No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Ciencia

Cáncer de Mama: el autoexamen no lo es todo

En el Día Internacional de lucha contra el Cáncer de Mama hablamos con la Dra. Karina Pesce sobre todo lo que hay que saber de la prevención de esta enfermedad, el autoexamen, el diagnósito y cómo se continúa después de un resultado anormal.

Cáncer de Mama: el autoexamen no lo es todo

Cáncer de Mama: el autoexamen no lo es todo

Por: Florencia Luna

Por iniciativa de la Organización Mundial de la Salud, cada 19 de octubre se celebra el Día Internacional de lucha contra el Cáncer de Mama con el objetivo de crear conciencia y promover que cada vez más mujeres accedan a controles, diagnósticos y tratamientos oportunos y efectivos. Para esto, la información es poder y por eso, desde Filo.News hablamos con la Dra. Karina Pesce (MN 102.181), de la Sociedad Argentina de Mastología, experta en imágenes mamarias y Jefa de la sección de Diagnóstico e Intervencionismo Mamario del Hospital Italiano, sobre todo lo que hay que saber sobre la prevención de esta enfermedad, el autoexamen, el diagnósito y cómo se continúa cuando se encuentran anomalías en nuestros análisis.

El cáncer de mama se origina cuando una célula de un conducto mamario cambia y se transforma en otra distinta, que ya no responde a los estímulos normales, comenzando a crecer y reproducirse de manera descontrolada (motivo por el cual se las conoce como células anárquicas). Al dividirse sucesivamente, este grupo de células conforma un pequeño tumor que irá creciendo de manera paulatina y, si no es detenido a tiempo, puede invadir los tejidos vecinos, los ganglios linfáticos regionales y también otros órganos del cuerpo

Según las últimas estimaciones realizadas por la Agencia Internacional de Investigación sobre Cáncer, este es el cáncer de mayor incidencia en Argentina, con una tasa de 73 casos por cada 100.000 mujeres. Por eso, poner el foco en un diagnóstico temprano, en estadios donde en más del 90% de los casos es curable, es clave. Pocas mujeres saben que suele ser asintomático en sus primeras etapas y que el único estudio que puede detectar anomalías muy pequeñas y no sensibles al tacto es la mamografía

En este contexto, Avon junto a Fundación Avon llevó adelante durante los meses de julio y agosto de 2021 un proceso de sondeo en Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, México, Perú y Uruguay a 7.000 mujeres mayores de 16 años para conocer las percepciones y actitudes de las mujeres en relación al cáncer de mama, como así también abrir paso a conversaciones sobre las barreras que muchas veces las separan de los mecanismos probados para lograr la detección a tiempo y salvar vidas.

La Dra. Pesce, que trabaja con Avon desde la primera de estas encuestas realizada en 2016, explica que si bien es un tema que en los últimos años se fue posicionando en la agenda de salud pública logrando concientizar a muchas mujeres, también "pone en evidencia que hay un poco de confusión con los contenidos que han estado circulando durante todos estos años en las redes". 

Por ejemplo, la encuesta reveló, entre otras cosas, que sólo 3 de cada 10 mujeres reconocen a la mamografía como el método de detección temprana más efectivo; y tan sólo el 1% sabe que el cáncer de mama puede ser asintomático. Además, 7 de cada 10 mujeres no realizaron la consulta médica preventiva o controles mamarios durante la pandemia de covid-19. El miedo a contraer el coronavirus resultó el motivo más relevante expresado por un 51% de las encuestadas.

Y acá la también especialista en ginecología y obstetricia especifica que el cáncer de mama no tiene una prevención primaria efectiva como la vacuna (como es el caso, por ejemplo, del cáncer de cuello uterino con la vacuna contra el HPV) pero si tiene lo que son factores de riesgo en donde uno puede, dentro de los que son modificables, actuar.

Tener una vida saludable, llámese una dieta equilibrada, bajar el consumo de carnes rojas, no consumir tabaco, limitar el consumo de alcohol, hacer actividad física y evitar el sedentarismo son algunas de las cosas sobre las que podemos trabajar. Habiendo tenido hijos por primera vez a sus 38 años y entendiendo la decisión de algunas de postergar la maternidad, también cuenta que, si decidimos tener un hijo, tenerlo antes de los 30 años es un factor protector, como así también estimular la lactancia. "Esos son factores donde uno puede intervenir y mover un poquito las fichas para nuestro favor", sostiene.

