No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Actualidad

Una estudiante de Cambridge saltó de un avión en Madagascar y aún no encontraron su cuerpo

Alana Cutland tenía 19 años, abrió la puerta de la avioneta y saltó. El piloto y la otra acompañante la sujetaron, pero no pudieron evitar la caída.

Una estudiante de Cambridge saltó de un avión en Madagascar y aún no encontraron su cuerpo

Una estudiante de Cambridge saltó de un avión en Madagascar y aún no encontraron su cuerpo

El caso de Alana Cutland sigue siendo un misterio. Era una estudiante británica de 19 años de la Universidad de Cambridge y estaba haciendo una pasantía en Madagascar donde estudiaba cangrejos para su Licenciatura en Ciencias Naturales.

Cuando volvían de la isla africana en una pequeña avioneta, en la que viajaban el piloto y una turista británica, la joven abrió la puerta y se tiró de la aeronave. 

De acuerdo a la versión policial, solo habían pasado 15 minutos del despegue, y ante la sorpresiva acción de la estudiante, los otros dos pasajeros la sujetaron de la pierna, pero después de algunos minutos se les resbaló y Cutland cayó a más de un kilómetro de altura.

La foto de la recreación de lo que habría ocurrido en la avioneta
La foto de la recreación de lo que habría ocurrido en la avioneta

El cuerpo de la joven, oriunda de Milton Keynes, a unos 75 km de Cambridge, cayó en Analalava, una región al norte de Madagascar. Según el análisis de algunos trabajos de Alana, creen que podría estar sufriendo estrés o algún problema con su salud mental, por lo que la policía apoya la teoría de que fue una "caída intencional", pero continúan investigando el caso.

El hecho ocurrió el 25 de julio y aún no encontraron su cuerpo. Calculan que cayó en un territorio habitado por felinos carnívoros. 

Su familia la recordó a través de un comunicado: "Siempre fue muy amable y solidaria con sus amigos y familia, lo que generaba una conexión muy especial con todas las personas que pasaban por su vida, que sabemos que la extrañarán mucho. Alana siempre aprovechó las oportunidades que le ofrecían con entusiasmo y con un sentido de aventura, siempre buscando aumentar su conocimiento aprovechando la experiencia de la mejor forma posible".

"Estaba muy entusiasmada de subirse a esta nueva etapa de su educación, con la pasantía en Madagascar para complementar sus estudios de Ciencias Naturales. Tenemos el corazón roto por la pérdida de nuestra increíble hija, que ilumniaba cada espacio al que entraba y hacía que la gente sonriera sólo por estar ahí", recordaron sus padres.

Comentarios