No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Ciencia

¿Cómo nos contagiamos de coronavirus? Cada vez hay más consenso

En esta nota, las prácticas que nos exponen más y aquellas que son menos riesgosas.

¿Cómo nos contagiamos de coronavirus? Cada vez hay más consenso

¿Cómo nos contagiamos de coronavirus? Cada vez hay más consenso

A seis meses de comenzada la crisis del coronavirus, hay un creciente consenso respecto a una pregunta central: ¿cómo se infectan las personas? De acuerdo con los científicos, no es común contraer Covid-19 de una superficie contaminada y es poco probable que los encuentros fugaces con personas al aire libre propaguen el virus. En cambio, el principal culpable es la interacción persona a persona durante períodos prolongados: eventos llenos de gente, áreas mal ventiladas y lugares donde la gente habla alto.

Varios estudios recientes mostraron que los bloqueos a gran escala (órdenes de quedarse en casa, prohibiciones de grandes reuniones y cierres de negocios) previenen millones de infecciones y muertes en todo el mundo. A su vez, instalar barreras de plexiglás, exigir que las personas usen barbijos en comercios y otros lugares, usar buenos sistemas de ventilación y mantener las ventanas abiertas cuando sea posible ayudan a evitar la propagación.

Disponer de esta información, así como los estudios en curso en relación a este virus emergente, está ayudando a las empresas y los gobiernos a idear estrategias de reapertura para proteger la salud pública mientras que las economías vuelven a funcionar. 

Dichas estrategias incluyen pruebas generalizadas, rastreo de contactos y aislamiento de personas infectadas o expuestas.

Un factor importante en la transmisión son las actividades aparentemente benignas como hablar y respirar, que producen gotas respiratorias de diferentes tamaños que pueden dispersarse a lo largo de las corrientes de aire y potencialmente infectar a las personas cercanas —identificadas hasta ahora como el principal modo de transmisión si caen en los ojos, la nariz o la boca—.

En este sentido, empieza a cobrar relevancia a su vez la ventilación de los espacios compartidos. Cuando esta es deficiente, da lugar a la acumulación del virus en forma de aerosoles o gotas minúsculas que flotan en el aire más tiempo que las gotas grandes.

Mientras que una ventilación adecuada, como forzar el aire hacia el techo y bombearlo hacia afuera, o llevar aire fresco a una habitación, disminuye la cantidad de virus en un espacio, reduciendo el riesgo de infección.

Por otro lado, parece ser clave la exposición prolongada, lo que se define generalmente como 15 minutos o más de contacto desprotegido con alguien a menos de dos metros de distancia; así como también prácticas relacionadas con una respiración agitada y hablar en voz alta, comunes en gimnasios, actuaciones musicales o teatrales, conferencias, bodas y fiestas de cumpleaños. En este tipo de eventos, con mucha gente en espacios cerrados y donde las personas están en contacto cercano y prolongado, el porcentaje de infectados puede ser muy alto.

Mientras que estar al aire libre es generalmente más seguro, porque las partículas virales se diluyen más rápidamente, aunque no deja de implicar un riesgo cuando las personas están en contacto cercano.

Asegurar que las personas infectadas se queden en casa, entonces, es importante; pero también podrían ser necesarios protocolos adicionales como el distanciamiento social en los espacios de trabajo y el uso de protección personal.

Aún así, enfatizan en que, si bien limpiar superficies y colocar estaciones desinfectantes para manos en los lugares de trabajo es bueno, los riesgos más grandes son las interacciones cara a cara a corta distancia y tener a muchas personas en un espacio cerrado durante largos períodos.

En esta nota:

Comentarios