No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Movilidad

El día que al Kun Agüero no le quisieron vender un Escarabajo destruido

El delantero recordó una divertida anécdota en sus primeros años como jugador de Independiente.

El día que al Kun Agüero no le quisieron vender un Escarabajo destruido

El día que al Kun Agüero no le quisieron vender un Escarabajo destruido

Desde que comenzó la cuarentena que Sergio Kun Agüero se dedica a hacer transmisiones a través de la plataforma Twitch, donde comparte su experiencia jugando a videojuegos como el FIFA 20 e incluso hasta corrió una carrera virtual de Fórmula 1 contra los pilotos profesionales.

Entre sus largas horas de transmisiones también interactúa con los seguidores que le escriben mediante el chat y también da lugar a contar anécdotas de su vida. Sus comienzos en el fútbol, sus comidas favoritas y muchas historias más.

Cada vez son más los usuarios que se suman su cuenta SLAKUN10 para compartir los días de cuarentena con el delantero argentino del Manchester City. Actualmente cuenta con un total de más de 800 mil seguidores. Revolucionó la aplicación.

Una de las anécdotas que dejó está relacionada a su pasión por los autos. En sus años en las inferiores de Independiente de Avellaneda lo llevaba a entrenar su padre, pero cuando él no podía se hacía cargo Mario, un mecánico amigo de la familia.

Mario lo llevaba en un Escarabajo que no estaba en las mejores condiciones. “No tenía guardabarros, no tenía nada. Las luces apuntaban cruzadas. Cuando era de noche miraba que las luces enfocaban a la vereda, no a la calle”.

“Yo le decía a Mario que las luces estaban mal. Pero él me dijo que las puso así para saber quienes están a los costados, para que no nos choreen”, relató el Kun en su transmisión de Twitch. El Escarabajo “no tenía pintura y tenía un solo asiento”.

Agüero se sentaba sobre una almohada en lugar donde iría ubicada la butaca del acompañante. En aquellos tiempos, al delantero le gustaba el auto al que habían bautizado como Topolino.

Fue así que cuando empezó a jugar en la primera de Independiente se contactó con Mario para que rastree el vehículo. Cuando dieron con el propietario, fanático también del Rojo de Avellaneda y del Kun Agüero, no aceptó venderlo.

En esta nota:

Comentarios