Nosostros somos distintos a ellos", aseguró.

"Ellos abandonan a las víctimas del delito, ellos alientan a los barrabravas, ellos menosprecian a las fuerzas de seguridad, ellos descuidan las fronteras y por allí nos entró la droga", dijo Macri.

El segundo eje temático también dejó definiciones más duras que en el primer debate. Al exponer sobre Empleo, producción e infraestructura, los candidatos opositores apuntaron contra la gestión de Macri, y el presidente sólo respondió con críticas al kirchnerismo.

"En la obra pública hay una matriz de corrupción, se robaban la plata de las obras. Y no lo digo yo. Lo dicen los jueces que condenaron a De Vido, Jaime y López. Y lo dijo también Lavagna, que renunció denunciando esto. El jefe de Gabinete Fernández se quedó tres años más", apuntó Macri.

"Ellos son así. No cambian más, cuando gobiernan creen que son los dueños de la plata de los argentinos", siguió el Presidente.

"Es verdad que en este último año hemos tenido un problema de empleo y también hay gente preocupada por perder su trabajo. Les digo que no va a pasar porque pasada la elección la Argentina, saliendo de la incertidumbre política, va a volver a crecer", dijo.

Fernández, aludido, respondió. "Usted se pregunta cómo yo en mis años de jefe de Gabinete no vi la corrupción de la obra pública. ¿Y usted en el clan Macri no vio la corrupción en la obra pública, presidente?".

"¿No vio lo que pasaba en su familia? Después nos contó, cuando su padre murió, que su padre era responsable. Presidente hablemos en serio, a mí no me va a correr", contraatacó Fernández.

El cierre, los últimos 59 segundos libres de cada uno de los candidatos,también dejaron lo suyo. Macri mencionó las marchas del "Sí, se puede" y se mostró confiado en dar vuelta la elección. Fernández citó la canción "Como la cigarra", de María Elena Walsh, y prometió "poner de pie" a la Argentina.

José Luis Espert dijo que sus competidores son parte del problema de Argentina. "Hemos venido para quedarnos. Cuidado con nosotros los chantas y chorros, vamos a ser su peor enemigo", advirtió. "Argentina tiene un gran futuro y es liberal".

Nicolás Del Caño, esta vez más sólido, sostuvo: "Macri se va en poco tiempo, pero se queda la crisis, el FMI y los gobernadores del frente De Todos que fueron cómplices del Gobierno de Mauricio Macri" Pidió el voto para que "la izquierda se haga más fuerte, con más legisladores en la Cámara de Diputados de la Nación". 

Roberto Lavagna, el más medido en este debate, propuso "un acuerdo de mínima de tres puntos: que nadie que tome el poder crea que toma el poder todo y para siempre. Segundo, que el diálogo sea un componente permanente de la vida política de Argentina. Y tercero, que el crecimiento y la creación de empleo sea tomado como un acuerdo básico entre todas las fuerzas políticas".

Y Juan José Gómez Centurión dijo: "Quiero ser el Presidente que rescate a la Argentina del fracaso de los últimos gobiernos. Vengo a proponerles un proyecto de Nación sin grietas y con más federalismo. Con respeto a la autoridad, con premios y con castigos". 

En esta nota:

Comentarios