Por otro lado, agrega que las que tienen mayores riesgos de desarrollar cáncer de mama son las mujeres; "si bien puede afectar también a los hombres, la incidencia es muchísimo menor". Pero el sexo no es lo único: entre los factores de riesgo no modificables también se encuentran la edad, "el cáncer de mama es más frecuente en la posmenopausia, con promedio de 55 años pero se puede dar en cualquier etapa de la vida"; las alteraciones genéticas, "la más conocida a partir del caso de Angelina Jolie es el BRCA1 y después se dio a conocer el  BRCA2, predisposiciones genéticas a desarrollar cáncer de mama que se pueden heredar tanto de línea materna como paterna"; la etnia, "las personas con ascendencia judía ashkenazi tienen mayor riesgo a tener estas mutaciones genéticas" y los antecedentes familiares, "la presencia de un familiar de primer grado (madre, hermana, hija) con cáncer de mama aumenta el riesgo de padecer la enfermedad, sobre todo si los casos fueron a edades muy tempranas".

"Esos son cosas que no podemos modificar desde la prevención primaria, pero si lo podemos diagnosticar oportunamente, tempranamente, a partir de la mamografía, que ha sido el único estudio que ha demostrado una reducción significativa de las muertes por cáncer de mama (específicamente un 25%)", enfatiza. 

La mamografía es la radiografía de las mamas que utiliza dosis de radiación sumamente bajas—no producen cáncer de mama ni de otro órgano—, no invasiva, para asistir en la detección temprana y el diagnóstico de las enfermedades mamarias. Algunas mujeres con mamas sensibles pueden experimentar incomodidad al realizarse una, pero no dolor.

"Con la encuesta lo que se observó es que algunas mujeres piensan que todo el autodiagnóstico lo podés hacer con el autoexamen", explica la doctora. De hecho, más de la mitad considera a la autoexploración como el mecanismo más acertado. "Está bueno que la mujer tenga una percecipción de como son sus mamas, esté alerta de cuáles son los signos y síntomas de un cancer, pero que sepa que cuando la paciente ya tiene un nodulo palpable, las posibilidades de sobrevida van bajando, porque puede que ese cancer haya migrado. Cuando uno lo busca diagnósticar es cuando no es palpable, y eso lo logramos solamente con la mamografía. Esta bueno conocerce el cuerpo, pero no es el único método".

La Sociedad Argentina de Mastología recomienda realizarla anualmente a partir de los 40 años a todas aquellas mujeres asintomáticas, con estudios clínicos normales y sin antecedentes de la enfermedad. En las pacientes con antecedentes de cáncer de mama en familiares de 1° grado (madre, hermana, hija) se recomienda iniciar con la mamografía 10 años antes de la edad de detección del cáncer del familiar más cercano.

En este sentido, Pesce también aclara que la mamografía puede tener falsos positivos, "es decir, puede haber un hallazgo en una mamografía que desencadene más estudios". Es entonces cuando se continúa con un programa de screening (en medicina, se refiere a la estrategia aplicada para detectar una enfermedad sin síntomas de tal enfermedad), una biopsia por ejemplo, pero "biopsia no es sinonimo de cáncer" (ocho de cada diez nódulos terminan siendo benignos); "causa preocupación, alarma, pero es importante que les enseñemos a las mujeres que pueden pasar estas cosas".

Esta biopsia puede dar un resultado benigno, con el cual se vuelve a los controles habituales; puede dar una lesión de riesgo indeterminado, donde no se sabe bien como va a evolucionar y se controla más de cerca; y un resultado maligno.

El tratamiento, entonces, puede incluir una única o varias opciones, de acuerdo a cada caso en particular. Generalmente, se apoya en tres "soportes": la cirugía, la radioterapia y el tratamiento sistémico. Este último incluye la quimioterapia (drogas que se dan por vía endovenosa) y la hormonoterapia (medicación que se toma por vía oral).

Finalmente, para Pesce también es importante destacar que con la pandemia muchas mujeres dejaron de ir a sus controles, "en abril del 2020 tuvimos una asistencia del 10% de lo que era esperable para ese mes, porque el mensaje era quedate en casa". 

"A medida que fuimos ganando experiencia en cómo controlar el covid y nos fuimos preparando, empezamos con el mensaje de 'volvé a tus chequeos'. Hoy todavía igual hay personas que tienen muchísimo miedo a contraer el covid, entonces darle la tranquilidad al paciente de que todos los hospitales, los centros privados, nos hemos ido preparando para darle seguridad a ellos y a nuestro propio personal médico". 

Comentarios