No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Movilidad

El lujoso Bugatti Chiron que se volvió un dolor de cabeza para Bad Bunny

El cantante de reggaeton ya no sabe que hacer porque no puede pasar desapercibido. 

El lujoso Bugatti Chiron que se volvió un dolor de cabeza para Bad Bunny

El lujoso Bugatti Chiron que se volvió un dolor de cabeza para Bad Bunny

El año 2020 para el artista Bad Bunny no ha podido ser mejor: nominado a los premios Latin Grammy y Grammy, portada de la emblemática revista Rolling Stones y actuó en el Super Bowl junto a Shakira y Jennifer Lopez.

Por si eso fuera poco, fue el más escuchado en Spotify durante 2020 con más de 8.000 millones de reproducciones.

Sin embargo, sobre el final del año, está viviendo una pesadilla con un vehículo superdeportivo que compró hace poco tiempo. Se lo quiere sacar de encima.

Sucede que el reggaetonero quería llegar a los Grammy conduciendo un Bugatti Chiron por el famoso puente de Teodoro Moscoso que une San Juan con Isla Verde en Puerto Rico.

Lo pidió prestado, pero no se lo dieron por las complicaciones que generaba trasladarlo al país puertorriqueño. Entonces decidió comprar uno.

Pero no adquirió uno cualquiera, sino que se hizo de la versión limitada Sport 110 Ans de la que solo se fabricaron 20 unidades. Tiene una potencia de 1.500 CV y alcanza una velocidad máxima de 420 km/h.

Como es el único que lo tiene en Puerto Rico, todos sabes que es él, se convirtió en un foco de atención. A donde va, le sacaban fotos.

"Jamás pensé que un carro iba a generar tanta polémica y que le iban a tirar tantas fotos", dijo Bad Bunny.

Es por eso que tomó la decisión de enviarlo a Estados Unidos para sacárselo de encima, además reconoció que no es amante de los vehículos.

“De corazón, no sé qué hacer con el cabrón carro, porque lo traje para Puerto Rico y era un papelón guiarlo. Ahora lo tengo en Estados Unidos, aquí no lo podía tener un minuto más porque sabían que era yo. Ahora qué sé yo, que lo laven”, dijo en  una entrevista con el canal de YouTube Molusco TV.

En esta nota:

Comentarios